Trio de sexo en el monte

Soy un chico atractivo con un cuerpo espectacular gracias a lo deportista que soy.

Uno de mis deportes preferidos es el mountain bike y voy a contaros lo que me paso un día practicándolo, que finalizo con un trio de sexo en el monte.

Un día fui a un monte que me habían dicho que estaba bien, no lo conocía y fui a verlo, subí por las pistas forestales hasta la cima pero para bajar me metí por el monte, bajaba rápido entre los arboles, hasta que al salir de una curva había un pequeño claro y allí vi dos mujeres espectaculares, con unos cuerpos de quitar el hipo besándose y acariciándose.

Yo pare y me acerque con sigilo entre los arboles, para que no me oyeran y me apoye en uno escondido, cerca de ellas, mientras ellas seguían a lo suyo sin darse cuenta de mi presencia.

Se quitaron la parte de arriba, una a la otra, mientras se acariciaban sus pechos, una, la rubia, los tenia inmensos, la morena eran mas pequeños, pero si con unos pezones tan grandes como la primera falange de mi dedo gordo.

Se fueron desnudando hasta que la morena se agachó y empezó a comerle el coño, agarrándola con fuerza por las nalgas, la rubia gemía y la agarraba por el pelo y tiraba de el, a la vez que echaba la cabeza para atrás cuando gritaba de placer.

Yo seguía masturbamdome sin que me vieran, hasta que se echaron en la hierba una boca arriba y la rubia dándole la espalda le puso el coño en su boca y ella se agacho para comerle el suyo, yo no podía mas estaba, super cachondo.

De repente cambiaron de posición, mientras una estaba boca arriba, la otra de rodillas con el culo en pompa le comía las tetas e iba bajando al coño para comérselo a la vez que le acariciaba el clítoris, gemía como nunca había oído disfrutar a una mujer y además hacia eco en todo el monte con sus gemidos.

No pude mas y me fui hacia la que estaba de rodillas con mi polla súper dura y sin parar ni contemplación la agarre por la cintura y se la metí entera, pego un grito de placer que retumbo en todo el monte, no se lo esperaba, seguí follandomela y ella comiéndole el coño hasta que cambio, me puse encima de de la morena y mientras me la follaba la rubia le comía las tetas a la otra y a su vez esta le comía el coño, fue increíble no podíamos parar.

Decidimos corrernos todos a la vez, así que puse las piernas de la que me estaba follando en mis hombros y arqueando mi espalda, se la metí por el culo, la rubia se puso a doblar la espalda hacia atrás hasta que apoyo las manos en el suelo haciendo el puente ante mi y me dio el chocho para chupárselo.

Estábamos como locos, se mezclaban los gritos de los tres, con los ecos, hasta que no pudimos mas y nos corrimos los tres a la vez y gritamos de placer al unisono, hasta que de repente, quedo todo en silencio.

Sobra decir que he vuelto a hacer esa ruta en bici, a veces las encontraba, otras no, o solo a una de ellas con otra amiga distinta, o ella sola y lo hacíamos y practicábamos el trio de sexo en el monte, pero nunca nos dijimos una palabra.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de trios

Deja un comentario