Relato erotico, del servicio de masajes en mi empresa

Tengo que contaros algo que me paso hace unas semanas, soy una chica separada, no he tenido suerte con los hombres, soy rubia, de pelo rizado que cae hasta mis hombros, no soy ningún bombon, pero no me quejo.

Debido a mi trabajo sufro de estrés, hace poco, la empresa puso al servicio de sus trabajadores un servicio de masajes para los trabajadores, nunca había ido, pero me sentía muy agarrotada, necesitaba relajarme y pedí una cita, el chico, el masajista, es un morenazo de ojos verdes muy atractivo y musculado, no muy alto, pero ademas muy agradable, me dio cita para el viernes a ultima hora, ya que tenia varias reuniones a las que no podía faltar.

Este es mi relato erotico del servicio de masajes

Se acabo el horrible día del viernes, súper cansada y mas agarrotada todavía, me fui a la sala de espera para recibir mi masaje.
Después de un rato esperando, salio una compañera con cara de estar genial, le pregunte y dijo que era todo un artista, que hacia tiempo no se sentía tan relajada, el me dijo que en 5 minutos entraba, allí espere, salio por la puerta y sujetándola, me invito a pasar a un cuarto pequeño, con una percha de la que colgaba una toalla y un tanga de papel.

Me dijo que cuando estuviera lista saliera y me tumbara sobre la camilla boca abajo, así lo hice en cuanto acabe, llego el, se hecho un aceite y comenzó a pasar sus fuertes manos por mi espalda, subía abriéndolas al llegar a los hombros, luego bajaba casi hasta mi culo, comento los dos hoyuelos que tengo al final de la espalda, luego comenzó con mis muslos, oh! dios, que delicia, sentía como se descargaba la tensión acumulada, de tantas horas en pie.

Comencé a notar que subía demasiado, de tal manera que casi rozaba mi coño, no me molestaba, estaba tan a gusto que no me importaba, comencé a sentirme cachonda, mis pezones se erizaban, mi depilado coño comenzaba a humedecerse, por lo que intente evitar que siguiera, para que no se diera cuenta, entonces me pidió que me pusiera boca arriba, eso fue aun peor.

Nada mas darme la vuelta, vio mis pezones erizados, por lo que me pregunto si tenia frio, yo por vergüenza, le dije que si, el muy amablemente encendió un calefactor, con el calor que hacia allí dentro, pero yo me calle, para disimular que me había puesto cachonda con los masajes.

Se volvió a echar aceite en sus manos, y comenzó a masajear mis hombros, mi cuello, pero siguió bajando, comenzando a masajear mis pechos, me quede atónita, había ido a masajes pero siempre era una chica y no me ponía cachonda, mis pezones se erizaron rápidamente, por lo que el pregunto si tenia frio todavía, esta vez conteste que no, sonrió levemente mientras apagaba el calefactor.

Siguió acariciando mis pechos, bajaba por mi abdomen, pero se puso luego a masajear mis pies, era una delicia sentir como si abandonara mi cuerpo, continuo subiendo masajeando mis piernas, cuando llegaba arriba, notaba como estiraba uno de sus dedos para tocar mi coño, tenia miedo que notara lo cachonda que estaba, pense que eran cosas mías, dejandole seguir.

Pasado un rato note como directamente tocaba mi coño, pasando su dedo de arriba a bajo, ya no podía disimular, sabia lo cachonda que estaba, no se paro, yo tampoco dije nada, solo le deje continuar.

Sujetaba los labios de mi coño, con una de sus manos, separandolos, mientras con la otra masajeaba mi clítoris agilmente, con gran rapidez, yo no dejaba de gemir como una loca, entonces estire mi mano hacia sus pantalones, sacando su dura polla, y mientras el no dejaba de tocar mi clítoris, yo comencé a lamer su polla, le pase la lengua suavemente un par de veces, para luego introducirla toda hasta el fondo, lo que hizo se le escapara un gemido de placer.

El me pidió que le chupara sus pezones y así lo hice, estábamos como locos, entonces me coloco apoyando mis pechos sobre la camilla, dándole la espalda, para penetrarme desde atrás, al tiempo que empujaba con fuerza, me cogía por los pechos y besaba mi cuello, estaba como poseído, me decía que me corriera, que no aguantara, pero yo no quería que aquello acabara, entonces me gire agachándome para chupar su polla llena de mi jugo, el sujetaba mi cabeza contra ella, para que no parara, sin dejar de tocar mis pechos, cosa que me pone muy cachonda.

Me cogió por la cintura y me tumbo en la camilla atravesada por lo que mi cabeza colgaba por el otro lado, sujeto mis piernas abiertas en alto, metiéndomela de nuevo hasta el fondo, He de decir que la penetración era muy profunda, estaba apunto de correrme, el aumentaba el ritmo, me excitaba mucho ver su torso desnudo entre mis piernas, sujetándolas abiertas para follarme de aquella forma.

No quería esperar mas, estire mi mano para estimular mi clítoris, al tiempo que el me follaba, notaba como cada vez me ponía mas y mas cachonda, inevitablemente me corrí de placer, gimiendo como nunca antes lo había hecho, había sido bestial.

Sin darme tiempo a nada, ni moverme, ni cambiar de postura, me dijo que quería follar mi culo, ver como se movían mis nalgas cuando su cuerpo tropezara contra el mio, le había excitado mucho, asi que elevo mis piernas un poco mas y me la metió sin mas reparos, comenzó a empujar gimiendo, agarrando mis caderas para llegar mas adentro, me pedía que abriera mis piernas mas, para llegar mas adentro, yo las eleve, sujetandomelas yo, dejandole todo a la vista, el gritaba así cari así, ábrete, ábrete para mi.

Seguía embistiendome como una bestia en celo, entonces la saco rápidamente, comenzando a menearsela con fuerza para correrse encima de mi abdomen.

Fue espectacular, me duche para vestirme y el se quedo recogiendo la sala, me despidió con un beso a la puerta, en ese momento me di cuenta que había sido el mejor polvo de mi vida y ni tan siquiera nos habíamos besado, fue solo eso sexo, sexo del bueno nada mas.

Sigo estresada pero no he vuelto a sus masajes, no he preguntado a mis compañeras si les paso algo parecido por vergüenza, pero me quedo con lo relajada que me fui ese dia para mi casa.

Espero que os guste mi relato erotico, del servicio de masajes de mi empresa, al que quizás vuelva a acudir, por el estrés, no por el sexo ;)

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario