PAPÁ MI GRAN AMANTE

Hola mi nombre es Jessica y tengo 20 años soy de Medellín, Colombia. Viví con mi madre hasta los 15 años. Ella decidió casarse de nuevo y no me la llevaba bien con el nuevo amor de mamá, por lo que decidí irme a vivir con papá.

El es un hombre muy serio, actualmente tiene 40 años, se conserva muy bien para tener 40. La convivencia con papá era normal, el trabajaba prácticamente en la casa administrando sus negocios, yo estudiaba la secundaria.

La historia sexual con papá comenzó a los pocos meses de estar viviendo con el. En una ocasión el se estaba duchando y como el otro baño estaba en reparación yo no aguante las ganas que tenia de hacer pipi y le pedí el favor a papi de dejarme entra en el mismo baño, el no le vio problema porque la ducha estaba separada por otra puerta de vidrio oscuro. Me senté a hacer pipi y pude ver por entre el cristal la silueta de papa desnudo. No sé porque pero en ese instante al ver la sombra del pene de papi mis pezones se endurecieron y sentí cosquillitas en mi chochita. Hasta ese momento yo era virgen, pues mi madre era bastante sobre protectora y no me dejaba tener novios, sin embargo yo había tenido 2 pero solo me bese con ellos. De vez en cuando veía películas porno o paginas x en internet, me tocaba, pero hasta ahí.

En cierta ocasión el autobús del colegio se vio involucrado en un accidente de tránsito, varios compañeros del colegio sufrimos heridas muy graves. Yo tuve que estar casi dos semanas en el hospital y para colmo con ambas manos enyesadas de arriba abajo, lo que me impedía moverlas y utilizarlas.
Durante la estadía en el hospital todo era tranquilo, una enfermera me ayudaba en mi aseo y lo que necesitaba.

Cuando Salí del hospital papa quiso contratar a una enfermera para mi cuidado pero yo me negué, pues el ya había pagado una gran suma de dinero para mi hospitalización.

El me ayudaba a darme la comida, vestirme, me bañaba, y me ayudaba a ir al sanitario, lo hacia sin renegar y muy juicioso. Como pase tanto tiempo en la clínica mi chochita ya estaba algo peludita y eso me incomodaba un poco, le pedí a papá rasurarme y accedió como siempre a ayudarme. Me senté en el sanitario abriendo mis piernas, vestida solo de la cintura hacia arriba, papá hacia su labor muy juicioso, para facilitar lo que hacia en ocasiones tomaba mis labios vaginales y los separaba con sus dedos. El estaba sentado en el suelo. De pronto mire su entrepierna y pude notar que tenía una leve erección, el al ver que lo descubrí me ofreció disculpas y yo le dije que tranquilo, que era normal, que el era un hombre y estaba tocando las partes intimas de una mujer, que no se preocupara porque yo también estaba excitada y le dije que mirara mis pechos, se podía ver sobre mi blusa mis duros pezones. El se sonrojo, yo me agache un poco y le di un beso en la mejilla diciéndole: solo tu me has visto desnuda papá, solo tu me has tocado allá. El siguió en su labor y en medio de tocada y tocada no pude evitar y me vine llenando los dedos de papá con mis jugos, el me miro y al verme apenada me dijo: ahora eres tu la que debe estar tranquila hija, es más saben ricos y lamio sus dedos. Eso me excito más y le dije:
Es la primera vez que me corro y me encanto. El me dijo: pero somos padre e hija eso no esta bien, yo solo le dije: has de cuenta que en este momento no soy tu hija. Al escuchar esto acerco su boca a mi chocha recién rasurada y me comenzó a lamer, yo me sentía en las nubes, con delicadeza el metía uno de sus dedos en mi rajita, me encantaba estaba muy excitada al punto de volver a dejar salir mis jugos esta vez en la boca de papá.
Ahora yo quiero mimarte papi, me puse de rodillas y le pedí que sacara su miembro que ya estaba muy duro, lo acerco a mi boca y yo le dije: tenme paciencia porque es la primera vez que lo hare, el me tomo por detrás de mi cabeza y acerco mi boca a su pene, poco a poco lo mamaba escuchando los gemidos de papá, luego de un rato de saborear esa dura y deliciosa verga lleno mi boca de leche deliciosa y calientica. Nunca había sentido algo tan rico.

Papá me ayudo a ponerme de pie y me cargo hasta la habitación, me quito mi blusa y sostén y quede completamente desnuda para papá. Me recostó en la cama y comenzó a chupar mis tetas grandes para mi edad, yo no podía creer tanto placer. Ahora te voy a hacer mía me dijo y abriendo mis piernas puso su chimbo en la entrada de mi vagina, poco a poco la fue metiendo cambiando el dolor inicial por un placer estupendo.

Papa metía y sacaba su deliciosa verga una y otra vez y de nuevo sentí mis fluidos salir, papá saco su verga y lleno mis tetas de leche.
Me limpio mis tetas y se recostó a mi lado, luego nos bañamos juntos y dormimos en la misma cama desnudos.

Nos prometimos que esa no sería la última vez y así fue y yo le prometí que así como el había roto mi chocha también lo haría con mi culito.

Yo ya he tenido dos novios más, con ambos he tenido sexo pero ningún amante como papá. Pronto les contare cuando rompió mi culo y de una orgia con mi mejor amiga.

Besos húmedos para todos y todas.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario