Vacaciones Sexacionales

Cuando tenia 13 años, unas vacaciones super maravillosas con mi querido primo un año mayor que yo. Realmente me senti en el paraiso.

Hola, soy Karin y vivo en Lima. Lo que narro a continuacion sucedio cuando tenia 13 años. Como ya sabran algunos, yo vivo con mis tios. Nunca lo mencione pro ellos tienen un hijo llamado Eric quien logicamente es mi primo. El es un año mayor que yo, tenia 14 en ese entonces.

Al finalizar año mis tios planearon unos dias de vacaciones en Cerro Azul. Como ellos trabajan trabajaban practicamente todo el dia, nunca habia oportunidad de estar juntos. Pese a que no habia una relacion muy afectiva entre mis tios y yo, si habia respeto mutuo.

En esta ocasion tengo que confesar que desde los 11 años mi primo y yo mantenemos relaciones sexuales clandestinas de lo mas satisfactorias. Como mis tios siempre llegan muy tarde del trabajo, tenemos sexo por lo menos dos veces al dia y disfrutamos la privacidad de nuestra casa sin ser molestados en lo absoluto. Si bien a mi primo y a mi nos entusiasmo la idea de las vacaciones, tambien era verdad que ibamos a extrañar estas extraordinarias sesiones de sexo que teniamos todos los dias.

El dia de partir llego. El trayecto fue muy agradable, mis tios iban adelante y mi primo y yo atras del auto. Yo como siempre sentandome de manera que mi primo pudiera ver mis piernas, ya que sabia que a el le gustaba mucho que lo hiciera y obviamente se calentaba mucho con ello por lo que en unos segundos tuvo una gran ereccion, la cual se le mantuvo casi todo el camino y me la mostraba a cada instante, pues sabia que a mi tambien me gustaba ver como se le ponia de dura al verme. Es por demas decirles que mis calzoncitos se mojaron enormemente e inclusive tenia que frotarme por encima de ellas para calmar un poco mi calentura. Nos gustaba mucho mantenernos en ese estado de excitacion en todo momento.

Al llegar al hotel en que nos ibamos a alojar nos dimos con la grata sorpresa que mis tios habian reservado dos habitaciones. Obviamente una para nosotros y otra para ellos. Al darnos cuenta de esto disimuladamente mi primo me metio su mano debajo de mi falda y yo acaricie su pene por encima de su short haciendonos entender que nos maravillaba la idea. Despues de hacer los tramites nos dirigimos a las habitaciones. Primero entramos a la nuestra, nos instalaron y mi tio nos dijo: “Ya estan grandes y estoy seguro que no les va dar miedo quedarse solos. Nosotros queremos desvelarnos diariamente, y como ustedes deben entender, no nos pueden acompañar. Por eso les hemos dejado una habitacion para ustedes para que duerman a la hora que quieran”.

Como todavia era temprano, quedamos de que en una hora estariamos listos para bajar a la playa. La idea de una habitacion para nosotros nos parecio maravillosa. Nos gusto mucho la habitacion, tenia dos camas, una tina y una terraza con una maravillosa vista al mar.

Mi primo me dijo “Vamos a bañarnos para estar listos cuando nos llamen mis papas”

Entonces nos desvestimos y nos fuimos a bañar. Mi primo tenia su verga paradisima. Nos enjabonamos mutuamente, nos abrazamos y el roce de nuestros cuerpos me producia un placer tan enorme que casi me corro. Ademas de que mi primo me tocaba como solo el sabia hacerlo y me hacia morirme de placer. Igualmente yo le acariciaba su verga haciendo que el tambien casi se corriera, es decir, nos gustaba estar siempre en ese estado de excitacion.

El me decia “¡Como me gustas! !Mira nada mas que piernas y que culo!”. Me abrazo y nos dimos un beso delicioso, jugueteando con nuestras lenguas hasta casi corrernos con solo eso.

“Vamos a apurarnos, si no se nos va a hacer tarde” Me dijo. Salimos de la ducha nos secamos y nos pusimos nuestros trajes de baño. Yo llevaba un bikini bastante pequeño que en cuanto me lo puse mi primo me dijo: “¡Que bien te queda ese traje!”. Yo coquetamente le modele el bikini y eso me hizo sentir muy mujer. Mi primo tuvo que ponerse una camisa larga para ocultar la tremenda ereccion que le habia provocado. Mis tios nos llamaron, salimos y nos dirigimos a la playa.

Al llegar, inmediatamente nos alistamos para dorarnos en el sol. Mi tia se quito la camisa que llevaba y se quedo solamente en bikini. Hacia tiempo que no la veia asi. Lucia esplendida, pues tenia puesto un bikini muy pequeño que no dejaba nada a la imaginacion con unas piernas y un trasero maravilloso. Yo no me quedaba atras, a pesar de ser muy chica ya tenia muy buenas piernas y nalgas. Tambien tenia mis senos muy desarrollados y me hacian verme de mas edad de que la realmente tenia. Yo lo atribuyo a la enorme actividad sexual que mantenia con mi primo desde pequeña.

Despues de un rato dejamos a mis tios en la arena y nos dirigimos al mar. Nos tomamos de la mano y fuimos al agua, en el trayecto me senti muy bien porque tanto los chicos como los señores se me quedaban viendo con cierta admiracion lo que me hizo sentir muy mujer, pues como les comentaba facilmente pasaba por una chica de 16 años.

Nos metimos inmediatamente al agua y empezamos a jugar. Nos queriamos y nos gustabamos tanto que disfrutamos del agua al maximo. Mi primo me abrazaba y me apretaba contra su hermosa verga bien parada. Me metia mano yo lo abrazaba y le acariciaba su pene con un cariño y un deseo inmenso. En fin, la pasamos increiblemente bien, con el unico detalle de que estabamos muy excitados.

Despues de unas horas que para nosotros fue muy poco tiempo mis papas nos llamaron para ir al restaurante a comer algo, salimos del agua y asi en trajes de baño nos fuimos a comer.

Despues de cenar nos dirigimos a nuestras habitaciones y mis tios nos dijeron: “No vayan a salir que ya es tarde. Hoy duermanse temprano, ya que nosotros vamos a salir y no se a que hora regresaremos”.

El dia habia sido delicioso y nos encontrabamos extremadamente excitados, por lo que una buena cogida era lo que nos hacia falta. Salimos a la terraza. Estuvimos observando el mar y nos dimos cuenta que por la posicion de las terrazas no era posible ver de una a la otra, o sea que habia una absoluta privacidad. Inmediatamente empezamos a abrazarnos y a besarnos desenfrenadamente. Mi primo me acariciaba de una manera tal que casi me hacia venirme. Me acariciaba las nalgas y me chupaba mis pechos. Me quito el traje y el tambien se quito el suyo, y ya desnudos, pusimos unas toallas en el piso y nos acostamos. Sin decirnos nada nos acomodamos en un maravilloso 69.

Cada vez que introducia la lengua en mi hoyito me hacia gritar de placer, por tanto yo me esmeraba por darle una riquisima mamada para que tuviera un placer similar. Era tan delicioso lo que sentia que unas oleadas de placer me llegaban y empece a venirme como loca. El tambien no tardo en correrse, me lleno la boca con su riquisima leche que en ese entonces aunque no mucha ya le salia, y que para mi tenia el sabor mas delicioso y excitante del mundo. Asi permanecimos acostados un buen rato viendo el cielo y escuchando el mar. El acariciandome la conchita y haciendome sentir ese gran cariño que me tenia y que me hacia sentir tan realizada.

A pesar de la venida tan fuerte que tuvimos, mi queridisimo primo seguia teniendo tremendamente parada su verga, por lo que sin decirme nada me abrio las piernas y se puso encima de mi metiendomela hasta el fondo. No se si por el ambiente o por estar cerca del mar pero sentia esa metida colosal.

“!Por favor, muevete mas!”, le suplicaba. Estaba tan caliente que cada embestida me hacia gozar como nunca. “Acuestate tu y dejame subirme”, le dije a mi primo con mucha emocion. Abri mis piernas y me meti toda su verga sintiendo que me atravesaba completamente. !La sentia tan deliciosa!

“!Muevete! ¡Muevete!”, me decia. Yo lo cabalgaba como nunca le habia cabalgado. No tarde mucho en sentir que me venia otro orgasmo fuertisimo. Me sentia en el paraiso, terminaba mi orgasmo y empezaba otro, era increible.

“¡Esto es cielo! ¡Que venidas me estas dando! ¡No te vayas a detener!”, pensaba para mi. Yo me seguia moviendo con gran fuerza. Mi primo se levantaba como queriendo meterme mas adentro su hermosa verga. Me apretaba las nalgas y se empujaba hacia arriba haciendo que yo casi me muriera de placer.

Yo me estaba corriendo como una loca. Me seguia moviendo y los orgasmos me venian uno tras otro. En un momento los gemidos de mi primo se hacian cada vez mas fueres, y segundos despues senti su lechecita caliente vaciarse en mi interior. Yo tambien me corri por ultima vez despues de su tremenda venida.

Me recoste encima de el, todavia con su verga adentro, y asi estuvimos un buen rato. Despues me baje y me acoste junto a el. Estuvimos no se cuanto tiempo asi, mirando el cielo. En ese momento me sentia la mujer mas feliz y satisfecha del mundo. Nos levantamos, nos metimos a la habitacion y, asi desnudos, nos acostamos y muy abrazados nos quedamos dormidos, no sin antes imaginar lo delicioso que serian esas vacaciones.

Al dia siguiente despertamos temprano y mi primo me dijo “¿No te apetece que nos bañemos en la tina?”. “Me parece una muy buena idea”, le conteste. Se levanto, lleno la tina de agua y me llamo. Al llegar al baño de abrazo muy fuerte y me dijo: “Que noche tan buena pasamos. Te juro que lo de anoche fue lo maximo”. “Si, fue delicioso”, le conteste, “Me vine tantas veces tan rico que crei que me iba a desmayar de gusto”.

Me beso largamente sin prisa, jugando con nuestras lenguas y excitandome tremendamente. Me agarraba las nalgas, me las apretaba mientras seguiamos jugando con nuestras lenguas. Yo estaba excitadisima que casi me vine con esas caricias. Yo por mi parte le acariciaba esa verga que me tenia loca, disfrutaba enormemente su dureza y le decia que tenia la verga mas hermosa del mundo.

Nos metimos a la tina y seguiamos abrazandonos y besandonos, sintiendo que el mundo nos pertenecia. Mi primo no pudo aguantar mas y me dijo “Ya no aguanto mas, por favor ponte encima de mi como anoche”

Como la tina era amplia se recosto un poco, abri mis piernas y me meti su durisima verga. Yo me movia fuertemente y en cada metida y sacada sentia que la vida se me iba. Estuvimos en ese plan varios minutos hasta que ambos tuvimos un orgasmo de lo mas delicioso que uno se pudiera imaginar. Cada palpitacion de su verga dentro de mi conchita cuando se estaba viniendo para mi era la locura. Casi nos arrancarnos nuestros labios de los besos que nos dabamos .

“Oye, creo que cada vez es mejor”, me dijo. “Para mi tambien es asi”, le respondi. Yo lo abrazaba y lo besaba con un amor tan inmenso como prohibido; y el me correspondia de la misma forma, lo que me hacia sentir como una gran reina. Les juro que me sentia la mujer mas feliz del mundo.

Estuvimos en la tina un buen rato disfrutando de la tibieza del agua y del contacto de nuestros cuerpos. Sin decirme nada el empezo a lavarme cada parte de mi cuerpo. Al pasarme las manos enjabonadas por todo el cuerpo casi me hizo venirme. El contacto de sus manos en mi cuerpo tenia un efecto muy excitante.

“¡Que piel tan suave tienes!”, me decia mientras me acariciaba con sus manos llenas de jabon. Con mucho cuidado me lavo todo mi cuerpecito. Despues yo le lave a el. Esta situacion era muy excitante para los dos. El tenia todo el tiempo su verga durisima y yo la disfrutaba a cada instante.

Terminamos de bañarnos, nos secamos, el se sento en la cama viendo como yo me ponia mi ropa y no dejaba de decirme lo mucho que le gustaba. El se puso su traje y nos dispusimos a pasar otro ida que seguramente seria tan inolvidable como el anterior.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario