Un dia de Tuppersex

Soy una mujer de taitantos años,  sexy, morena, con un cuerpo espectacular, que siempre a tenido muchos hombres y que ha disfrutado del sexo muy intensamente, pero un día no se como sucedió, una amiga organizo un tuppersex.

Fuimos quince chicas, que no todas nos conocíamos y a la mayoría nos daba vergüenza, pero según pasaban los minutos e íbamos bebiendo unos chupitos y la chica explicando que era cada producto, nos fuimos despojando de la vergüenza, a la vez que íbamos probando los productos.

No se por que, pero una de ellas empezó a echarme una crema en el cuello, que daba calor, mientras me pasaba su lengua por la oreja, las demás se reían alucinando porque no lo esperaban, luego me lo hecho en los labios y note como el calor subía, entonces ella se hecho en sus labios una crema que hace lo contrario, le daba sensación de frío y empezó a besarme.

Alucine con el contraste, se me pusieron los pelos de punta.

Me desabrocho la camisa e hizo lo mismo, primero me hecho la que daba calor y me chupo mis pechos, con la que se había echado en los labios fría, se me pusieron los pechos tan duros como una polla erecta, las demás ya no reían, no daban crédito que pasara aquello entre desconocidas, pero sorprendentemente, a todas les estaba gustando lo que veían.

Alguna empezó a acariciar a la que tenia al lado y otras a besarse entre si y otras solo miraban, sin creerse lo que estaba pasando.

La que estaba conmigo, empezó a bajar hechandome la crema y chupandome después, hasta que llego a mis muslos y no se como, pero abrí las piernas automáticamente, nunca había sentido tanto placer y excitación, sin que me metieran una polla grande y dura, sin miramientos como a mi me gusta.

Las demás ya no miraban, algunas se juntaron de dos en dos, de tres en tres y estaban probando los distintos productos, mientras se desnudaban a la vez, sentí como con lo caliente que yo estaba, me chupaba mi chocho con los labios fríos y creí volverme loca, a la vez que otra se puso encima de mi cara para que le comiera el coño, mientras ella me chupaba las tetas y una tercera me metía un vibrador enorme por el culo y a su vez le chupaba el culo a la que me comía el coño, era increíble lo cachonda que estaba, nunca sentí tanto placer con ningún hombre, pero no pude resistir mas y me corrí, mientras la morena tenia su lengua metida en mi chocho hasta el fondo y con ello en la boca beso a la que estaba yo comiéndoselo, hasta que se corrió en mi cara y estas dos se dedicaron a la que estaba metiendome el consolador.

cada una se pusieron un arnés con pene y la otra puso el culo en ponpa y le metieron las pollas a la vez, yo les pedí que no pararan, que nos correríamos juntas y así fue me volví a correr.

Las demás estaban también corriéndose, unas sobre las otras, gritando como quinceañeras en el concierto de su sex-simbol, un par de ellas no participaron, pero me di cuenta de que habían estado grabando todo y no me importo, quería tener recuerdos del mejor polvo de mi vida.

Sobra decir que el tuppersex fue un éxito, lo vendió todo y decidimos volver a hacerlo de nuevo, cada una se fue a su casa con sus familias, pero no podíamos nada mas que recordar el tuppersex

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Orgias Etiquetado con: , ,

Deja un comentario