Timido y solitario

Soy un chico muy timido y solitario, pero conoci una chica que por su forma de ser, de caminar, en fin por todo, me tenia como loco.

No me atrevia a decirle nada, pero me encantaba, un dia coincidimos en la despedida de soltero de un amigo mio.

La hicieron juntos, ella iba por parte de la novia, yo por parte del novio.

Hablamos durante largo rato, yo no podia dejar de mirar aquellos pechos que dejaban averiguar su escote, aquellas caderas, sus piernas y su larga melena rubia y rizada cayendo por su espalda.
Cuando me retiraba ya para casa, me ofreci a llevarla, ya que viviamos muy cerca uno del otro, me lo agradecio puesto que no llevaba coche.
Nos fuimos, pero de camino a casa se me ocurrio invitarla a tomar un cafe, ella me dijo que si, que de acuerdo, pero que preferia ir a tomarlo a mi casa.

Yo me quede con la boca abierta, parecia que no llegabamos nunca.

Una vez en casa me dispuse a preparar cafe, no me dio tiempo, me pidio poner musica y empezo a bailar delante de mi de forma muy sensual y a desabrochar su camisa ajustada, que le quedaba de muerte, al mismo tiempo que contoneaba sus caderas.

No podia creerlo, era para mi, se desnudaba para mi, ni en mis mejores sueños.

Me dispuse a levantarme del sofa, pero se acerco sentandose encima de mi, dejando sus pechos en mi cara, empeze a acariciarlos y pasar mi lengua por el borde del sujetador, ella no dejaba de mover sus caderas.

Estaba loco de ganas de follarmela alli mismo, en ese momento, pero me contuve un poco mas.

Le quite el sujetador empezando a lamer y a masajear sus pezones.

Notaba el calor de su coño sobre mi polla que ella no dejaba de rozar con sus contoneos, eso me ponia a cien.

Despues de un rato se levanto, siguio bailando quitandose su ajustada falda, dejandome admirar su hermoso culo y todo su ser.

No pude evitar levantarme empezando a besar su cuello, su espalda, sus nalgas, en fin, todos los rincones de su cuerpo.

Ella me tocaba y se rozaba contra mi, poniendome cada vez mas y mas cachondo.

Entonces se arrodillo ante mi, desabrochando mi pantalon, que gran alivio, estaba a punto de reventarlo.

La acerco a su boca empezando a chuparmela con gran destreza, no puedo describirlo, esos movimientos en circulos, esas idas y venidas de fuera a dentro de su boca…

Cuando se dio cuenta que estaba a punto de correrme, me sento en una silla de escritorio que hay en el salon, me dio la espalda colocandose encima de mi polla.

Oh!!!  Dios fue maravilloso,  sentir como estaba tan humeda, subio sus pies a las ruedas, hecho sus brazos hacia atras apoyandose en el respaldo y empezo a botar como poseida.

Yo no sabia lo que podria aguantar estaba super excitado, ella me decia “follame,damelo todo” “sobame los pechos” “asi” “asi” sigue no pares.

Ya no podia mas, la cogi con fuerza por esa cadera que movia como una diosa, empezando a follarmela con mas intensidad, no dejaba de gemir, entonces alargue mi mano para tocar su humedo coño y su excitado clitoris, al mismo tiempo que la metia y sacaba, cada vez bombeando mas fuerte, mas rapido.

Empezo a gemir con mas intensidad hasta que se corrio gritando de placer.

Yo no podia mas, nada mas terminar ella me corri yo dentro de ella, fue inolvidable, sus movimientos, sus palabras.

Nunca me habian puesto tan cachondo, jamas en la vida habia vivido alto tan espectacular y excitante a la vez, ni en mis mejores sueños.

Continuo siendo un chico timido y solitario, pero logre cumplir y vivir una experiencia erotica irrepetible.

Publicado en: Relatos de pareja Etiquetado con:

Deja un comentario