suegra masoquista

mi suegra creía tener el control de cualquier hombre hasta que se topo conmigo

De un acto de defensa surgió lo inesperado cuando a escasos tres meses de casado mi suegra que es una mujer sumamente dominante con sus hijos pretendió hacer lo mismo conmigo por lo que aprovechado que su hija no estaría toda esa semana en casa

Fue a decirme que tenía que hacer y que no con mi vida teniendo como respuesta un váyase al diablo y fue entonces que pretendió bofetearme golpe que esquive hábilmente pero ella no logro detener el golpe que le di de respuesta y fue tan certero que le revente la boca dejándola completamente desconcertada y no le di tiempo de reaccionar la tome del cabello y con fuertes movimientos moví en todas direcciones su cabeza al tiempo que gritaba frente a su cara que a mí me iba a respetar que yo no soy como su difunto esposo ni sus hijos a los que mantiene dominados y como no tenia respuesta de su parte en varias ocasiones le pregunte a gritos si le había quedado claro quien tiene el control en esa casa

Acto seguido la lance sobre la cama en espera de su reacción ante mi actitud agresiva la que por supuesto no tengo con mi esposa y su respuesta por un instante me dejo sin habla, hay cabron que chinga me has puesto yo pensé que ya no existen hombres que dominen a las mujeres todos los que conozco parecen niñas haciendo lo que las mujeres quieren y piden por eso soy dominante aprovechándome de ello pero tú eres distinto por tal motivo quiero pedirte que por favor finjas ser mi pareja ordenándome hacer cualquier cosa que se te ocurra y yo tenga que acatar dócilmente ya que es la más grande fantasía que tengo, lleno de morbo le ordene desnudarse por completo y el ver que estaba dudando levante mi brazo amenazando con golpearla entonces su reacción si fue rápida cubriéndose con sus brazos dice si papito ahorita me quito la ropa pero ya no me golpees mas y en cuestión de segundos quedo desnuda frente a mí que al ver su peluda vagina mi verga de inmediato se puso dura y aprovechando el dominio que tenia sobre ella me baje el pantalón y mostrándole mi erecta verga le ordene que me diera una buena chupada lo que de inmediato comenzó a hacer,

Pude notar en su rostro el placer que le provocaba chupar mi verga ya que primero paso su lengua por todo el glande luego por toda ella para liego irle tragando poco a poco hasta que toda ella estuvo dentro de su boca en ese instante llevo una mano a su peluda vagina para acariciarse y fue en ese momento que me dije a mi mismo hay pinche vieja de verdad que estas caliente solo te hacía falta un buen golpe pera que te saliera lo puta que eres y su voz me regreso a la realidad cuando dice hay papito no aguanto más estoy bien caliente ya méteme la verga no me hagas sufrir mas pero mi respuesta no fue la que ella esperaba ya que con voz imperativa le ordene callar y continuar chupando hasta que me corriera en su boca y viera como se iba a tragar hasta la última gota de mi semen y así continuo chupando entre gemidos y sin dejar de acariciarse la vagina y cuando estuve listo saque la verga de su boca la que mantuvo abierta y pude ver claramente como mis potentes chorros de semen caían dentro de ella y luego de tragarlos me mostro su boca abierta para que comprobara que en realidad se había tragado todo

Continuo chupando mi verga hasta que recobro por completo la rigidez así que procedí a clavarla pero no como ella pretendió ya que intento montarse hice que colocara sus manos en una mesa y se inclinara con las piernas bien separadas y así le fui hundiendo la verga acompañado por sus gemidos y sus suaves movimientos de caderas y después de un rato y ya bien ensartada tuve la genial idea de golpear con las palmas de mis manos sus exquisitas nalgas y no fueron golpes fuertes pero a ella eso le éxito ya que comenzó a pedir más diciendo así papi dame mas pero más fuerte y fui intensificando la fuerza de mis golpes pero ella continuaba pidiendo mas y mas a pesar de que ya sus nalgas mostraban la violencia de mis golpes y estaba por no continuar con eso cuando ella cuando ella emitió un gran gemido mientras todo su cuerpo se convulsionaba con el más grande orgasmo que había presenciado, sus fluidos bañaron mis bolas otro tanto escurría por sus piernas pero lo más abúndate caía al piso.

Ya repuestos y parados a media sala ella comenta hay cabron esta es la mejor cogida que me han dado en toda mi vida un macho como tu es lo que siempre había querido pero tú ya tienes dueña a lo que yo sabiéndome dominante le digo, que eso no te preocupe tu vas a coger conmigo cada vez que yo quiera ó ya sabes a qué atenerte así que a coger de nuevo y luego a limpiar este desastre ese día le di tres veces y la cuarta fue por el culo que por cierto mantenía virgen y le gusto tanto que una semana más tarde pidió que por ahí fuera el inicio, ha y me quedo claro que es masoquista ya que pide golpes mientas cogemos

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario