Trio de sexo en mi cama

Os voy a contar el mejor orgasmo de mi vida, gracias a un trio de sexo en mi cama.

Soy una mujer de treinta años casada y con dos hijos, pero esto no ha cambiado mi cuerpo, de modelo gracias en parte a la genética y en parte que me cuido.

Vivo en un edificio de siete plantas, el cual tiene la fachada en obras, por lo tanto hay un gran andamio que llega hasta el tejado pasando por todas los pisos.

Un día que llevo mi marido a los niños al colegio, de la que iba a trabajar, mientras yo dormía, no se que estaba soñando, pero me desperté toda húmeda con un picardías rojo muy sexy y empapada en sudor, acariciando mi clitoris, lejos de parar seguí masturbandome a la vez que acariciaba mis pechos, estaba superexcitada hasta el punto de arquear mi espalda tanto que hice el puente, apoyada solo con las punteras de los pies y la cabeza.

Al girar la cabeza hacia la ventana, vi como un obrero estaba en el andamio mirándome y le invite a entrar con un guiño de ojo, mientras me mordía el labio inferior.

El no se lo pensó, entro y se puso a chuparme los pies y seguir lamiéndome mientras subía hacia mis muslos, yo no podía dejar de masturbarme, pero cuando llego a mis muslos, le cogí por el pelo con fuerza y se la lleve a mi chocho supercaliente, para que me metiera la lengua hasta el fondo, a la vez que yo me chupaba los pechos.

Al poco me puso de lado y el detrás de mi también de lado, paso un brazo entre la almohada y mi cuello para tocarme el pecho a la vez que me levantaba la pierna y sin darme cuenta senti su polla grande y dura rozarse con mi coño húmedo.

Pasaba su punta supercaliente por mi clitoris, adelante y atrás intercalándolo con golpes de su polla en mi coño, cada vez mas fuertes, poniéndome mas cachonda todavía si eso era posible.

Sin esperarlo, de repente me metió su polla entera hasta que no entraba mas y se me escapó un grito de un placer tan intenso que jamas había sentido.

Cuando me di cuenta, vi a otro en la ventana, con la polla en la mano masturbándose, mientras nos miraba y cuando se dio cuenta de que lo miraba, entro de un salto, fue hacia mi y me cogió por el pelo, me la empujo hacia adelante a la vez que veía como su gran polla venia hacia mi boca y empecé a chupársela, a la vez que le acariciaba los huevos.

El que estaba en mi espalda la saco y empezó a follarme por el culo, no podía creer lo fácil que entraba, estaba muy húmeda y mi culo se abrió como si de una gran puerta se tratara, para dejar entrar esa polla gigante y gorda.

Al que se la estaba chupando se giro, sin sacar la polla de mi boca, hacia mi coño y empezó a chupármelo, era increíble, creí volverme loca, hasta que ninguno de los tres podía mas y nos corrimos juntos, uno se corrió dentro de mi culo y sentí como me lo daba todo hasta quedar seco.

Yo me corrí en la boca del que tenia la lengua metida en mi coño y el a su vez, mientras le acariciaba los huevos y se la chupaba se corrió dentro de mi boca y sentí como su semen caliente bajaba por mi garganta.

Era la primera vez que me lo tragaba y me encanto, los siguientes meses, mientras duro la obra, se repitieron mas veces con otros obreros, siempre con un trio de sexo en mi cama, jamas había deseado que una obra no acabara.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de trios Etiquetado con:

Deja un comentario