Soy el peor padre del mundo, ¿envidia?

Buenas tardes, aqui les dejo este relato. es un tanto fuerte, por lo cual sean criticos al leerlo, este relato es ficcion y espero sus comentarios sobre, si les gusto o no les gusto, y en que se pueden mejar.

que lo disfruten.

Me llamo Román, soy un mal padre y de los peores. Tengo 45 años, soy divorciado y tengo la custodia de mi única hija Giovanna de 14 años, ella es modelo desde los 11 años para los catálogos de las tiendas Chapur de Yucatán, yo soy dentista; mi hija es muy hermosa, mide 1.55, es muy delgadita, pelo largo hasta la cintura rubio, rostro perfecto, ojos azules y unas piernas hermosas, delgaditas pero hermosas, razón por la cual modela muchas minifaldas y zapatos para esa cadena de tiendas.

Yo siento mucho morbo por mi hija, pero antes no era así, mi caso es difícil de explicar porque yo he tenido relaciones con ella, pero creo que mi caso es peor que eso, y de eso es lo que les hablare, de hecho me estoy confesando ante ustedes.

Todo comenzó hace 6 meses, la fui a recoger de una sesión de fotos, y me pido que la lleve al cine, ella quería ver Percy Jackson y el ladrón del rayo, por lo cual la lleve a Plaza Galerías, ella quería ver esa película conmigo, ella tenía puesta una minifalda de mezclilla , muy corta, y zapatos de tacón alto, ella tiene la cara aun infantil pues solo tiene 14 años, pero se ve muy hermosa cuando se viste así, tan delgadita y sus lindas piernas, yo la verdad disfruto ver como muchos chicos y hombres hasta más grandes que yo se la comen con la mirada o mejor dicho se la cogen con la mirada.

Fuimos a la taquilla a hacer cola para comprar los boletos, había mucha gente porque además había en uno de los pasillos una de las famosas islas que ofrecen ofertas en celulares, y estaba un poco apretado,, mientras ella hacía cola, yo fui a comprar las palomitas, volvía yo con las palomitas y los refrescos, cuando vi a un señor más grande que yo posiblemente un camionero, pues estaba muy mal vestido, negro y tenía mala cara, que estaba justo detrás de ella en la fila, note que se tocaba su pene muy despacio y tenía mirada la mirada en mi hija, entonces saco un móvil y lo puso debajo su minifalda y comenzó a tomarle fotos, como padre debí molestarme, pero en vez de eso, sentí una sensación caliente recorriendo mi piel y todo se escuchaba lejos, mientras el sacaba foto tras foto, me quede congelado ahí con mis palomitas, una viejita me dijo ¿está usted bien? Y desperté de ese trance, me acerque a mi hija y el tipo guardo su móvil como si nada, entramos a la sala 2 del cine y comenzó la película, mientras pasaban los avances de otras películas, pude ver como este tipo se sentó, solo hasta arriba , donde nadie había sentado y nosotros estábamos más abajo donde había más gente, pero por alguna razón que aún no entendía, dejo caliente lo que este hombre le hizo a mi hija, y sin razonar si quiera, le dije a Giovanna mi hija, vamos ahí arriba, para ver mejor la película, así que no sentamos hasta arriba, en la misma fila donde estaba aquella persona, de reojo vi cómo se le quedo viendo cuando se dio cuenta que estaba ella a tan solo dos lugares de él, yo no veía la película, yo estaba tratando de poder ver la reacción de ese hombre, y vi como metía su mano en su pantalón tocándose.

Decidí ir más lejos , le dije a mi hija que iba al baño y que tardaría asegurándome que aquel me escuche, me Salí para el pasillo que lleva a los baños y luego entre pero me senté en una fila más lejos y más arriba, para ver que ocurría. De momento no pasaba nada, corrían los minutos y nada. Pronto tendría que volver a mi asiento, cuando de pronto, este señor se levantó y se sentó a lado de mi hija.

El entonces comenzó a hablarle al oído, y ella se quedó quieta, inmóvil. Yo sudaba y tenía una curiosidad de escuchar que le decía ese hombre , vi entonces con asombro que el se levantó y ella le tomo la mano y se dirigieron a la salida de la sala de cine, me eso escondí casi bajo el asiento para que no me vean, Salí con cuidado y me fui detrás de ellos se fueron por donde están los baños y por ahí hay unas bodegas y pasillos de servicio para la plomería de los baños, entre con cuidado detrás de él y allá está el basurero de los restoranes de la plaza, entraron por una puerta y junto a unas bolsas grandes de basura m escondí, ellos hablaban, no le haga nada a mi papa decía ella, muy tranquila, se le vía asustada, pero calmada, y el decía pues haras lo que desee durante estos 10 minutos y nada pasara. Yo estaba tan excitado, no podía creer lo que estaba pasando, este señor estaba intentando de abusar de mi hija y yo intentaba hacer nada para evitarlo, estaba completamente dominado por el morbo y la lujuria.

Él le dijo, acuéstate, el acomodo unas bolsas llenas de cartones y coloco un cartón grande de una caja que alguno vez contuvo un televisor plano, ella se acostó y él le abrió las piernas, ¿¿vas a violarme? Dijo ella y él le dijo algo así, es una fantasía que tengo, entonces tomo una bolsa de basura que tenía restos de comida y verduras, y saco unos tallos de apio, unas zanahorias y unos pepinillos, todos estaban el mal estado, olían mal y tenían un aspecto café desagradable, mientras los sacaba de la bolsa, estos goteaban liquido mal oliente.

¿te gustan las verduras? Y ella dijo ¿harás que me las coma?, ¡no por favor!, y el le dijo no vas a comértelas, quítate la panty y alza tu falda lo más que puedas, yo decía ¿queeeee?, pero aun asi no hice nada para evitarlo.

El tomo primero un delgado tallo de apio, y lo puso en la entrada de su ano. Ella decía por favor que no, pero el le dijo que ya sabes que le pasara a tu padre. El entonces tomo con los dedos un poco de aceite de cocina que goteaba de una de las bolsas y con su dedo lo unto en el ano de mi hija, luego empujo despacio el tallo de apio dentro de ella mientras ella se quejaba, muy despacio pero se quejaba, el le dijo ahora te duele pero veras que dentro de poco ya no, relate nena , lo haces por tu padre, el metía y sacaba el tallo de apio, despacio, haciendo que su ano se dilate, dime te duele ahora, y ella respondió muy con la voz muy baja que no, y el dijo, es hora de la una zanahoria, y tomo una zanahoria como de 10 cm, pequeña, de color zanahoria no tenía nada, estaba delgada por la punta y gruesa por el otro lado y estaba un poco blanda, en entonces le dijo ,ponte mas relajada, no querrás que te duela ¿verdad?, entonces el colocando la parte delgada en el delicado ano de mi hija, fue empujándolo, ella le dijo me duele, no entra, el lo saco y le unto saliva, ahora si entrara, el empujo ahora más firmemente, tanto que la zanahoria comenzó a romperse, pero comenzó a entrar, elle emitía leves quejidos, que sonaban a dolor, pero por ratos se escuchaban muy de fondo, como de placer.

Cuando casi entraba por completo el paro de empujar, tampoco quiero lastimarte, dijo soltando una pequeña risa, saco de ella la zanahoria, que ya estaba toda aplastada, y entonces el dijo, lo mejor viene ahora, tomo un plátano,de tamaño ´pequeño, que estaba ya casi negro y repitió la misma operación, a pesar de lo negro del plátano este estaba duro como para usarlo , el empujo el plátano que se veía como mientras estaba entrando en ella se iba deshaciendo dentro de mi hija, esta vez el empujo hasta que casi entro por completo, y finalmente entro todo, está blando y es pequeño no te pasara nada, ella estaba muda, no hablaba, tomo ,la panty de mi hija y antes de colocárselas de nuevo, se masturbo con ellas, mientras yo veía también me masturbaba y me corrí como nunca.

Cuando el también se corrió manchando las ropas de mi hija él se las coloco así como estaban, le dijo te llevare a tu lugar y no digas nada, yo Sali como, pude para que no me vean, vi que entraron a la sala del cine , y ello se sentaron como estaban antes de que me vaya, el a unos cuantos lugares de ella, me senté como si nada y le dije, perdona por tardar, pero ya vine, ella estaba desconectada como en shock, le dije oye estas bien, y unos segundos después me dijo ,Si.

Papa me quiero ir a casa, me siento mal. Entonces salimos del cine, ella en todo el camino se la paso en silencio, no decía nada.

Yo me moría de ganas de que me cuente algo, así que insistí hasta que ella me conto,

Papi cuando te fuiste al baño un hombre dijo que sabían que estabas en el baño solo y había alguien vigilándote, y el quería que me vaya con el afuera de la sala de cine, yo dije hija ¿te hicieron algo?, fingiendo asombro y enojo, y ella me dijo si, y yo le dije ¿Qué te hicieron’ y entonces detalladamente ella me platico todo.

Y ¿porque no hiciste algo?, le dije yo, papa quiero decirte algo.

Sabía que estabas mirando lo que pasaba,. Me cara de deshizo, ¡!!!ella lo sabía¡¡¡, gotas de frio sudor comenzaron a caer de mi cara, se me bajo la presión arterial de golpe, mis piernas no me respondían y comencé a sentir un frio como de tumba, recorrer mi cuerpo, mi piel se puso de gallina.

Ella guardo silencio, y luego dijo, lo supe dese que hacíamos fila, ese señor feo me tomaba fotos debajo mi falda y no lo detuviste, luego te sentaste junto a el, y me dejaste sola para que el me haga todo eso, y además estabas escondido ahí, mirando todo mientras pasaba.

Hila perdóname, por favor. Ella no decía nada, sabía que yo estaba en problemas. Hice algo muy malo, y ella dijo, te perdono, porque yo también deje que pase, se que estas bajo mucha tensión por el trabajo y por culpa de mama. Y haría todo porque te sientas bien, yo te quiero mucho padre, también se lo que le haces a mi ropa interior, cuando me la pongo puedo ver las manchas de lo que haces, y permito que pase por que se que no es por malo, es porque te sientes mal y yo tengo que hacer lo que sea para que te sientas bien.

Sentí que volvía a la vida después de casi morir de susto. Ella se me acerco y abrazo, yo se que hay algo que quieres hacer conmigo, y quiero que sepas que te lo permito.

Entonces sin decir media palabra, la tome en brazos y la lleve a mi cuarto, aun tenia puesta la misma ropa. La coloque en la cama y comencé a besarla, en la boca, ella me decía papa sigue no pares, entonces le abrí las piernas y vi su panty aun húmeda y llena del semen de aquel hombre, yo le pregunte, ¿aun esta? Yo refiriéndome al platano y ella dijo, si. Entones le dije, quiero hacerte lo mismo que él te hizo, así que me fui para afuera de la casa y entre mi basura, encontré una zanahoria, color café por los días que llevaba ahí, subí al cuarto y se la mostré, pero papa aun tengo el plátano ahí, no he ido al baño, y le dije no ahí lo colocare.

Entonces lo puse en la entrada de su vagina y asi húmedo y medio blando de la punta, empuje esa zanahoria en la vagina de mi hija. Ella se quejaba igual que antes, pero decía, papa ayyy papa, metí y saque esa zanahoria, varias veces, hasta que la hice gemir, cuando, por fin la saque de ella, la zanahoria estaba cubierta de sus flujos vaginales, estaban un poco espesos y blancos, y estaban esparcidos a lo largo de la zanahoria,.

¿Papa eso te gusta?, le dije si, pero ahora quiero darte una zanahoria de carne y leche, entonces me baje el pantalón y la ropa interior y saque mi pene que estaba bien duro y mojado por todas partes por mis fluidos pre seminales.

Le rompí la blusa y le quite la falda y la deje desnuda, le dije, soy una animal y me comportare así, me acosté sobre ella y le comencé a lamer los pechos, ella gemía muy despacito. Le lamí el cuello y las mejillas, ella solo estaba quieta dejándome hacer lo que quisiera con ella, entonces me puse entre sus piernas y le dice que me rodee la cintura con ellas, entonces se lo metí, por fin había cumplido mi sueños de cogerme a mi hija, se sentía rico, su vagina apretada, hacía que yo me moviera firmemente, mi pene se frotaba contra sus paredes vaginales, dejando en ella mis fluidos transparentes previos al semen, ella hacia mm mm papi desahoga tu furia conmigo, mientras se lo metía seguía lamiéndole la mejilla y el cuello con un animal, entonces sentí que ya me iba a venir, pero no quería que esto termine, asi que lo saque unos minutos hasta que se me pasaron las ganas y de nuevo otra vez, hace lo seguí haciendo hasta que pasaron 20 minutos y ya no pude más y expulse quien sabe cuánto semen adentro de ella, termine exhausto y ella también.

A la mañana siguiente platicamos sobre lo ocurrido, y le dije a ella que me gusta mucho exponerla al peligro de que abusen de ella, y ella le pareció que sería un buen juego, y lo hemos hecho varias veces, una vez hicimos que un instalador de cable la viole en mi propia cama y lo filmaba escondido.

Así es soy un mal padre, pero me gusta serlo, se que muchos de ustedes me tendrán envidia de no poder hacerle eso a sus hijas, pero yo si puedo.

NOTA, este relato es completamente ficción, nada de lo aquí descrito es real, solo es producto de la imaginación de un servidor. Quizás en este relato me pase un poco de exagerado, así que me gustaría saber que opinan de e, para mejorar o hacer correcciones en futuros relatos, ya que normalmente no escribo con tanto morbo, espero les haya gustado.

Desde la muy noble y muy leal ciudad de Mérida.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario