Relato de orgia en el crucero

Tengo treinta y ocho años y me considero atractivo y nunca tuve problemas para ligar, pero todas mis amistades han hecho su vida y digamos que me quede un poco solo.

Para salir y conocer a gente nueva, me comentaron de una asociación llamada (single), gente soltera, divorciada, de todas las clases sociales, etc. que se unen para hacer cosas: viajes, ir al cine o practicar algún deporte, son gente de toda España.

Me apunte a un crucero, siempre quise hacerlo y nunca tuve con quien ir, durante la cena en un gran salón con mesas redondas de diez a quince personas sucedió algo inesperado, que termino con una orgia en el crucero, a continuación os la relato.

Una mujer espectacular de mi derecha empezó a acariciarme la pierna y siguió bajando hasta llegar a mi polla yo la mire incrédulo pero la deje hacer.

Me acariciaba la polla con fuerza por encima del pantalón y yo empalmandome cada vez mas, sin saber a donde llevaría eso, sentí como otra mano me empezaba a acariciar la otra pierna, no me lo podía creer, eran gemelas la de la izquierda era su hermana y también me acariciaba.

Una de ellas me saco la polla y se agacho para chuparmela, era increíble delante de tanta gente pero nadie se sorprendió, actuaban con normalidad.

Uno de la mesa, empezó a tocarle los pechos a la que tenia al lado y así todas las mesas unos encima de la mesa, otros sentados en la silla y otros por el suelo, una de las gemelas se hecho en la mesa y se abrió de piernas para que le comiera el coño mientras que su hermana me la chupaba.

Todo el salón era una bacanal, todo el mundo follaba con todo el mundo, tríos, de cuatro en cuatro, cinco chicas con un chico, era increíble parecía una fiesta romana.

La gemela que me la estaba chupando, se sentó encima de mi polla, dándome la espalda a la vez que le comía el coño a su hermana y le acariciaba los pechos, nunca se me había puesto tan dura, ella botaba encima de mi polla como una loca rebotando sus nalgas en mi.

La cogí por la cintura, la agache para adelante contra la mesa, apoyando sus manos en la mesa, su hermana se dio la vuelta y se metió boca arriba entre los pechos de su hermana y la mesa y empezó a chupárselos, a la vez que su hermana le comía el coño húmedo, yo sin previo aviso y supercachondo se la metí por el culo, con fuerza sin parar hasta que mi cuerpo choco con sus nalgas y ella soltó un grito, mezcla placer con dolor y seguí follandomela.

Cogiéndola con una mano por el pelo largo y rubio y tirando de la cabeza hacia atrás y con la otra mano azotándole las nalgas duras como piedras, no podía estar mas cachondo así que me corrí en su culo, y su espalda, a la vez que ella gritaba, unos segundos después se corrió mientras su hermana tenia metida su lengua en su coño húmedo.

Mire a mi alrededor y solo oía gritos de placer, unos corriéndose en la boca de dos mujeres agachadas frente a sus pollas, otras gritando que no pararan, mientras dos se la estaban metiendo uno por delante y otro por el culo, otras corriéndose, mientras que otra chica no dejaba de meterle y sacarle una botella vacía de vino, después de habérsela echado por todo el cuerpo y chupado cada centímetro por donde circulaba el vino.

Otros comiéndole los pechos untados en el chocolate del postre, mientras dos chicas le comían el coño bañado de champán y un poco de merengue.

Fue increíble, nunca había visto ni vivido, nada parecido, una gran orgía en el crucero, sobra decir que el crucero duro siete días y cada día era una sorpresa, follabas en cualquier lado, con quien pillaras, aunque en ese viaje no hubo una orgía con tanta gente, como la del primer dia, pero si acudí a mas reuniones y cada vez me sorprendía mas.

En otro momento os contare que paso en otra de esas reuniones OS SORPRENDERA.

Publicado en: Orgias

Deja un comentario