Penetrada al unisono por dos pollas

El fin de semana pasado hizo bueno y mis amigas y yo nos fuimos a una zona de recreo, al lado de un pequeño bosque a hacer una parrillada y pasar el día, éramos diez y preparamos costillas y por supuesto ensaladas, al lado nuestro, en una parrilla cercana, un grupo de chicos habían tenido la misma idea y pronto empezó el coqueteo entre unos y otros, algunas estaban comprometidas o casadas, otras no, pero todas jugueteamos con ellos, de vez en cuando usaban la excusa de que se les había olvidado algo para venir a pedírnoslo, una vez que acabamos de comer todos, ellos se pusieron a jugar a distintos juegos, unos a palas, otros a fútbol, etc, varios de ellos nos invitaron a participar y algunas se apuntaron.

Yo decidí ir a dar un paseo por el pequeño bosque del que estábamos rodeados, era precioso y lo prefería, no estaba por la labor de ligar, para mi sorpresa me encontré con varios de los chicos del grupo que habían tenido la misma idea que yo, pronto entablamos conversación, ellos habían estado más veces allí y me dijeron que los acompañara, que me iban a enseñar sitios preciosos.

Al poco de ir con ellos, después de pasar unos árboles frondosos se despejo y vimos un estanque inmenso con patos y otros animales y una pequeña cascada, era precioso, ellos rápidamente se desnudaron y se metieron en el agua y me dijeron que hiciera lo mismo, yo hice lo mismo, estuvimos jugando un rato, hasta que uno desapareció de mi vista, al poco note como algo me tocaba las piernas y me las abría, era el chico buceando, creí que quería pasar por debajo, pero al abrirlas note como me comía el coño, Yo di un pequeño grito y el chico que estaba a mi lado me dijo que me relajara que iba a gustarme, me metió la lengua hasta el fondo y la movía de una manera espectacular.

Al mismo tiempo, el otro chico se acerco a mí y comenzó a besarme y agarrándome del cuello no me dejaba separarme, pero no era mi intención hacerlo, besaba espectacularmente, mientras el otro a la vez que me comía el coño me metió el dedo por el culo, estaba ya muy cachonda, cogí la cabeza del que me besaba y se la baje hasta mis pechos grandes para que me los chupara, quería sentir sus pollas dentro de mí, así que salimos del agua y en la orilla, entre la hierba, uno se hecho boca arriba, yo me puse de rodillas sobre su cara, agachándome hasta que en mi boca se metió toda su polla carnosa y comencé a hacerle la mejor mamada de su vida, se la chupaba hasta llegar a sus huevos, los cuales empecé a acariciar con la mano, el me agarro rodeando con sus brazos mis piernas y comenzó a chuparme mi coño, metiéndome la lengua hasta llegar a tocarme el punto g y estimularlo como jamás imagine.

El otro se puso detrás mía a la altura de la cabeza de su amigo, me cogió por las caderas y flexionando sus piernas levemente me metió su inmensa polla por mi culo y comenzó a follarme como un animal, empujando mis caderas contra el haciendo notar su polla como entraba dentro de mi hasta el fondo, era increíble notar la lengua de uno dentro de mi coño a la vez que el otro me la metía por el culo, era pronto para correrse, así que cambiamos de postura, me tumbe yo en el suelo boca arriba, mientras uno de ellos se ponía entre mis piernas y me metía su polla una y otra vez, el otro se ponía sobre mi cara de rodillas para que me metiera los huevos en la boca y empecé a chupárselos sacándomelos y metiéndomelos una y otra vez de mi boca, a la vez que le masturbaba agarrándole con fuerza su polla y machacándosela con fuerza y subiendo el ritmo.

Estábamos todos gimiendo como animales de placer queríamos follar de todas las posturas posibles y que no acabara hasta que no pudiéramos mas y así extender el tiempo del orgasmo, cuando estábamos todos a punto de corremos paramos y cambiamos de postura, yo antes de correrme quería probar una cosa y al comentárselo a los dos accedieron a hacer la postura y correrse, mi fantasía siempre fue ser penetrada al unisono por dos pollas, uno por el coño a la vez que el otro me follara mi culo y se corrieran dentro de mí al unisonó, así que yo me eche de costado frente a uno de ellos, con mi pierna sobre su costado y el agarrándome por mis caderas pegado a mi me metió su polla una y otra vez cada vez con más fuerza y rapidez, ansioso por correrse dentro de mí, el otro se puso también de costado pero a mi espalda agarrándome los pechos y metiéndome su enorme polla por mi culo ansioso de ella, comenzó a metérmela entera embistiendo como un animal fuera de sí.

Era increíble, estaba a punto de correrme, pero no quería que mi sueño de ser penetrada al unisono por dos pollas acabara tan pronto, así que aguante un poco notando como sus dos pollas chocaban dentro de mi cada vez que coincidían embistiendo a la vez, lejos de parar yo les gritaba que me follaran mas y mas fuerte, que quería que me reventaran por dentro y ellos empujando como locos mas y mas fuerte y mas y mas rápido hasta que los tres estábamos al límite, les dije que quería que me lo dieran todo sin parar de empujar, así lo hicieron, los tres gritamos de placer a la vez al corrernos al unisono sin dejar de movernos para soltar hasta la última gota.

Fue increíble nunca había sentido un orgasmo tan profundo y extenso en mi vida, nos vestimos y volvimos donde todos los demás y vimos como no habían perdido el tiempo, se habían montado una orgía entre todos, pero os lo cuento otro día, además os puedo asegurar que no disfrutaron tanto como yo de un orgasmo tan intenso y placentero al cumplirse mi fantasía de ser penetrada al unisono por dos pollas dentro de mí a la vez.

Publicado en: Relatos de trios

Deja un comentario