pase de ser señora respetable a puta caliente

Soy señora casada de 35 años me llamo sofia, estoy todavia de buen ver, tengo nalgas firmes y paraditas, piernas torneadas, cara bonita pero mi gran orgullo son mis tetas grandes y redondas, me calienta mucho cuando voy caminando por la calle como todos voltean a ver mis grandes tetas como se bambolean al caminar

Resulta que ultimamente habia andado muy caliente, pues mi esposo esta enfermo de diabetes y eso a afectado nuestra sexualidad, pues ya no se le para la verga y ya no me atiende sexualmente, y pues yo todavia estoy joven y apetecible y no me hago a la idea de pasar el resto de mi vida en esa situacion, esos son mis pensamientos cada que mi esposo se va a trabajar y yo llevo a los niños a la escuela y me quedo sola en casa, doy rienda suelta a mi calentura y me pongo a fantasear que soy cojida por enormes vergas y me masturbo alcanzando orgasmos tan intensos, me masturbo muy seguido aveces diario hasta que mi rajita queda inchada, siempre me habia conformado con eso, habia fantaseado con otros hombres pero nadamas, nunca paso por mi mente el serle infiel a mi esposo, yo soy una señora muy respetable, en donde vivimos todos los vecinos me tienen en muy buen consepto de señora intachable, hasta que un dia los vecinos de a lado contrataron a dos jovencitos de 20 y 23 años para que pintaran su casa, y como su casa es de dos plantas ellos pintaban la planta alta por la parte exterior, que da al patio de mi casa

Ese dia yo desconocia la presencia de esos jovenes y despues de mi masturbada matutina, sali al patio totalmente desnuda, nadamas traia las bragas puestas, con mis grandes senos al aire, sali a quitar una ropa del tendedero, y no se me ocurrio voltear hacia arriba ya que la casa de a lado nadamas se ve la barda alta, no imaginaba que era observada por aquel par de muchachos que estaban subidos en una escalera haciendo su trabajo, de repente como que me senti observada y volteo y me encuentro con aquel par que no decian nada pero me veian con lujuria, no despegaban los ojos de mis grandes tetas, yo me puse roja de verguenza y corri al interior de la casa mientras corria mis tetas rebotaban y ellos no perdian detalle, entre y estaba muy apenada, pero el saber que esos chiquillos me miraron con tanto morbo me calento y me volvi a masturbar, mas tarde ya con la mente lujuriosa sali al patio nuevamente con el pretexto de lavar algo de ropa en el lavadero, pero lo que queria era que me admirarar de nuevo, me puse un short cortito y una blusa de tela delgadita sin sosten y sali algo nerviosa con mi cesto de ropa, al verme me saludaron y pidieron disculpas, yo les dije que no se preocuparan que fue mi culpa, siguieron en su trabajo y yo a lavar la ropa y al hacerlo quedaba de frente a ellos y yo sin sosten y con los movimientos de mi cuerpo al lavar sentia mis tetas como bailaban al compas de la lavada, yo hacia como que los ignoraba pero sentia su mirada penetrante, cuando enjuagaba la ropa me empinaba dandoles un panorama de mi mis nalgas, sentia mi raja escurriendo, estaba tan caliente al saber que estaba calentando a aquel par de chiquillos, los pezones se me pararon y se pusieron duritos y como “accidentalmente” se mojo mi blusa y se me pego al cuerpo se notaban mis pezones obscuros que hacian contraste con lo blanco de la blusa

Tarde mas de una hora dandoles espectaculo que de plano dejaron de trabajar para estarme admirando, de ninguna manera era mi intencion hacer nada con ellos masque calentarlos, cuando termine me arrime a la barda muy cerca de ellos y les dije que les estaba quedando muy bonito su trabajo, que iba a platicar con mi esposo a ver si se animaba a que nos pintaran nuestra casa tambien, que ya le hacia falta una manita de pintura, dijeron que si que estaban a mis ordenes para lo que quisiera, me meti a la casa bien caliente y me puse a espiarlos desde una ventana muy cerca de donde estaban sin que ellos me vieran y escuche los comentarios que hacian de mis tetas y que los habia dejado con la verga bien parada, escuche que uno le decia al otro “esta señora anda caliente y nos esta dando entrada” y el otro decia “si creo que si, te fijaste como se le movian sus tetotas?” “si se le movian bien rico, yo con gusto me la cojeria, siempre he deseado cojerme a una mujer con unas tetotas asi” “yo tambien, que señora tan mas buenota” escuche toda su conversacion y mientras lo hacia tenia los dedos enterrados en mi raja y me ensalive otro dedo y me lo meti en el culo, ese dia en la noche le dije a mi esposo que la casa de los vecinos estaba quedando muy bonita que deveriamos pintar la nuestra tambien, aprovechando que estaban esos pintores, lo analizo un poco y dijo que estaba bien, y el mismo fue a hablar con ellos para ponerse de acuerdo con el precio y preguntarles cuanto se iban a tardar en pintar toda la casa, dijeron que mas o menos en una semana la pintaban toda pero teniamos que esperar unos dias en lo que terminaban con los vecinos, cerraron el trato, y yo en esos dias que faltaban estaba muy caliente y nerviosa, pues pensaba que los dias que estuvieran trabajando en mi casa los iba a poner muy calientes, realmente nadamas tenia pensado hacer eso, llego la fecha y hay estaban en mi casa moviendo los muebles para poder trabajar y yo sola con ellos, premeditadamente habia escojido mi ropa para esos dias, ropa que dejaba poco a la imaginacion, que resaltaba todos mis atributos

Asi anduve toda la mañana exibiendome aparentando que todo era muy normal, pero ellos me veian ya descaradamente, y uno de ellos me dijo asi abiertamente que le gustaban mis tetotas y que sabian que andaba caliente y que por eso los provocaba y que estaban dispuestos a calmar mi calentura, sin que nadie se enterara que eran muy discretos, yo que creia tener el control de las cosas y no me esperaba una propocicion asi tan abierta no supe que decir pero senti como se mojaba mi vagina al escucharlo y pense” porque no, nadie tiene porque enterarse” yo tan desatendida y tan ganosa de verga, tenia enfrente de mi la ocacion perfecta para calmar mis ansias, pense en mi marido que estaba a punto de serle infiel, pero tambien pense”creo que me merezco echarme una canita al aire” siempre he sido buena esposa pero la calentura es cabrona y mas cabrona la que se la aguanta, y les dije “esta bien acepto pero con los dos juntos, vi como debajo de sus pantalones empezaba a crecer un bulto que se me hizo agua la boca, me desnude y ellos tambien, lo que mas les atraia eran mis tetotas, me las empezaron a chupar cada uno en cada teta, me hacian gemir de placer y yo en cada mano tenia una verga las cuales masturbaba suavemente, que duras estaban sus vergas mi raja chorreaba, los acoste juntos en la cama y les mame la verga a los dos, mamaba una y luego la otra, tambien los masturbe con mis tetas y les embarraba las tetas por todo el cuerpo, me puse de a perrito y uno de ellos me comenzo a cojer mientra mamaba la verga del otro

Luego cambiaban posiciones, no se cuantos orgasmos tuve, tanto tiempo anelando tener una vergota enterrada y ahora tenia dos, me sentia una puta caliente ansiosa de verga, recoste a uno y me ensarte en su verga poniendole las tetas en su boca y al otro le dije “anda que esperas, metemela en el culo” se acomodo apunto su verga en mi culo y me penetro, que delicia estar siendo penetrada por los dos lados, la pocicion era un poco incomoda pero nadamas se acoplaron bien, y me empezaron a dar la cojida de mi vida, sus vergas eran como pistones engrasados, que taladraban brutalmente mi raja y culo a la vez, hasta llore del placer que me estaban dando y termine en un orgasmo que casi hace que me desmaye, y ellos me llenaron de leche en mis dos calientes agujeros, quedamos los tres rendidos, me meti a bañar y les dije a ellos que tambien se bañaran, yo apenas me iba a vestir cuando ya estaban otravez con la verga bien parada y me volvieron a cojer nuevamente, y yo muy complaciente pues sabia que talvez no iba a tener otra oportunidad asi que quise aprovechar al maximo su estadia en mi casa y asi me estuvieron cojiendo diario, el trabajo que iba a durar una semana se extendio a dos semanas, las cuales fueron las mas maravillosas de mi vida

Cuando terminaron le dije a mi esposo que habian echo muy buen trabajo que se merecian una buena propina y asi lo hizo, yo quede de acuerdo con ellos para que me visitaran de vez en cuando con mucho cuidado que no los fueran a ver los vecinos y asi lo hacen, de vez en cuando van a mi casa y me dejan bien cojida, el haberle sido infiel a mi esposo desperto a la puta que llevo dentro ya que desde entonces cuando hay alguien que me gusta me lo cojo, ya me he cojido al maestro de la escuela de mis hijos, al de la carniceria y hasta al jefe del trabajo de mi esposo y a infinidad de hombres mas, claro sin que el cornudo de mi esposo lo sepa y pase de ser una señora respetable a ser una puta caliente, espero que les agrade mi relato el cual es real, si les gusto voy a seguir escribiendo mas relatos

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario