Un domingo después de labores en el metro DF

Primero que nada comenzare por decirles, mi nombre es José, vivo en la ciudad de México, y una de mis tantas aventuras en el metro les voy a contar:
Había salido de trabajar y fui rumbo a metro Mixcoac como no quería llegar a mi casa pensé en darme una vuelta por las estaciones del metro y asi lo hice, como es aquí en la ciudad de México aborde el ultimo vagón, para mi mala suerte no había nada puros chacales y una parejita “rayos” pensé, sin embargo en la puerta que no abre había tres tipos masturbándose me acerque para entrar al juego y así vi sus vergas unas mas chicas que las otras, cuando veo de reojo que un tipo se queda viéndome, me hizo señas de que fuera con él, ya que se encontraba observando la acción sentado me pidió que sentara con él y me empezó a acariciar la verga por el pantalón y me robo un beso, pidió que bajáramos del vagon, asi lo hicimos al llegar a Tacubaya, me pregunto si tenia lugar, a lo que yo respondi que no, le dije “ni modo será la próxima” al que me dice “ vamos a mixcoac yo cerca de ahí tengo lugar” ammmh lo pensé un poco pero respondi que “si vamos” de regreso al vagón nos besábamos y me acercaba su paquete era muy rica la sensación y me pregunto de lugares para cotorrear, según el, casi no salía y no sabia de estas cosas de ambiente, asi empezamos a platicar de que trabajábamos y cosas asi, llegamos a unos departamentos saliendo de metro mixocac una construcción un poco descuidada por fuera, pero linda por dentro, me pidió no hiciera ruido y entramos a su depa; era bonito y acogedor, cierra la puerta y empezó la acción, me pregunta “Que ropa interior traes?” le repondi “una trusa negra” me las enseñas, añadió, “claro” respondi, en eso se desabrocha su cinturón y se baja los pantalones quedando en bóxers y desabrocho mis jeans y los bajo, me agarra de las nalgas, mientras yo lo abrazaba de la nuca, comenzamos a frotar nuestras vergas por encima de la ropa interior, estaban durísimas las dos, nos besamos muy tiernamente , pero poco a poco empezamos a ser agresivos en los besos, lo hacíamos con desesperación el ritmo de nuestras lenguas se juntaba con el de nuestras vergas nos fuimos quitando las camisas que traíamos, yo comencé a mamarle los pezones, los mordía, gemia este chico como un loco, parecía estar a punto de terminar en eso me mete la mano por la trusa y empieza a masturbarme sentía muy rico aparte acariciaba muy rico mi cabeza y eso me ponía a mil, hice lo propio y meti mi mano por su bóxer, le agarre las nalgas, comencé a sobarlas y luego lami mis dedos, para frotar su culo hasta dilatarlo el gemía mas cada vez mucho mas, en eso me dijo “sentémonos en el sofá” y seguíamos besándonos, creo que no respirábamos, en eso me empieza a mamar la verga de una forma waoooo se veía que el muchacho tenia experiencia, se la comia toda usaba la parte de arriba y debajo de su lengua par mamarla, en serio ha sido una de las mejores mamadas que me han dado, mientras yo seguía jugando con su culo que era muy rico, lo mejor era que estaba muy apretadito y lampiño pues casi no me gustan los peludos en eso le levanto las piernas comienzo hacerle el “beso negro” gemía mucho mas, le encantaba o eso parecía pues mamaba con mucha delicadeza y con muchas ganas mi verga.
Así estuvimos como de 15 a 20 minutos, el propuso que fuéramos a la cama, me dijo “ quiero cogerte” a lo que yo respondí “pues yo soy inter más activo pero tenía una buena verga quise probarla primero la mame un ratito mientras el intentaba hacerme el beso negro, pero no lo hacía muy bien su lengua apenas y la sentía en esa postura llego el momento de que me la metiera pffff al principio le dije” tienes condones?” respondió “no” bueno tenía tantas ganas que le dije “ok yo traigo en mi mochila unos” se los di, eran texturizados se los puso tenía una verga no muy grande pero si muy gruesa y algo cabezona me acosté en la orilla de la cama mientras el subió mis pies a sus hombros y comenzó la acción al principio grite pero me gustaba como se movía, primero entraba y salía normal, luego hacia movimientos circulares, era todo un toro mientras yo movía un poco mi culo hacia abajo para darle “lastimadas” a su verga que le gustaba mucho de repente nos besábamos y le dije “sigue papi” en eso siento un chorizo dentro de mí, saco su verga quito el condón, ya se había venido, pero faltaba yo y comenzó a masturbarme de pie y el estaba detrás de mi soplándome el oído y pasando su lengua por todo mi cuerpo y cuando le dije “ya me vengo “se metió su verga en mi boca y todo se lo comió, nos limpiamos y me dijo que rico eres¡, en eso le dije tengo que irme, nunca supe su nombre pero fue una de tantas historias, ese día termine exhausto, espero les haya gustado y comenten por favor.

Publicado en: Relatos eroticos gays

Deja un comentario