Relato de sexo en el mar

Soy un chico de 32 años muy atractivo que a tenido mucho éxito con las mujeres pero un día conocí a una mujer de verdad, me sorprendió y es difícil hacerlo.

Un día de verano estaba buceando a pulmón en mi playa preferida a unos cinco metros de profundidad viendo la vida marina pero al seguir con la mirada a un pez como subía vi una mujer con un cuerpo espectacular en la superficie.

Estaba desnuda y se acariciaba los pechos mientras movía las piernas para mantenerse a flote, empezó a bajar acariciándose el culo y los muslos y empezó a acercarse a su chumino y masturbarse.

Yo empecé a empalmarme al verla, ni me acordaba de que estaba buceando, pero no pude aguantar mas sin hacer algo y subí hasta que llegue por debajo de ella y empecé a chuparle los pies, ella se asusto,supongo que pensaba que era un pez,  pero le cogí el pie con fuerza y se lo seguí chupando a la vez que le daba pequeños mordiscos, parecía gustarle, seguí subiendo por sus muslos hasta llegar a su coño, le aparte las manos y le metí la lengua sin avisar y sin contemplaciones, ella gimió y me agarro por los pelos con fuerza para apretarme contra ella para que no parara.

La agarre del culo y seguí masturbandola y fui subiendo poco a poco por su abdomen hasta llegar a sus pechos y los mordisquee, primero con suavidad y cada vez con mas fuerza, estaba supercachondo, no podía evitarlo, crei que me apartaría pero todo lo contrario, ella gritaba que no parará que se la metiera y así lo hice.

La folle sin parar, cogiéndola por el culo con mis manos y empujándola contra mi, para que entrara entera del tirón, le dije que se hiciera la muerta boca arriba para que quedara flotando y cogí aire y me metí debajo de ella, boca arriba, ella no sabía que le iba a hacer hasta que la agarre de la cintura y paralela a ella se la metí por el culo sin miramientos, lejos de que le doliera y gritara, le salio un grito sordo, como si lo hiciera hacia dentro, que me puso mas cachondo y note como se me ponía mas dura dentro de ella.

Sin darnos cuenta la marea nos fue acercando a la playa, mientras la follaba en esa posición, ella boca arriba flotando y yo debajo de ella pegado a su cuerpo aguantando la respiración y metiéndosela, hasta que una ola nos cogió y nos llevo como los surfistas, planeando sobre ella, mientras nosotros seguíamos sin poder para de follar hasta que la ola rompió en la orilla,  a la vez que los dos gritábamos como locos, porque no podíamos mas y nos corrimos al unísono, justo cuando la ola nos deposito en la arena.

No podíamos creérnoslo, a la vez que las pocas personas que había en la playa, se dieron cuenta de nuestra presencia debido a los gritos, pensando que alguien se ahogaba, pero mas lejos de la realidad, nadie se movió, parecían estatuas, no se podían creer lo que veían, dos cuerpos desnudos y unidos, que había depositado las olas.

Por suerte, la chica tenia la toalla cerca de la orilla, la cogió y tapo su cuerpo desnudo y salio corriendo, yo solo pude hacer una cosa, correr hacia el mar e irme como había llegado, desaparecí buceando.

No la volví a ver, sigo buceando en mi playa preferida y recordando el mejor polvo de mi vida y el mejor sexo en el mar.

Publicado en: Relatos de pareja

Deja un comentario