Super cachonda al ser follada duro

Soy una mujer espectacular y una gran empresaria, mi vida la he dedicado a tener una gran empresa y el poco tiempo que me queda lo dedico a cuidar mi cuerpo, no he tenido tiempo para buscar pareja y menos con mis gustos en este tema al menos, me gusta el sexo fuerte, muy fuerte que me pone super cachonda, tanto que tengo una habitación en casa montada con todo tipo de cosas como por ejemplo, el columpio, bolas chinas gigantes hechas a mi medida, un consolador de un metro de largo y muy gordo hecho por encargo, ganchos etc.

Debido a mis gustos y a que no tengo tiempo para conocer gente, cuando necesito caña de verdad llamo a una empresa que según tus gustos te traen al chico adecuado para que quedes ampliamente satisfecha y no solo eso, montan lo que quieras como si de una obra de teatro se tratara, yo suelo llamar cuando quiero mucha caña y quiero decir mucha caña, y os voy a contar como disfrute de uno de los mejores orgasmos que he tenido nunca.

Lo prepare todo para un sábado de noche, contrate a la empresa que suelo contratar, ellos se encargan de todo lo montan como si de una película se tratara, pero esta vez no les dije que quería, saben mis gustos y quería que me sorprendieran.

Estaba trabajando tarde era sábado y yo tenía que hacer mi vida normal no sabía cuando iban a actuar, era tarde y fin de semana y estaba sola en el trabajo, estaba a punto de irme a casa y por la puerta de la oficina entro un hombre encapuchado, era corpulento de ojos azules y sin mediar palabra se vino hacia mí, me agarro de los pelos, me puso boca abajo en la mesa y me pregunto donde tenía el dinero, yo no estaba asustada, sabía que era lo que yo estaba esperando y seguí el juego, le dije, no tengo dinero esto es una oficina, el enfadado me decía, eres una puta mentirosa y si no me lo das te voy a hacer daño, te he dicho que no tengo nada solo lo de mi cartera, pues vas a saber lo que es bueno tu lo has querido.

Me arranco el vestido que llevaba de un tirón y me dejo con mi tanga de puntilla y mi sujetador, me amordazo con un pañuelo y me esposo las manos a la espalda y de una bolsa de deporte saco una vara con la que empezó a acariciarme la cara diciéndome, seguro que no tienes nada? , me desabrocho el sujetador y comenzó a golpearme los pechos con la vara, primero suave y con cada golpe iba aumentando la fuerza.

Yo me estaba poniendo muy cachonda y le decía maricón, da más fuerte mi abuela, para que se cabreara y me diera más fuerte, el comenzó a darme en los pezones con fuerza y yo super cachonda le gritaba “mas, mas, mas!!!!”, se bajo los pantalones y me metió su polla dura por el coño a la vez que pasaba la vara por mi cuello y agarrándola por ambos extremos me apretaba, me decía, esto es lo que quieres puta!!!! Pues lo vas a tener zorra, te voy a reventar! yo le decía si, siiii , siiiiii, follame, me levanto y me hecho a un sofá de tres plazas que tenía en el despacho, boca arriba me abrió las piernas y comenzó a golpearme por todo el cuerpo con la vara, primero suave, empezando por los pechos y a medida que bajaba por mi abdomen mas fuerte hasta llegar a mis muslos que los golpeaba con fuerza.

De repente paro y comenzó a golpearme en el coño, suave con pequeños golpes y fue incrementando la fuerza hasta que notó que era el punto justo de placer, estaba super cachonda, le gritaba, maricón es lo único que sabes hacer?, entonces saco una bolsa de plástico y me la puso en la cabeza asfixiándome con ella y gritándome tu lo has querido puta!!!!, yo estaba sonriendo porque es un juego que me encanta pero que hay que tener cuidado, si no lo has hecho antes, pero este era un profesional, me gritaba te voy a matar zorra, a la vez que me quitaba la bolsa para coger aire y volver a ponerme la bolsa, mientras me apretaba, cogió y me metió su polla dura por mi coño y comenzó a follarme, sin dejar de asfixiarme y soltando para que cogiera aire, cada vez iba prolongando mas la asfixia y empujando sus caderas con más fuerza, estaba súper excitada, y en una de las veces que me quitaba la bolsa le decía que no querría acabar, que quería mas caña.

Él me dio la vuelta, me puso a cuatro patas en el sofá, el detrás mía de pie me metió su polla por el culo sin contemplaciones a la vez que con su cinturón me lo ponía alrededor del cuello y me apretaba con todas sus fuerzas gritándome, “me has salido una buena puta!!! vas a saber lo que es caña de verdad, saco de su bolsa un pequeño aparato Acabado en dos piezas metálicas a los lados, ni sabía que era, pero me deje llevar, sabía que había un limite marcado.

Mientras él con una mano me apretaba con el cinturón enroscado a mi cuello y me follaba por el culo empujando como un animal, me gritaba ahora vas a saber lo que es bueno maldita puta!!!, de repente puso sobre mi espalda el aparato que saco, apretó el botón que me soltó una descarga eléctrica que hizo estremecer todo mi cuerpo, no lo esperaba, pero después de la primera impresión, me puso mas cachonda aun, soltaba una descarga eléctrica fuerte, durante una décima de segundo y me excitaba mucho, te gusta zorra!!! decía él, tu lo has querido y con cada descarga notaba como su polla se ponía más dura dentro de mí, fue subiendo la intensidad de las descargas, haciéndolas con más frecuencia, está preparado para esto que te ponga cachonda como una perra, sin tu poder hacer nada, pero sin ser peligroso, yo le gritaba si, siii, siiiii, no pares, quiero correrme y el empujando con más fuerza sus caderas, para follarme todo lo adentro de mi culo que podía, apretando el cinturón justo al límite y con la pistola haciendo descargas cada vez más frecuentes y más prolongadas, llegamos los dos al orgasmo a la vez, dando unos gritos al unisonó, que si hubiera habido alguien en el edificio lo hubieran oído desde otras plantas.

El saco su polla de mi con un empalmazo impresionante, después incluso de haberme dado hasta la última gota y yo super cachonda, no sé si por lo intenso del orgasmo o porque la corriente corría por mis células todavía, quería volver a empezar pero eso os lo contare en otro momento, como acabo la noche.

Publicado en: Relatos porno duro

Deja un comentario