paja anal en el escritorio

Quisiera contarles este caliente relato que experimente una tarde en mi trabajo de oficina. Estaba muy cachondo ya de ver porno, de escuchar como gemian esas putas y esos travas cuando lo cogian por el culo, deseaba enormemente tener aprisionado en mi orto un choto asi de grande y caliente, fruncia el culo para morder y sentir el hilo dental de la tanguita que me habia puesto un rato antes para sentirme mas femenina y deseada, mientras no dejaba de observar como se retorcian de placer con cada culiada que se daban en esas paginas de la web. Antes de cerrar, y ya al quedarme solo me propuse la loca idea de no irme sin antes no darle placer a mi cola ya que a gritos me pedia ser perforada por lo que tenga a manos, asi que saliva de por medio agarre un felpon negro y lo lleve a la entrada de mi agujerito y me empece a sentar lentamente para sentir como daba paso mis anillos a ese pequeño pero no rico intruso que me empezaba a dominar por completo. Asi lo tuve todo adentro, corri la mano y me sente despacio en la silla para mover de esa forma mis caderas hacia adelante y hacia atras mientras que con mis musculos anales lo mordia como queriendo partirlo y aprisionarlo en mi ser,- mmmmmm,- ahhhhhhhh, que rica sensacion estar asi, sentir eso dentro de uno, latia mi culito virgen, mis palpitaciones se agitaban, mi lechita salia de a poquito de mi choto que parecia ya explotar y mi culo pedia mas y mas, sabia que esta vez no acabaria por ahi y tambien teneia que terminar rapido ya que podria entrar alguien en la oficina, tome mi pingo con las dos manos y lo paje fuertemente mientras daba pequeños saltitos gritando y retorciendome hasta llegar a un rico e intenso orgasmo llenando de semen caliente mis manos y llevando a mi boca dedo por dedo a saborear la miel que derramo mi sexo. Quede aturdido y relajado pero sentia que queria mas, sentia que mi cola aun me podia dar mas placer asi que empece a planear para otro momento la oportunidad de auto-culiarme y sentirme una verdadera y caliente puta que le encanta entregar el culo al sexo y al placer.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario