Placer en el camping

relatos eroticos

Este verano me ocurrió algo no puedo dejar de recordar y aunque no he hablado a nadie de ello, aprovecho para contarlo aquí.

Un día estando de fiesta 4 amigos, 2 chicos y 2 chicas, decidimos irnos un fin de semana de camping, nos llevábamos muy bien y criamos que nos lo pasaríamos muy bien.

Lo preparamos todo y decidimos marchar, lo pasamos genial, piscina con juegos en el agua de forma inocente.

Cenamos en el restaurante y luego el café en la cafetería del camping, tan entretenidos estábamos que ni nos dimos cuenta que mi amiga y el otro chico faltaban, nos tomamos otra consumición y viendo que no aparecían nos dirigimos a las tiendas de campaña.

Me dirigí a mi tienda y vi que mi amiga no estaba, espere a que el llegase del baño para decírselo, pero en ese momento de la tienda del otro chico que estaba pegada empezaron a sonar jadeos y gemidos, por lo que nos quedamos charlando un rato.

Como parecía que aquello iba a continuar decidimos echarnos los 2 en mi tienda, nos echamos y nos dimos las buenas noches, pasado un rato, sentí un beso en la frente y al abrir los ojos, estaba apoyada en su pecho abrazando tu torso y él había pasado su brazo por debajo de mi cuello, tocándome la espalda.

No me atrevía ni a moverme, pero levante la mirada y el con su mano levanto mi barbilla y me beso, ese beso llevo a otros y pase mi mano por debajo de la parte superior de su pijama y empecé a tocarle el pecho y la espalda y a apretar mi cuerpo contra el suyo.

Con una delicadeza no muy usual, siguió besándome y metió su mano debajo de mi pijama y empezó a acariciarme los pechos y besar mi cuello, nos quitamos la parte superior del pijama el uno al otro, sentía sus cálidas manos tocar mi piel con una inmensa ternura, que lo tumbe boca arriba y empecé a descender besando su cuerpo, hasta llegar a su polla totalmente erecta, tire de su pantalón y deje asomar aquella preciosidad, dura y erecta como un palo, empecé a acariciarla a la vez que le pasaba mi lengua de arriba abajo, para luego introducirla entera en mi boca, el se estremeció mientras seguía tocándome mis pechos.

Me levanto para besarme y me senté sobre él mientras me besaba y comía mis pechos y pezones, nuestros sexos se rozaban, ya no oíamos a nuestros amigos, solo nuestros jadeos.

Entrelazábamos nuestras manos al besarnos para luego volver a acariciarnos lentamente, era fantástico.

La excitación iba en aumento, me tumbo boca arriba y comenzó a besar todo mi cuerpo hasta llegar a mi pantalón el cual me quito delicadamente, separo mis piernas y empezó a pasar su cálida lengua por mi coño, en ese momento completamente húmedo de excitación, con un ritmo increíble, más lento, mas rápido, justo sabía lo que hacer en cada momento para arrancarme cada gemido de placer.

Cuando ya no podía aguantar más le pedí que me follara le quería dentro de mí, se acerco lentamente y no hizo falta nada mas, su polla entro sola, fue excitante sentirla tan cálida y dura dentro de mí, entonces le abrace y comencé a besarle y chupar sus pezones.

Me pidió que me pusiera de lado dándole la espalda y me penetro de nuevo por atrás, cogiéndome mis pechos y acariciando mi clítoris, estaba tan húmeda y excitada que se dio cuenta de que estaba a punto de llegar al orgasmo, que me susurro al oído mientras me basaba la oreja que me corriera, le pedí que aumentar el ritmo, gimiendo y estremeciéndome de placer hasta que llego mi orgasmo.

Me pidió que se la chupara de nuevo, que le había gustado mucho, me acerque lentamente y empecé a chupársela al mismo tiempo que le masturbaba, el se disponía a apartarse para no correrse en mi boca, lo cogí por las nalgas para darle a entender que no me importaba, entonces me que cogió por la cabeza y empezó a moverse metiéndola y sacándola de mi boca a un ritmo frenético mientras le masajeaba sus testículos.

Me pidió que no parara, así lo hice, le lleve al límite, en el momento que note sus convulsiones antes de correrse, no me aparte, me trague aquel jugo suyo caliente, no se perdió ni una gota, me separe de él dándole una última chupada y un beso muy tierno en su glande.

M e abrazo y dándome un beso, me dijo que había sido fantástico, nadie se la había chupado de esa manera, que había sido una mamada increíble, nos abrazamos y dormimos pegados un al otro toda la noche.

Fue un fin de semana increíble, ahí encontré al hombre de mi vida, le quiero con locura, nunca había coincidido tan bien con nadie en la cama, estoy encantada.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja Etiquetado con: ,

Deja un comentario