violacion extrema

Eran ya las 12 de la noche. Yo ya no andaba con mi ordenador. Ordenes de la rigida y amargada de mi madre que me tenía castigada. Todo me aburria.

Era una niña mala. Con apenas 6 años tenia la maldad de un adulto y eso me hacia estar castigada siempre.Mis padres habian salido a cenar y estaba sola. Jugaba con mis muñecas en la esquina de su habitacion cuando tropecé con los tacones de mama y su cajon se abrio. Habia una cosa alargada,mas larga incluso que mi cara. Era mala, pero ingenua de alguna manera, y no sabía que era esa cosa de tacto gracioso. Sentí la puerta y corrí con el en la mano.

-Papá! Mamá!-fui pero sólo vi a papá. El, alto, algo regordete y de pelo divertido me miró atento, y luego a lo que llevaba en la mano.

-Cielo mamá llegará mas tarde.-dijo serio-Que es eso bonita?

-Estaba en el cajón de mamá.-susurré -Parece un juguete.

-Y lo es, pequeña. -se acercó y con sus grandes manos me tomó en brazos.-Te digo como se usa ?-sus ojos chispeaban deseo pero con 8 añitos yo no era consiente de ello.

-Es raro me recuerda a una pilila

Su risa profunda inundo la estancia y me llevo a mi habitacion, toda ella de color rosa y llena de mariposas pintadas en la pared.

-Que haces?-pregunte cuando froto su mano contra mi zona, por encima de las medias de lunares. Me sentia rara pero me gustaba.

-No querias jugar? Estoy jugando.

Asentí y gemi muy flojo. No entendia el juego, pero me gustaba llevar la falda tan arriba sin que mama se enfadase.

-Papi me gusta que hagas eso con el dedo-gemi cuando clavo un poco el dedo de en medio. Eso parecio gustarle.

-Lo haremos mejor si? -sonrio y me bajo las medias con las bragas. Me puse nerviosa.

-Porque me miras donde hago pis?- susurre y el rio de nuevo.

-Mira esto-

Me empujo leve hacia delante para poder ver sus acciones. Habia muchos pliegues alrededor de mi vagina rosa y virgen. Echo la piel hacia atras y salio como una bolita de dentro.

-Que es eso?

-Es tu clitoris bebe y lo tienes enorme para tu edad-relamio sus labios.

-Es por donde sale el pis?

El no respondio. Empujo mi clitoris mas hacia fuera y lo vi al completo. Realmente era grande para mi vagina estrecha y pequeña.

Le mire a el y luego a su mano. Pellizco este con fuerza y gemi adolorida.

-Para papa!-gemi con mas fuerza y para callarme lo solto. Se acerco para ver bien mi zona. Me tense y mi vagina se apreto frente a su mirada. Era carnosa y suculenta. Todo un paraiso.

Estiro mis labios vaginales y gemi por la ligera molestia. Bordeo estes y tanteo mi entrada con su indice.

-Bebe quizas te duela un poco pero eres una campeona y aguantaras si?

Asenti y metio su dedo en la boca; lo que me dio asco. Acerco el dedo a mi entrada y lentamente lo empujo. Gemi fuerte y mis ojos se aguaron. No sabia donde estaba metiendo el dedo, pero desconocia de la existencia de un agujero ahi.

Tense mi vagina a su alrededor. No queria cerrar mis piernas porque pondria triste a papa por no aguantar. Deje que moviera ese dedo mientras lloraba. Al sacarlo vi que habia algo de sangre. Me asuste.

-Porque sangro papa?-solloce.

-Porque vas a convertirte en una mujer-

Bajo sus pantalones y sus boxers a la vez. Habia visto las pililas de mis amigos del colegio, pero la de papa era muy grande y oscura. Estaba levantada y no sabia porque. La toque por curiosidad y esta se levanto mas.

-Wow papi- logre reir.

-te gusta bebe? Dale besitos para que suba mas-

Le hice caso y la llene a besos. Olia raro, pero me gustaba. Mis besos solian ser babosos de aquella asi que le babee entero.Me la enseño por completo. Incluso el agujerito de la punta, en el que habia una pequeña gotita transparente. Toque las bolas que habia debajo. Me hacia gracia que se balancearan asi.

Se acerco a mi y me empujo atras. La frotó contra mi clitoris anormalmente grande y gemi, mojandome mucho de repente. Al tenerlo tan grande y sensible sentia mucho placer y mis fluidos goteaban sobre el colchon.

-M-Me gusta.-gemi y el beso mi zona y chupo como un loco mi clitoris, ya rojo.-Ahhh si papi!

Bajo con su lengua y limpio la sangre que causo antes. Yo sudaba y gimoteaba. Separo bien mis labios vaginales y miro atento adentro, lo que se podia ver por mi himen adolorido por el dedo de antes.

Me saco varias fotos y luego, su dedo que me asustaba bajo a mi culo, tocando mi ano apretando.

-Papa! Que asco!- me queje y el rio. Metio solo la punta y gemi.

Se la toque a papa y sin querer clave mis uñas. El se enfado y violó mi fragil ano con su dedo. Llore porque dolia mucho y le golpee. Ya no me gustaba el juego.

Acerco su pene a mi zona. Mi vagina se tenso, tocando pared con pared. Me agarro de la cintura y me metio las medias en la boca para que no gritara.

Llore. Llore mucho. Muchisimo, cuando su largo pene entro en mi de un golpe. Mi vagina era muy chiquitita para recibir a un hombre y esto se hizo ver por la sangre que caia a chorros cada vez que salia afuera.

Le golpee todo lo que pude y el me golpeo a mi.Me habia rasgado por dentro. Dio mi vagina de si. Literalmente la rompio. Sangraba a mares pero el no paraba.

Sentia cada movimiento, lo duro que estaba y el ruido al chocar conmigo. Sus bolas chocaban con mi culo y el decidio en medio de la sangre pellizcar mi gran clitoris. Me encharque en sangre; flujos y semen cuando se corrio, como una fuente dentro de mi.

Yo estaba casi desmayada cuando me tomo mas fotos. Se acerco y abrio mis labios para ver el estrago que habia hecho en mi. Sonrio y con sus dedos saco todo el semen espeso y la sangre de mi, solo por diversion y para que se viese en las fotos.

Cogio el jugete de mama.

-Esto es un dildo mi amor. Mama lo usa para petarse el coño cuando papa no esta. Te enseñare a usarlo.
Vacio la silla del escritorio y coloco alli el dildo, con la base abajo y boca arriba. Me cogio en brazos.

-Te sientas encima y te la metes despacito. Ahora por el culo vale?-

Guio mi cuerpo moribundo y abrio mi culo. Metio dos dedos y lo estiro antes de meterme la punta. Apenas podia llorar.Me bajo y me sento por completo. Gemi fuerte.

-Y ahora cabalgalo como un caballo princesa. Como esos ponis que tanto te gustan.

Me agarre a ambos lados de la silla y ahi empece a cabalgar. Goteaba sobre el tapizado y mis piernas temblaban. Mi clitoris estaba tan caliente que latia y sobresalia hacia afuera.

Trote y trote sobre esa silla hasta que desfalleci por el cansancio. Papa se encargo de las sabanas y me llevo a la cama con el dildo dentro. Se tumbo conmigo y subio mi falda para enrrollar mis piernas a el, conmigo encima. Me la metio dentro y movia el dildo en mi culo. Yo no tenia fuerzas. Estaba medio muerta.
El se durmio asi. Abrigado entre mis mantas y con su polla bien calentita en mi coño. Mi culo desde aquella no es igual. Ahora mismo entra lo que sea. Los años siguientes siempre dormia asi conmigo y mama…mama habia sido encontrada asesinada.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario