Yo pague la deuda que tenia mi padre con mi tio y eso me marco…

Ese fue el trato que llego mi padre con mi tío pues abusaron de mi cuando yo solo tenia 17 años de edad y mi padre lo hacia para que su hermano o sea mi tío le diera algún dinero que necesitaba o deudas que ya nenia con el, no lo se bien.

El trato en que llego mi padre con mi tio era que solo meterían sus penes en mi ano pues en eso habían quedado en dármela solo por ahí y no tener el riesgo de que me dejaran preñada cuando se corrieran dentro de mí y también pudiera yo llegar virgen al matrimonio cosa que ya no importaba pues ya lo había dejado de ser a los 15 años con un novio del que me enamore en ese tiempo.

Ese fue el trato que llego mi padre con mi tío pues abusaron de mi cuando yo solo tenia 17 años de edad y mi padre lo hacia para que su hermano o sea mi tío le diera algún dinero que necesitaba con urgencia.

Mi tío un señor con mas de 40 años en ese tiempo, físicamente flaco, alto y calvo me metía su gorda verga en mi vagina con el pretexto de lubricar su cosa para q no me lastimara el ano, me decía q solo frotaría su pene entre mis labios vaginales y así lubricarse pues yo tenia mucho flujo en mi vagina, pero era mentira eso de solo lubricar pues de apoco acomodaba la punta de su pene entre los labios de mi vagina y presionaba hasta que deslizaba su gordo pito dentro de mi vulva y me la iba hundiendo lentamente hasta chocar con mi útero; me imagino que me llegaba hasta ahí por que lo sentía muy adentro, me dolía y sentía punzadas en mi vientre.
Papá no se daba cuenta q me penetraba la vagina pues mi tío me follaba bajo las sabanas, chupaba mis pezones al momento que me hundía su pene que lo sentía muy ancho dentro de mí, también me metía su lengua en mi boca para q no dijera nada en el momento q me cogía por la vagina, me lo hacia muy lento y suave pero solo era un corto tiempo pues si se tardaba mas mi papá se daría cuenta que rompió el trato.

Me movía como si yo fuera una muñequita y me ponía boca abajo para besarme toda la espalda bajando lentamente hasta mis nalgas que me las abría con ambas manos para lamer mi ano bastante tiempo; eso era lo único que si me gustaba, su lengua hurgando en mi ano, intentando penetrarlo, me lo chupaba y lo dejaba muy mojado con su saliva, se sentía rico entonces con una almohada grande la puso bajo de mi, a la altura de mi vientre para que tuviera mis pompis a su alcance y completa disposición, se acomodaba y después de meterme un par de veces la mitad de su gordo pene x mi vagina en esa posición para lubricarse con mi flujo que ya para entonces era bastante; me pedía que yo misma separara mis nalgas con ambas manos y así acomodaba la cabezota de su verga y comenzaba a presionar mi ano; mientras tanto yo abría mis nalgas lo mas q podía para así intentar abrir lo mas posible mi anito y no me lastimara tanto pero no funcionaba pues me dolía horrores y así comenzaba mi sufrimiento.

Fue bastante el tiempo que tardo mi tío en meterme la cabeza de su pene pero cuando lo logro me sentí desmallar y me lo enterró por completo.
En esa ocasión mi padre se sentó a mirarnos en el sofá que estaba junto a la cama y le decía “¿verdad que mi hija está bien buena?” “te dije que es hermosa mi princesita” y mi tío bufando encima mío con su pene bien hundido en mi y sin poder hablar de lo que estaba gozando con mi anito le decía que si moviendo la cabeza afirmativamente, al tiempo que me la daba mas duro y mas adentro, me dolía el ano, lo sentía estirado y me daban muchas ganas de ir al baño, tenia sensación de defecar cuando me sacaba por completo su pene, yo ya no soportaba la gorda verga de mi tío en mi recto, yo trataba de moverme para zafarle su pene de mi ano pero como su verga era muy larga no podía sacármelo y volvía a jalarme de las caderas y así hundírmela de nuevo; me apretaba las nalgas, me las abría demasiado, quería que se abriera mas mi ano para que me entrara sin dificultad su gordo pito pues si me las sacaba mucho le costaba trabajo volvérmela a meter y eso dolía demasiado.

Me cogía muy fuerte, se aferraba a mis caderas, a mis nalgas, me decía que tenia unas nalgas hermosas que yo estaba chiquita pero bien buena al momento que bufaba y lamia mis orejas, una y después la otra; realmente a mi tío le gustaban mucho mis nalgas, me penetraba duro sin importar lo que yo sintiera; mi recto lo sentía adormilado y su pecho sudoroso y peludo hacia que su piel se pegara a la mía, me daba asco pues estábamos completamente desnudos.

En eso se abrió la puerta y mi tío se quedo quieto sin moverse con su pene bien hundido dentro de mi, yo imagino que él pensó que seria la abuela o alguien de la familia, me dijo al oído que no hiciera ruido pues estábamos debajo de las cobijas y el encima de mí y yo boca abajo. Tenía la esperanza que fuera mi mamá y me ayudara a quitármelo de encima, que me sacaran ese gordo pene que tanto daño me hacia; pero para mi mala suerte era mi papa que le dijo “apúrate que yo también quiero metérsela!, decía eso mientras sobaba su bulto que se le formaba bajo su calzón; mi tío comenzó a moverse mas rápido y de repente sin decir nada saco su verga de mi recto pero eso fue más doloroso pues sentí como si me volteara mi ano por dentro cuando me la saco, es una sensación extrañar que no puedo explicar bien.

En cuanto me la saco sentí agua que me bajaba de adentro, sentí un gran alivio en mi ano, lo sentía muy abierto y muy mojado; mi tío se levanto y se fue a sentar al sofá con su verga bien dura, puede ver lo grande y roja que la tenia, me pareció enorme, me sorprendió que me haya metido todo eso en mi anito; pero no fui la única sorprendida pues mi padre le pregunto que si me la había podido meter toda y riéndose mi tío le contesto que si tocándose la base de su pene dijo “si, se la comió hasta aquí” “es deliciosa y sorprendente esta niña”, ambos rieron.
Papa subió a la cama sin pantalones y con el pene entre sus manos, se sitio entre mis pompis, yo aun boca abajo, no valía la pena intentar escapar, yo misma abrí mis nalgas para que me la metiera y el deslizo su pene dentro de mi ano, no hubo mucho problema pues mi tío ya me había dejado bien abierta y pues el pene de mi papá no es tan grande ni gorda como la de su hermano, solo me lastimo un poquito al entrar pues ya estaba muy irritada.

En lo q me follaba mi papá me dijo q anoche acababa de darle por el culo a mi mami y que ahora terminaría en mi apretado ano. Me cogia suave y en momentos fuerte y en una de esas se tenso y empezó a venirse dentro de mi, no aguanto mucho tiempo cogiéndome y en lo que se corría me chupaba mi orejita; se quedo un rato quieto dentro de mi esperando a que sus testículos vaciaran todo su semen.

Me saco su pene despacio y salió de la recamara sin decir nada; entonces de nueva cuenta subió a la cama mi tío y ahora me puso boca arriba quito la almohada que estaba debajo de mi y puso mis piecitos en su pecho los cuales comenzó a lamer, dedito por dedito, lamiendo la planta de mis pies y mordisqueado mis talones, eso me gusto mucho, sentía cosquillas, acomodo su gorda verga entre los labios de mi vagina y de apoco en poco me metió su gordo pene mientras chupaba mis piecitos, me la hundió y se recostó encima mió y comenzó a mamar mis senos, que no son muy grandes pues le caben perfecto en su boca, me juntaba mis tetitas con sus manos y chupeteaba mis pezones cosa que me gusto mucho a aparte de cuando lamia mis piecitos; yo ya estaba con las piernas dobladas, con las rodillas en mi pecho y mis pies a los costados dejando que mi tío me cogiera.

No me hacia tanto daño su pene cuando estaba en mi vagina, pues ya la tenia demasiado mojada mi vulva incluso sentía placer y mas si chupaba mis pezones y apretaba mis senos a la vez que me cogia. Ahora lo reconozco, solo me dolía cuando me la metía hasta el tope, hasta la base de su gordo y largo pene pues me hacia punzar mi vientre y esto me ocasionaba pequeños temblores en todo mi cuerpo cosa que el notaba pues me la dejaba toda hundida y no se movía, eso me dolía pero también ese dolor se volvió muy rico por un tiempo, tenia mi vulva completamente llena y muy mojada.

Después de darme un rato más y no parar de mamar y chupar mis pezones sin darme cuenta lo estaba abrazando con las piernas para que me la siguiera metiendo, yo misma movía mis caderas para tener su pene bien adentro aunque doliera, empecé a sentir muy rico, mucho; realmente sentía riquísimo; me dolía pero era un dolor muy rico, hasta que alcance un buen orgasmo que me desconecto de la realidad y todo quedo en silencio, mi vulva se contraía delicioso, en ese momento me gustaba que mi tío la tuviera así de grande y tenerla bien hundida en mi, hasta que de apoco regrese a la realidad y me escuche yo mi misma gemir de gusto y en medio de tan rica sensación mi tío me la encajo nuevamente hasta la base y comenzó a eyacular dentro de mi vagina, fueron fuertes chorros; al igual que mi padre me dejo un rato dentro su verga hasta que termino de vaciarme todo el semen que le pudiera salir de sus testículos; me saco su verga toda mojada de mi flujo y también se fue sin decir nada, tomo su ropa y cerro la puerta.

Me quede un rato sola, comencé a llorar intensamente, me sentía sucia, me sentía muy mal física y emocionalmente, me sentía adolorida y como pude me levante al baño a límpiame todo el semen que me habían dejado; al intentar defecar me ardía muchísimo mi ano.

Así pasaron varios días con mucho dolor en mis partes íntimas, no podía llevar mi vida normal, no podía mirar a los ojos a mi padre ni a mi tío. Ellos actuaban como si nada hubiese pasado pero tres semanas después mi tío volvió a meterse a mi alcoba mientras dormía, me cogio y nuevamente al final lo disfrute mucho y ese sentimiento después me hacia sentir muy mal, me sentía culpable por haber sentido rico, en disfrutarlo de alguna manera pues era un abuso.

Trataba de seguir mi vida normal y no pensar más en eso pero en verdad tenía que contárselo a alguien pues no sabia que hacer.

En la escuela comencé a reprobar exámenes y por ello mi mami me regañaba y tuve muchos problemas. Me sentía muy triste, a nadie podía decirle nada, tenia mucha vergüenza, me sentía sucia, pensaba que yo lo había provocado pues no había echo nada para evitar lo que me hicieron. Pero de alguna manera, en algún momento de esas dolorosas experiencias lo había disfrutado y… eso hacía que me sintiera peor.

En una ocasión me atreví a contarle todo lo ocurrido a un psicólogo de la escuela, le confesé la culpa que sentía por haber sentido placer en algún momento del abuso. Le platique todo pensando en que podría ayudarme, orientarme pero no resulto como yo esperaba.

Me escucho muy atento sin interrumpirme y al final me pregunto si a mis padres o a algún conocido ya le había platicado de esto; le dije que no pues si se entera alguien me moriría de vergüenza o si mi mamá o algún familiar se enteraran me matarían, tendría muchos problemas, o sencillamente no sabría como reaccionarían ante eso quizás mi familia se desintegraría pues todos reciben ayuda económica de mi tío, realmente no sabía que podría pasar y me daba mucho miedo.

Me pregunto que si acostumbraba andar en ropa interior por la casa fuera de mi habitación, me quede pensando le respondí que si, que en algunas ocasiones por las mañanas antes o después de la ducha.

Entonces dijo que yo tenía la culpa pues si sabía que yo era muy linda, y con bonito cuerpo tendría que disimular, que yo los provocaba, que por andar así semidesnuda por la casa yo había provocado todo aunque fueran mis familiares. Me quede sin decir nada, me quede helada, sentí que por un momento el tenia la razón, que yo lo había provocado todo..

Se puso de pie y fue a cerrar la puerta con seguro, me entro mucho miedo pero me quede quieta ahí sentada donde estaba, entonces continuo diciendo que era una niña muy bonita y que tenía un cuerpo muy bonito, que le gustaban mucho, mientras hablaba se acariciaba el bulto que se le formaba en el pantalón; pensé que eso no podía estar pasando, no era lógico, el es psicólogo escolar!! Me dijo que hiciéramos un trato no le diría a nadie, que no mandaría a llamar a mi madre para decirle lo que yo le había contado poniendo mas énfasis en que yo lo había disfrutaba y que jamás había sido un abuso pues yo lo haba consentido y los provocaba todo.

Que no haría eso si yo le ayudaba a limpiarle el pene, decía que se le había mojado mucho por culpa mía, que yo era la culpable pues si sabiendo lo que le iba a contar por que iba vestida así a verlo, decía que me veía provocativa pero no se por qué lo decía solo iba en falda por encima de las rodillas, blusa y unas sandalias.

Me dijo que yo lo había calentado mucho y que ya tenia la verga mojada entonces me indico que me asomara, se desbrocho el pantalón y saco su pene y era verdad tenia toda la cabeza mojada, entonces me tomo de la mano y me llevo a su sillón donde se sentó, me arrodillo entre sus piernas y acerco mi rostro a su pito, vamos bésalo me dijo, con su mano bajo todo el prepucio de su pene y dejo al descubierto su cabezota inflamada, roja y mojada, yo estaba confundida pero no quería que le dijera a nadie, pensé tontamente que quizás tenia razón que yo lo habría provocado.

Entonces abrí mi boca e introduje su pene, no era tan largo como el de mi tío pero si algo gordo, sabia salado, tenia toda su cabeza muy babosa y olía a orines me desagradaba el sabor. El gemía y acariciaba mi cabello, me le quede mirando y seguía mamando por largo rato, entonces me dijo que me sacara el calzón le dije que no y me dijo que lo hiciera que era mi culpa por provocarlo vistiéndome así, y que se la estaba mamando delicioso, que ya sabia que pasaría si no le obedecía y que a parte me daría algo de dinero!! Ese hijo de perra me hizo sentir como puta.

Me empecé a bajar la panty y me la saque, me quite las sandalias quedando descalza, me dijo ven niña, me acerque y continué chupando su pene, era grueso y cabezón pero no muy largo y estaba repleto de vello, me dijo que quería cogerme, no se por que pero no puse ninguna objeción y él me ayudo a levantarme y a montarme en el, me senté en él con mis piernas a sus lados, me sujeto por mis nalgas y su pene encontró la entrada de mi vagina, fue entrando en mi metiéndomelo poco a poco y me di cuenta que estaba ya bastante mojada, el gimió al sentirse dentro de mi, sujeto mis nalgas y comenzó a cogerme, apretaba mucho mis nalgas y me ordeno que me quitara la blusita pues no quería dejar de tocar mis nalgas, me la quite y también mi brasear y quede con mis senos al descubierto justo enfrente de su cara, de inmediato me los chupo, me nalguea diciéndome que me moviera despacio lo hice abrazándole su cabeza a mi pecho para que no dejara de chuparme mis pezones, he notado que eso me encanta, que me chupen los pezones, que laman mis senos mientras me cogen; el lo hacia de forma grotesca, me los ensalivaba mucho, descubrí un movimiento de caderas que hacia que su pene raspara dentro de mi muy rico.

Ahí estaba yo montada a mi psicólogo y mis senos a su disposición cerré los ojos pues en verdad ya sentía rico, comencé a mojarme mucho, me sentía una puta por lo que hacia, miraba como se unía su abundante grueso vello púbico con el mío que era mas fino.

De pronto sentí que mi psicólogo se tenso y su pene que lo tenia dentro de mi se le puso muy duro entonces se detuvo de cogerme y saco bruscamente su pene de mi y lo dejo recargado entre mis nalgas y lo sentí mojado. Me dijo que me bajara que aun no quería terminar, me pidió que caminara a su escritorio, que quería verme las nalgas al caminar, quería verme desnuda para él así que me quite la falda quedando completamente desnuda y camine hasta el escritorio, me dijo que tenia unas hermosas nalgas, que me pusiera en 4 encima de la mesa, lo hice, el se me acerco y me penetro de nuevo.

Me sujeto de las caderas y siguió dándomela, yo ya estaba caliente y apoye mi pecho en la mesa dejando mi colita bien parada para el, en esa posición me lastimaba un poco pues me dolía la vagina cuando me la hundía toda.

De repente saco su gordo pito de mi vagina y me sujeto firme de las caderas, me dijo que si también me la había metido por mi colita mi tío, yo solo asentí con la cabeza, entonces intento metérmela por mi ano pero no me cabía, tenia mi ano muy cerrado así que se agacho y me lo empezó a lamer mucho tiempo, fue riquísimo, metía la punta de su lengua y también mordía mis nalgas, con lo empapada que tenia la vagina tomo de ahí y lubrico mi ano y empezó a penetrarme.

Sin esperar mas empujo duro su pene y me hundió la cabeza de su pito, fue un pequeño dolorcito, me erice toda al sentir como su pene se enterraba en mi ano, recargue mi cabeza en la mesa y deje q me la siguiera metiendo pues ya la tenia toda dentro, deje mis nalgas a su disposición, sentía su barriga enzima de mis nalgas, en lo que me la metía pensé muchas cosas y miraba alrededor de mi, solo lo escuchaba bufar en lo que yo esperaba paciente a que terminara.

Así me estuvo cogiendo no se cuanto tiempo, me decía que tenia un trasero riquísimo, se estiraba y apretaba mis senos que se me apretaban en la mesa por tener mi pecho recargado así que tenia que levantarme un poco para que pudiera agarrar bien mis senos, apretaba mis pezones con sus dedos, me daba palmadas en mis nalgas y me las apretaba y se sofocaba al cogerme, en momentos me la sacaba cuando estaba apunto de terminar y se agachaba a mamar mi ano que ya lo tenia mojado y abierto hasta que de nuevo me la metía; también con el me daba sensación de defecar cuando sacaba completo su pene de mi ano y me la volvía a meter toda hasta que me empezó a molestar su pene dentro de mi anito; aunque no es tan grande como el pene de mi tío lo pude soportar mas tiempo, me la metía muy rico pero aun así le pedí que me la diera en mi vagina, que ya me dolía, comprendió y la zafo para meterla en mi vagina que ya estaba mas mojada que al principio, se escuchaba un charco cada vez que me empujaba el pene en un rato mas se tenso y me aviso que se correría, saco su pene de mi vagina y me la hundió nuevamente en mi ano, me dolió mucho pero comenzó a eyacular así que aguante apretando mis dientes sintiendo los chisguetes de semen que mojaban mi intestino, se recostó en mi espalda sin sacarme su pene sintiendo los últimos chisguetes de semen que me estaba dejando adentro.

Cuando termino de vaciarme todo el semen de a poquito moví mi cadera hacia adelante para irme sacando despacio su pene pues si lo hacia rápido me dolería, salió como un pedazo de tripa todo mojado, aguado y gordo, me pare y vestí de prisa sintiendo como me bajaba semen de mi ano, me puse mis pantys así sin asearme la vagina ni el ano, estaba a penadísima y él aun estando acostado en la mesa desnudo, parecía un cochinito me dijo que no le dijera a nadie, que el no se arrepentía que lo disfruto mucho pues yo tenia un cuerpo muy bonito, entonces se levanto y tomo su billetera y me dio varios billetes, me dio dinero!!; me sentí completamente una puta pero le acepte el dinero, termine de vestirme.

Salí del consultorio pero en el camino comenzó a escurrirme el semen que me dejo el psicólogo, mi vagina la sentía muy mojada era incomodo tenía que limpiarme lo antes posible.

Tuve todavía 2 “sesiones” mas con mi psicólogo donde claro volvió a cogerme, pero me dio más dinero en cada sesión y asi supe que podía lograr muchas cosas aprovechando que soy bonita opte por sacar un poco de beneficio opteniendo mejores calificaciones en mi tiempo de estudiante o dinero y regalos ahora que soy mas grande. A la fecha pues no me falta nada.

Claro no me hace sentir orgullosa pero por lo menos ya no me siento utilizada… pues con una sola sonrisa obtengo cosas…

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario