Porno duro en la playa

Soy una mujer espectacular, no tengo problemas para follar con un desconocido pero me gusta la caña y el porno duro y no hay muchos hombres que sepan dármela, por ello soy muy selectiva al escoger a un hombre para acostarme con él y me de el placer que busco.

Vivo en una ciudad costera en la cual hace bastante buen tiempo la mayor parte del año y que tiene playa en la ciudad, un día salí de noche con mis amigas, lo pasamos muy bien pero ninguno de los que me entro, aunque estaban bien, no me atrajeron sexualmente, ya casi al amanecer y visto como estaba el tema, me fui a casa dejando a mis amigas de fiesta, fui caminando por el paseo marítimo para ver el mar y la playa, mi sorpresa fue vislumbrar en la oscuridad unas sombras que se movían muy juntas, parecían las de dos personas, pero no sabría decir de que sexo cada una de ellas, la curiosidad me hizo acercarme a ver lo que era y vi a un hombre de rodillas en la arena con una chica a cuatro patas delante de el dándole la espalda, me quede de piedra, no me moví, el estaba follandola de una manera brutal agarrándola por las caderas y empujando una y otra vez cada vez con más fuerza, era el porno duro que me gusta, ella gritaba de placer con cada embestida y le pedía a gritos, follame!!! follame mas fuerte!!!!.

El la agarro de su larga melena y dándole azotes en las nalgas con la otra mano y empujando como un bestia le decía, te gusta así zorra!! Te voy a reventar!! Si eso es lo que me te gusta puta, pues vas a tenerlo, ella se volvía loca con cada embestida y azote y le pidió que se la metiera por el culo, el se puso de pie y flexiono las piernas y metió su gran polla en su culo sin miramientos, ella cada vez gritaba mas y sus gritos me ponían mas cachonda a mí.

yo quería que me hiciera lo mismo, pero no podía dejar de mirar, ella fue agachando sus caderas, a la vez que el la acompañaba sin sacar su polla de dentro de ella, hasta llegar a estar estirados en la arena el encima de ella con la polla dentro de su culo y con el agua llegando a la barbilla de la chica ya que estaba subiendo la marea, el empujaba agarrándose a la arena húmeda y mordiéndole la oreja con fuerza y el cuello, como si de un lobo se tratara fuera de sí, ella gritaba una mezcla de dolor y placer cuando él la cogió por la cabeza y se la hundió en el agua durante unos segundos sin dejar de follársela.

Yo me quede de piedra, era justo lo que a mí me gusta, pero ella no lo esperaba, iba a intervenir pero en ese momento le levanto la cabeza del agua y ella gritaba siii siiiii siiiiii!!!!!!no pares follarme mas, yo sorprendida pero cachondisima comencé a masturbarme, sin acercarme para que no me vieran aunque deseaba unirme a ellos, comencé a acariciarme los pechos pero al oír los gritos de ella tuve que meterme los dedos en mi coño húmedo, cambiaron de postura y ella se puso de rodillas ante el que sentado en la arena con las piernas abiertas y la polla apuntando hacia el cielo de lo dura que estaba Ella comenzó a chupársela como una posesa metiéndosela toda en la boca y parando alguna vez en la punta para darle unos mordiscos, primero suavemente pero cada vez se lo hacía con más fuerza hasta que el daba unos gritos de absoluto placer.

La cogía por la cabeza y le decía que no parara que mordiera más fuerte, yo sorprendida porque se la mordía ya tan fuerte que le hizo una pequeña herida que sangraba, pero lejos de parar ella me sorprendió cuándo cogió y comenzó a darle puñetazos en los huevos con cierta fuerza, el soltaba unos gritos de placer y decirle que le diera más fuerte que le estaba volviendo loco, ella visto que le daban carta blanca y que le gustaba no se corto y le daba sin compasión y con cada puñetazo en sus huevos y masturbándolo al mismo tiempo con la otra mano le decía así te gusta!!te gusta cabrón, el gritaba que siii no pares y ella dándole con toda su fuerza el gritaba que se iba a correr pero ella no lo dejaba apretándole la polla para que no se corriera mientras le seguía dando puñetazos.

Yo estaba tan cachonda que no pude hacer para contenerme y me corrí con los dedos dentro de mi, ella le gritaba que no le iba a permitir correrse que quería que lo hiciera dentro de ella, así que ella se hecho boca arriba y el poniéndose encima de ella se la metió sin contemplación de lo cachondo que estaba y empujando como un bestia que parecía que la desgarraba con cada embestida y los dos gritando de placer el le decía que se lo iba a dar todo pero antes de correrse él le cogió por la cabeza y se la hundió en el agua ya que la marea iba subiendo cada vez mas y había ya un palmo de agua, sin dejar de follarla a los pocos segundos le levantaba la cabeza y le gritaba “te gusta esto eh puta!!!” y cogiéndola por el cuello la volvía a introducir en el agua prolongando el tiempo antes de sacarla y seguir diciéndole , se que te gusta puta eres una buena zorra!!!!!. Ella solo podía gemir entre bocanada de aire y bocanada de aire siiii siiiii no pares córrete.

Cuando ya estaban en el éxtasis los dos él se corrió dentro de ella mientras seguía con la cabeza en el agua, ella al notar como se lo estaba dando todo, también se corrió, fue increíble para ellos y para mi, era el hombre que buscaba, así que me acerque a ellos y lejos de que les molestara me presente y hablamos para quedar un día los tres y probar algo mas cañero, tener una sesión juntos de porno duro como a mi me gusta, esto fue hace un par de meses y hemos tenido unos cuantos encuentros de muy buen sexo duro, pero os lo contare en otro momento.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos porno duro

Deja un comentario