Relato lesbico en el escenario

Este fin de semana me ocurrió algo que quiero contar, un relato lesbico en el escenario donde trabajo y que mejor sitio que este para contarlo.

Soy una mujer heterosexual, por lo menos eso pensaba yo hasta el momento, me gustan los hombres, pero nunca había tenido sexo con otra mujer.

Este fin de semana quede con mis amigas para salir de fiesta, lo pasamos genial, he de decir que los fines de semana bailo en un pub, por lo que os podéis imaginar que estoy bastante bien, y no tengo 20 años.

Yo a las 11 siempre tengo que dejarlas puesto que entro a las 12 y tengo que prepararme, voy muy ligera de ropa, pero me lleno de un aceite con purpurina, hace un efecto muy bonito con las luces.

Tengo una compañera nueva muy explosiva,nos toco bailar juntas para poner a cien a todo el personal.He de decir que ella tiene unos ojos grandes rasgados negros, un cuerpo que quita el hipo, su forma de bailar es espectacular, no creáis que es fácil, todos los días gimnasio y tenemos un coreografo que nos ayuda con los bailes.

Bueno salimos a la pista, una tarima que elevan una vez estamos dentro para no estar al alcance de la gente, nunca lo había hecho en compañía, siempre estaba sola, esta vez era diferente.

Comenzamos a bailar, yo llevaba un culote con un top dorado, ella el mismo conjunto en plata, botas de punta fina hasta arriba de la rodilla y antifaz, las dos tenemos largas melenas, yo pelirroja lisa, ella morena rizada que caen hasta nuestra cintura.

En el baile teníamos que rozarnos e imitar que nos enrrollabamos pero no teníamos que hacerlo, juntábamos nuestros pechos, nuestros labios, pero sin llegar a tocarnos, el efecto óptico para la gente es otro, bueno continuamos durante las 3 horas que bailamos, rozándonos, me ponía delante de ella, luego detrás, yo notaba que al final el contacto físico era cada vez mas real, no me molestaba, estaba sorprendida, pero le seguía el juego, era trabajo.

Acabamos nuestra actuación, pero todo el mundo pedía mas, nuestro jefe hablo con nosotras pidiéndonos mas tiempo, ofreció mucho dinero por hacerlo mas real, lo hablamos y decidimos hacerlo.

Yo tengo otro trabajo, me pagaba mas el por ese espectáculo que lo que gano en un mes, y ella estaba igual, así que decidimos hacerlo, total por unos besos y unas caricias….

Comenzamos de nuevo ante los aplausos de la gente cuando nos vieron de nuevo en la plataforma, nos habíamos cambiado de ropa, yo de culote rojo de cuero muy apretado con top de cremallera, medias de red y las botas, ella mismo conjunto pero en blanco.

Nos pusimos a bailar, pero fue diferente, nos besábamos de verdad, pasábamos nuestras manos por nuestros cuerpos casi desnudos, pero sin exagerar, solo eroticamente, sentía su piel caliente bajo los focos, sus jugosos labios, note que me estaba excitando, sentía un hormigueo en mis pezones, como me palpitaba mi coño totalmente depilado, con nuestro trabajo y ropa ya lo supondréis.

Seguimos largo rato, ella incluso llego a mordisquear mis nalgas cuando bailaba rozándome contra ella agarrada a la barandilla echando mi cabeza hacia atrás.

La noche fue muy larga y dura, cuando acabamos, nos posamos de la plataforma para ir a las duchas, la gente seguía pidiendo mas pero ya era hora de salir, ademas había compañeras esperando para bailar.

Nos fuimos a las duchas para quitarnos toda aquella purpurina, bronceadores, efecto oro y demás, aveces cuesta tanto que lo mismo que para ponerlo necesitas ayuda para quitarlo, por ejemplo de la espalda, le pedí me enjabonara la espalda, lo hacia con mucha suavidad, enseguida poso sus labios sobre mi cuello pasando su cálida lengua por el.

Yo lejos de protestar le seguí el juego agarre sus manos llevándoselas a mis pechos que ella no dudo en tocar sensualmente, nos dimos la vuelta poniéndonos una frente a la otra, no dejábamos de besarnos mientras pasábamos nuestras manos llenas de espuma una por el cuerpo de la otra.

Comenzó a chupar mis pezones súper erizados por la excitación, cuando ella paraba lamia yo los suyos, me daba la vuelta y mientras besaba mi espalda pasaba su mano por mi coño súper húmedo, estábamos muy cachondas las dos.

En las duchas tenemos unos bancos para sentarnos a relajarnos mientras el agua cae sobre nuestros cuerpos, me tumbo hacia atrás retiro mis labios abriendo mi coño para que el chorro de agua cayera sobre mi clítoris, era muy excitante.

Me lamia los pechos, yo estaba como loca, luego le tocaba a ella y así, cuando salimos de la ducha me agarre de las perchas del vestuario subiéndome en lo alto de un banco, ella lamia mi coño, con una de sus manos me sujetaba por las nalgas para que no me escapara, con la otra introdujo dos de sus dedos en mi coño comenzando a moverlos con mucha destreza.

En ese momento entro otra compi, que lejos de asustarse se unió al lio, mi compi seguía con mi coño en su boca chupándomelo lamiéndolo, entonces la otra lamia mis pezones sujetando mis pechos con sus manos, sacaba la lengua y los sacudía de un lado a otro para que rozaran su lengua yo no dejaba de gemir.

En poco tiempo me corrí gimiendo de placer.Nada mas acabar me tire a los pechos de la ultima que había llegado comenzando a lamerselos, la otra se acerco a mi por lo que alternaba sus pechos para lamerlos mientras estiraba mis manos para tocar sus dos coños muy húmedos y depilados como el mio, aunque me había corrido estaba súper cachonda todavía.

Me puse de rodillas, mi compi puso su pierna encima del banco yo lamia su coño metía mi lengua hasta donde podía para luego sacarla húmeda siguiendo todas sus nalgas hasta aquel culo tan tieso y volvía a su coño, a la otra le masajeaba el clítoris con mucha fuerza mientras yo lamia el coño de ella, le introducía los dedos a la que yo masajeaba el clítoris.

Era una lujuria de pechos desnudos unos contra otros y de coños chorreantes, se corrieron entre gemidos de placer las dos casi a la vez, note como caía sobre mi boca, fue increíble nunca había disfrutado tanto como ese día, luego nos duchamos para marchar para casa, pero seguíamos besándonos, tocándonos, pero era en el trabajo, llegaban las demás y paramos, no queríamos nos vieran todos, la verdad no lo habíamos pensado antes, estábamos tan cachondas que no nos importaba.

Bueno, este fue mi relato lesbico en el escenario de trabajo finalizado en los vestuarios, espero que os gustase tanto como a mi.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos Lesbicos

Deja un comentario