Trio de placer en columpio erotico

Soy una chica bastante ardiente, tanto que un hombre solo no cubre mis necesidades sexuales.

Por ello tengo a mi pareja y una  compañera  de trabajo destinados a este fin.

En mi dormitorio tengo un columpio erotico colgado del techo.

Un finde nos juntamos en mi casa los 3 para picar algo, tomar unas copas y lo que surgiera.

Ella es morena de anchas caderas, culo respingon y bonitos pechos, yo soy rubia y no me puedo quejar tampoco, el es rubio de bonitos ojos verdes y un cuerpazo de infarto.

Esa noche salimos después de cenar a tomar unas copas, para bailar un poco y ponernos a tono,  en el ultimo bar nosotras comenzamos a besarnos y rozarnos ante el, dándole a entender que era la hora de ir a casa para echar un polvo.

Ella levantaba mi escueta falda para dejar entrever mis nalgas mientras yo desabrochaba un botón mas de su camisa para besar su canalillo, el no dejaba de tirar del pantalón por la entrepierna, ya que le apretaba su enorme polla.

Rápidamente se acerco a nosotras diciéndonos lo caliente que estaba y que quería follarnos a las dos, asi que nos dirigimos a mi casa, nosotras comenzamos a jugar en el asiento de atrás camino a casa.

El veía nuestros besos y caricias por el espejo, como lamíamos nuestros pezones y tocábamos nuestros coños deseosas de sentir su polla dentro de ellos.

Llegamos a casa y el estaba tan cachondo que al llegar al portal desabrocho su pantalón para dejar salir su verga súper empalmada.

Allí mismo me arrodille para chupársela mientras ella le ofrecía sus pechos para lamerlos, estaba entusiasmado.

Subimos la escalera y nos fuimos directos al dormitorio.

El descolgó el columpio del techo para que ella se sentara, la coloco boca a bajo y yo me eche en el suelo para tocar sus pechos y lamerlos entre besos, caricias, gemidos…

El se la metió en su precioso culo, cosa que la hizo soltar un gemido de placer.

Entonces yo aprovechaba el balanceo del columpio para pasar mi lengua por su coño chorreante de placer, ella no dejaba de gemir y pedir mas, entonces me acerque a mi mesita, sacando un vibrador para meterselo, al tiempo que el le daba por detrás, yo lo metí en su coño moviendolo enérgicamente al tiempo que chupaba sus pezones.

Se corrieron los dos enseguida, el dentro de su culo y ella en mi boca ya que cuando empezó a gritar que se corría yo acerque mi boca para comérselo, al tiempo que no dejaba de mover el vibrador, Fue muy intenso.

Mientras el se daba una ducha, ella comenzó a jugar conmigo.

Estaba muy caliente de verlos follar de aquella manera, como perros en celo y los gemidos de ambos me tenían súper cachonda.

Me senté en el columpio y ella se arrodillo apoyando mis piernas en sus hombros y comenzó a comerme mi coño deseoso de correrse.

El se puso a mi cabeza para tocar mis pechos al tiempo que yo chupaba su polla lista otra vez para la acción.

Cuando estaba casi a punto de correrme, el se coloco entre mis piernas cogiéndome por las caderas, metió toda su polla dentro de mi, no pude evitar estremecerme y pedir mas y mas fuerte me gusta hasta el fondo.

Estaba tan cachonda que no dejaba de decir que me follara que me diera duro.

Ella lamia mis pechos al tiempo que masajeaba mi clítoris con mucho ritmo y fuerza, me corrí entre gemidos de placer.

El se corrió detrás de mi, sacándola para correrse en mis pechos.

Fue algo increíble, nos duchamos bromeando con el columpio y que se había estrenado bien.

Luego dormimos los 3 hasta la mañana siguiente.

Hemos usado el columpio erotico mas veces juntos o con otra gente, pero eso ya es otra historia.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de trios

Deja un comentario