Sexo oral con mi primo

Este es mi primer relato. Mi primera vez contando mis experiencias, esta historia, paso hace muchos años.

Ubicado en la casa de mi primo, Carlos. Siempre fuimos muy amigos, su casa estaba a 10 minutos de la mía, lo cual me hacia fácil ir a visitarlo. Cuando teníamos aproximadamente 8 o 7 años, nos gustaba mostrarnos mutuamente el pene, pero solo lo tocábamos y decíamos cosas de sexo, nunca pasaba de eso. Un día, cuando teníamos 13 años, me quede a dormir en su casa, con mi hermano pequeño. Un día, tocamos el tema de sexo, masturbación y empezamos a hablar.

Eso, me calentó mucho, y quería repetir lo que paso hace años, asi que le dije: Y, te acuerdas lo que hacíamos hace años? Cuando eramos unos niños?
Lo cual me responde: Si, y creo que solo quieres ver mi pene. Cuando dice eso, se baja el pantalón, mostrando su miembro, que no estaba erecto. Me quede paralizado, no sabia que hacer, que decirle. Solo me quede tiezo. En este momento, mi tía estaba afuera y mi hermano viendo televisión en la planta baja. Lo cual teníamos la puerta del cuarto cerrada.

Me dijo que podía tocarla, y ese miembro si cambio. Poco pelo y muy, grande, aunque no estuviera erecta. Lo único que hice fue tocarle la verga, lo cual estaba poco a poco poniéndose muy dura. El me dijo que quería ver mi miembro, así que me baje muy poco el pantalón. Y me dice algo que me impacto: Quieres, quieres mamármela? Lo cual me dejo sumamente paralizado, no sabia que pensar, que decir, solo me quede sin expresiones a esperar que el hiciera algo. Se guardo su miembro, a lo que hice lo mismo y me dijo que en la noche resolveríamos eso. Jugamos un poco los videoconsola, vimos vídeos de todo tipo, fantasmas y gatos. Comimos y ya como a las 12:00 Am. Nos fuimos a dormir.

Mi hermano por su edad, se quedo dormido muy rápido, lo cual facilito toda la cosa. Mi primo y yo, nos dormimos en su cama, ya que es para dos personas, así que teníamos la oportunidad de hacer muchas cosas. Yo como no sabia que hacer, nunca le dije nada, he incluso me hice el dormido. Hasta que me susurro en el oído: Se que no estas dormido, si tienes miedo yo me encargo de esto. Diciendo eso, me tomo mi miembro por encima de la ropa, lo cual ya estaba bastante erecto y lo empezó a mover lentamente, masturbándome.

Como esto me excitaba mucho, lo único que hice fue ponerme en una posición cómoda, para que sea mas fácil el trabajo, continuo esto, hasta que estaba apunto de explotar, luego solo se metió bajo la cobija, y me bajo la pantalonera de algodón, muy delgada. Cuando sentí su mano en mi miembro, fue un placer muy grande, pero cuando metió la cabeza de mi miembro a su boca, me moría de placer. Nos paramos y nos fuimos al cuarto de mi tía, que seguía afuera.

Continuo metiendo mi miembro completo a su boca, lo único que podía hacer era aguantarme no gemir de placer. Cuando al fin, no me pude contener, eyacule en su boca. Con lo que después, me lo escupiría en el miembro, y lo chupo como una paleta para comérsela otra vez.
Al concluir eso, me dio un beso, muy apasionado, y después de esa vez, hemos hecho lo mismo en repetidas ocasiones. Fin.

Parte II viene pronto! :D

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario