Dándole por el chocho y el culo a mamá

Que rico se le veían los labios de su pepa chupando la licra, claro, después tocaría el turno a mi polla.

Mi nombre es Rodrigo, y debo decirles que me la jugué todo o nada con las nalgotas de mi mamá.

Yo como hombre lanzo miradas furtivas a las nalguitas de las mujeres culoncitas que me rodean, incluso familiares pero solo me recreo la pupila. Nunca he pensado en siquiera planear seducirlas.

Pero esta vez era diferente, mi novia me había dejado hace ya mas de 6 meses y ni las pajas me sacaban las ganas. Para colmo me difamó y toda la escuela sabía sus mentiras.

Así pasaron los meses mas y mas caliente, incluso mejoré mis calificaciones, porque en algo debía entretenerme y las pajas en lugar de ayudarme me deprimían. Un día los maestros hicieron sus famosas “juntas” y salimos temprano de la escuela. Si alguno de ustedes ha pasado por una sequía sexual sabrán que uno se pone de mal humor y le molesta hasta que le den la hora.

Me fui a mi casa y la respuesta estaba ahí: mi madre. En licras negras, con una blusita rosa bien pegadita haciendo Yoga. Simplemente imaginen a una hembra pelirroja, de poco mas de 1.70 bien torneada y nalgona con una boca de mamaverga con el culo en pompa a centímetros de ti.

Si, esa era mi madre, aquella yegua bien culona con las piernas estiraditas en V, enseñando sus labios vaginales que se le marcaban en la licra.

-Hola bebe, llegaste muy temprano, no hubo clases?

Y ahí seguía, primero agachada esperando que se la enterraran y luego paraba bien las nalgas cuando se estiraba con las manos hacia arriba.

-Ehh, si, no hubo clases. -le dije. -Bueno mijo, pues descansa un poco. -me dijo.

La tenía durísima, que cruel era tener esa yegua y no montarla. Como me daba envidia mi padre, que diario se debía echar sus rapidines con tremendo culo.

Me pasé toda la tarde pensando como me la iba a culear, era inhumano no poder penetrar ese chocho aunque fuera de mi madre. La recordaba empinadita con esos labios pidiendo una mamadita.

Así que también hice uso del bendito internet y descubrí que no andaba tan mal como creía. No solo encontré relatos, también encontré confesiones de tipos que se follaron a su madre. Y de todo un poco me hice un instructivo.

A la mañana siguiente debía aplicar el paso 1: mostrarle a mama que su hijito ya sabia que los niños no venían por correo.

Me levanté en boxer con una erección total y como los uso pegaditos se me marcaba el paquete a la perfección sin parecer obsceno.

Mama se levantó con unos jeans de mezclilla pegaditos y una camisa d manga larga roja pero que dejaba ver sus generosas tetas, al verme, bueno, al ver mi paquete porque ni a los ojos me vio, se quedó sin habla. Primero lo miraba con los ojos bien abiertos como platos y después su labor de madre dominó a la hembra caliente porque me dijo. -hijo por favor, tápate esa cosa. -lo decía sin apartar su mirada de mi paquete pero con el seño fruncido.

-mira mamá, los hombres tenemos erecciones matutinas y no es por que queramos ok? Ten respeto de mi, mamá. Las mujeres y tu incluida andan marcando sus pechos -no iba a decir tetas verdad?- y sus nalgotas todo el día y acaso alguien les llama obscenas? -me hice el ofendido y me fui jeje-

Paso 2: todo salió bien en el paso anterior, ahora mamá había contemplado el pedazo que me cargaba y pude explicar mi erección sin salir mal intencionado. Lo siguiente era ganar intimidad con mamá.
El plan consistía en tener una conversación sobre sexo.

Al día siguiente saludé a mi madre como todos los días. Esta vez traía unas licras color canela que le marcaban exquisitamente sus redondas nalgas, además de una camisa de tirantes blanca que si antes marcaba sus tetas, ahora parecían mas grandes y gordas, en definitiva era muy sugerente. Y tenía unas sandalias que la hacían ver putísima, además de su cabello en coleta.

-mama tengo una pregunta, estoy muy preocupado, pero no se si deba hacertela a ti o a papá
-de que se trata hijo?
-de sexo
-pues si yo no lo sé, le preguntas a tu padre, dime cuál es tu duda, no lo hiciste sin condón o si?

-no mamá, no es eso. Mi duda es si a las mujeres les gustan largas o gordas.
-jajaja hijo que pregunta me haces? El tamaño no importa -me dijo pícaramente.
-al juzgar por lo de ayer la tienes gorda jajaja

Me excité al escuchar que mamá estaba poniendo de su parte

-pues no sé hijo, las mujeres tenemos diferentes gustos. A ti como te gustan las mujeres? Nalgonas como tu mami o flaquitas como tus amigas

-pues nalgonas como mi mami
-pues a mi me gustan las pollas gordas como la de mi hijo… Aunque lo importante también es lo duras que estén.

Con mamá haciendo de su parte me salté unos pasos. Yo estaba ya caliente y supongo que mamá igual, no tenía corte en mirarme a los ojos.

Todo esto lo hablábamos mientras estábamos en la mesa, de pronto con su pie me empezó a acariciar la pantorrilla izquierda. Yo me dejé hacer y con la pierna derecha ayudé a su pie desde su hermoso tobillo a subir un poco más, no la iba a obligar así que la coloqué en mi muslo. Si ella quería sobarme la verga, tendría que buscarla. No decíamos nada ya, ahora estaba el silencio y de pronto:

-Que calor hace no hijo?
-Yo diría que el clima está húmedo mamá. -Apartó su pie y se paró, juraría que ahora estaba levantando el culo, se le veían mas grandes.

Por hoy mi plan había finalizado. Mañana seria otro día.
Dejé mi excitación de lado y me fui a ver la televisión. No pasó mucho tiempo y mamá apareció igual que hace rato pero ahora descalza.

-Te molesta si pongo el DVD y practico yoga? Estoy un poco tensa hijo.
-No, ya me iba
-Si quieres quedate -dijo mientras jalaba su pierna hacia atrás, haciendo palanca con sus magníficas nalgas. Enseguida comprendí que es lo que realmente quería.

-Hijo, quiero saber si hago correctamente los movimientos, ya me aprendí la rutina pero a veces me falla la postura. Le voy a dar la espalda a la televisión y me dices si los hago igual?

-Claro mamá, yo te ayudo.
Me puse cómodo. Enseguida mamá empezó a realizar su programa. No pasó mucho tiempo hasta que se puso inclinada hacia adelante, las tetas casi se le salían. Se veían exquisitas, redondas y muy grandes. Le colgaban como esperando una succión.

-Mamá, levanta un poco el cuello y saca el pecho, lo haces muy bajo.

Mamá sonrió y lo hizo. Me recreé mucho con sus tetas pero muy poco con su culo, apenas lo veía pues apuntaba al televisor y ni podía pararme en calidad de examinador, vería mi erección y esta vez no había como justificarlo. Obviamente aun no sabía lo que se venía.

-Hay hijo, creo que me estiré de más, puedes revisar mi cuello? -le iba a decir que se diera vuelta así me levantaría y no vería mi erección pero ocurrió algo mejor.

Sin más se sentó sobre mi regazo. -Aquí hijo- y señaló una parte de su cuello, pero mientras lo hacía se reclinó hacia atrás y me dio un sobón increíble. Fingí examinarla y le di el visto bueno -y si las molestias persisten te pongo una inyección- le dije empujando mi pelvis, nos echamos a reír y se alejó contoneando su trasero muy lentamente. Me dijo que ahorita regresaba, que quería ver televisión y se iba a poner cómoda.

A su regreso la noté exactamente igual hasta que miré su entrepierna, qué gusto, la boca se me hizo agua al mirar que sus labios vaginales se estaban comiendo la licra, se marcaban de forma maravillosa. Era obvio que se había quitado la ropa interior. Mamá no ocultaba su sonrisa y si quería polla, tendría polla.

-Me puedo sentar contigo bebé? Hace un poco de frío.
-Claro mamá, ponte delante de mi.
-Pero pega quitate tus zapatos y pega tus pies a los míos hijo.

Mientras fingíamos mirar televisión, estábamos acoplados en forma de cucharita, le empece a acariciar lentamente el cabello, luego bajé por sus hombros hasta llegar a su muslo derecho.

-Hijo, podrías sobarme el muslo? Se me acalambró un poco.

Y así lo hice, pero mientras le acariciaba, poco a poco comencé a restregar mi bulto en su trasero. Yo estaba excitadísimo, simplemente estábamos calentando para la sesión de sexo que venía, yo por mi parte ya estaba lubricando y ella imagino que igual.

Mientras movía de atrás hacia adelante mi pelvis, ella echó la cabeza hacia atrás y se dejó consentir al tiempo que me echaba su cola también.

Ante eso ya había dejado de mover mi mano y la dejé posada en su muslo y ella de repente me la empezó a acariciar y a guiarla hacia su cola. La sensación de acariciar algo tan redondo, tan bien formado, uffff, sabía que serian dos muros difíciles para mi ariete de carne, pero estaba dispuesto a entrar a lo más profundo.

Inmediatamente la dejé de acariciar, me bajé el pantalón, el slip y liberé mi polla que de un latigazo se estrelló en su culo: la guerra había comenzado. Mamá empezó a acariciarme la polla.

-Y esta vela tan grande hijo? Todavía no es mi cumpleaños corazón, pero puedo soplarla? -dijo jadeando.
-Claro que sí, espera un segundo.

Me levanté y mi verga estaba hinchada como nunca, mamá se dio la vuelta quedando boca arriba y yo me puse encima de ella, dejando a la altura de su boca mi larga polla.

-Sssssss, que rico palo mi niño -dijo mientras me lo acariciaba y de un bocado se lo metió a la boca, creí que pararía pero no, se lo zampó todo. Yo iba a retirar mi pene pero ella me sujetó de las nalgas y empezó a lengüetear todo mi tronco sin sacarselo hasta que después de casi un minuto lo liberó.

-Mmmmm, sabes rico hijo
-No mamá, tu la chupas muy rico, se ve que te gusta mamar no?
-Huy! Soy culpable querido.
-Ponte boca abajo, ya no aguanto sin metertela.
-Tienes condones bebé?
-No, después lo solucionamos pero ahora no es el momento de pensar.

Mamá se puso boca abajo y paró las nalgas, se veía exquisito y yo se la iba a meter, le bajé su licra y le acaricie su raja para sentir si ya estaba lista y vaya que lo estaba, era un caldo de jugos abajo. Mamá se retorció cuando le acaricié l pepa así que seguí jugando con ella, le separé sus nalgas y le empecé a dar lengüetazos

-No pares mi amor!! Méteme los dedos!! Sí, sí!!

De repente le di una nalgada, creí que se molestaría pero gimió como loca cuando se la di. Mamá ya no hablaba, solo jadeaba con los ojos cerrados.

-Ahh ahhh, penétrame, necesito sentir tu palo dentro hijo, por favor, ya métemela!!

-Quieres que te la meta?
-Ahh, sí bebé, lléname, follame, cogeme, hazme lo que quieras pero ya clávame tu verga en mi coño!!

De una sola estocada se la metí, entró sin problemas y el calor que sentí fue indescriptible, todo ese placer, nunca había cogido un coño tan rico, dicen que todas las mujeres son iguales de abajo… pues no es cierto.
Me aferré a su cintura y la empecé a penetrar violentamente, mamá solo gemía y se acariciaba la cabeza de placer.

-Te gusta mamá? -le dije sin dejar de moverme en su interior.
-Ya no me llames mamá, dime putita, zorra, ramera o lo que quieras, tu mamá se ha ido, ahora soy tu perra y necesito que me montes como tal.

Mamá se paró sin aviso y me aventó hacia atrás, juntó sus piernas y puso su culo en pompa, se abrió las nalgas y me dijo -por el culo, cogeme bien rico papi, si? por favor.- Increíble, me estaba ofreciendo su culo. Me acerqué a ella y puse la punta en su entrada, se veía muy pequeño, no la habíamos dilatado siquiera, cuando de pronto mamá empezó a abrir y cerrar su orificio anal, sin duda tenía experiencia.

-Pues hay te va mi garrote, puta, se ve que te encanta por el culo no?
-Si papi, méteme tu cosota, y cogeme por ser tan puta. Me encanta que me hagan cagar para adentro.

Se la empecé a meter y esta vez no fue tan fácil, pero se sentía mejor, mas apretado, podía sentir como iba entrando a su cueva más rica.

-ahhh, que apretada estas perra- mamá tenía la cabeza aplastada en el sillón y lo sujetaba con fuerza. Se la saqué y le tomé del cabello -te estoy hablando puta- mientras de una se la dejaba ir toda, su cara se convirtió en una delicia cuando se la clave toda, sin duda mi madre disfrutaba como una puta y me encantaba mirarla cuando su cara de descomponía de placer con cada embestida en su culo. Todo iba de lujo hasta que empezó a oler a mierda, así que aceleré mi ritmo y me vine dentro de ella. A mamá le corrían unas lagrimas acompañadas de una sonrisa, vaya puta estaba hecha, se le
Iba la vida en follar por el culo. Después de correrme me quedé un rato sobre su espalda.

Yo había tenido una de las mejores cogidas con nada menos que mi madre.

Publicado en: Relatos porno

Lupita, mi hermana, con mis amigos en el monte

Mi bisexualidad y la calentura de mi hermana nos llevaron a conocer el sexo sin límites

Lupita, mi hermana, con mis amigos en el monte

Mis andanzas con mi caliente y complaciente hermana, en uno de tantos sucesos en los cuales damos rienda suelta a nuestros deseos sexuales.

Mi hermana, Lupita, tenía una actividad sexual desenfrenada, era, y es, muy caliente, se iba con amigos al monte, por donde vivíamos había un enorme monte y unos campos de cultivo, el cual estaba cercado y delimitado por el caño de las aguas negras, a donde casi nadie se atrevía a pasar, porque había un señor que cuidaba el lugar y era de muy malas pulgas, así, todos y todas, porque también iban chicas, nos quedábamos en lo que era el monte, antes de caer la noche nos íbamos a nuestras casas, bueno, algunos…

En una ocasión que andaba yo más caliente que de costumbre, me puse las pantaletas de mi hermana, un brassier, las copas las rellené con dos pantaletas de ella y me salía dar la vuelta al centro, pues no había ninguno de mis amigos por la colonia, ya en otras veces había hecho eso, pero siempre regresaba igual; muy excitado y sin haber conseguido quien me cogiera. Esa tarde fue diferente, pues encontré a un amigo; el primero que me había penetrado. Platicamos de tonterías y después él me dijo que si me gustaría que me cogiera, ya se imaginarán, con lo caliente que estaba le dije que sí. Me invitó a los baños, pero yo no quise ir, le pedí que mejor fuéramos al monte que está cerca de mi casa y aceptó. Llegamos al lugar, le dije que nos fuéramos a un lugar discreto, porque alguien podría vernos, aunque ya estaba por oscurecer.

Nos fuimos a la orilla de un camino, justo donde delimitan los sembradíos y el monte, sabía, o al menos eso creía, que allí nadie nos miraría, pues desde donde estábamos veíamos el camino y alcanzaríamos a ver si alguien se acercaba, además pasaría a unos 20 metros de nosotros, con escondernos estaría resuelto el problema. Por el lado del sembradío nadie nos miraría, pues el señor que cuidaba ya para entonces se debía haber ido, pues por lo regular lo hacía como a las 5 de la tarde, así las cosas era el lugar perfecto.

Se desabrochó el pantalón y lo bajó hasta las rodillas, junto con la trusa, vi esa hermosa verga que tanto me había gustado y que había sido la primera que había entrado en mi ano, bajé la cabeza y comencé a mamársela. Luego de un rato me dijo que me pusiera para cogerme, le bajé el pantalón pero antes me quité la chamarra holgada que traía y se llevó una sorpresa; traía una playera ombliguera y brassier, se entusiasmó y me estuvo acariciando mis tetitas de hombre.

Se excitó cuando vio que traía puesto un biquini, no me lo quitó, lo hizo a un lado y comenzó a tratar de meterme su verga, yo me acomodé, empinado, apoyado en el tronco de un árbol y por fin logró meterla (aquí voy hacer una aclaración, aunque ya se la había mamado antes y me había cogido, solo había sido una vez y fue cuando me desquintó.

Pero me desilusioné cando sentí sus fuertes espasmos y muy rápidos jadeos; estaba terminando, me echó su tibia leche, pero yo apenas comenzaba a ponerme más cachondo.

El muy cabrón me la sacó y dijo; “bueno pues se acabó, ahí nos vemos”, se limpió la verga con su pañuelo, lo tiró y se fue, me dejó solo ahí, aún bien “prendido”

Yo me iba a masturbar y escuché unos ruidos y volví la vista a los sembradíos, allí estaba dos hombres y me miraban atentamente, yo no supe que hacer, al mismo tiempo quería subirme el pantalón y ponerme la chamarra, ellos comenzaron acercarse a donde estaba, yo estaba aterrado.

Sobre el caño de las aguas negras está un tubo metálico, grande, por donde pasa el agua a los sembradíos, yo estaba cerca del tubo y sabía que de quererlo, ellos llegarían a donde yo me encontraba, con suma facilidad. Con los pantalones a las rodillas no podría correr, mi situación era en verdad preocupante para mí. Los dos se dirigieron al tubo y sin dificultad lo pasaron, me calmé un poco al ver que su actitud era amigable.

Me saludaron bien, como amigos, luego me preguntaron que qué mala onda de mi amigo, de haberse ido y dejarme allí, yo no sabía que contestar, estaba asustado, nervioso pues. Me dijeron que no me preocupara, que eran buena onda y que solo querían platicar un poco conmigo, dijeron que habían visto todo.

A mí me dio vergüenza, pero ellos se seguían comportando muy buena onda, me preguntaron que dónde vivía, mi edad (tenía 16 años), total les mentí en cuanto a dónde vivía.

Charlamos unos minutos y fue entonces cuando uno de ellos me dijo que si no quería tener sexo con ellos, yo ya estaba calmado y evaluaba la situación, si decía que no probablemente se disgustaran y por la fuerza me lo hicieran y quien sabe cómo la pasaría.

De cualquier manera sabía que no tenía alternativa así es que accedí. Nos fuimos al sembradío y allí cogí con los dos, les mamé el pene a los dos, luego se turnaron para cogerme mientras yo le chupaba la verga a uno de ellos. Fueron dos palos o dos eyaculaciones que cada uno de ellos tuvo.

Al final yo me masturbé, lo hice con el biquini que traía puesto. Los chicos se extrañaron porque traía esas prendas y me preguntaron que de quién era, yo les dije la verdad, se miraron sorprendidos y luego me preguntaron que si tenía una hermana igual de caliente que yo, les respondí que sí y fui más allá, les dije que si querían la podría llevar con ellos y lo comprobarían.

Platicamos un buen rato y ellos insistían en que no creían que yo fuera a llevar a mi hermana con ellos, yo les dije que si lo haría. Nos pusimos de acuerdo. La llevaría el siguiente sábado al monte, para que la vieran y ella los viera, porque si a ella no le pasaban ellos entonces yo no la forzaría. Estuvieron de acuerdo. Sería a las 5 de la tarde.

Me fui a casa y en una oportunidad que tuve le comenté a mi hermana lo de los chicos esos, a ella, como yo lo imaginaba, le gustó la idea y estuvo de acuerdo en ir el sábado para conocerlos, en el monte.

El sábado nos fuimos al lugar previamente indicado, ella llevaba un short blanco, ajustado, y una playera, estuvimos con unos amigos y amigas, divirtiéndonos en los árboles.

De pronto vi a los dos chicos que se acercaban, se detuvieron cerca de donde estábamos y le hice una seña a mi hermana y otra a ellos, se acercaron a nosotros y nos saludaron. Vi que a mi hermana no le desagradaron.

Platicamos un rato, nos pusimos de acuerdo, iríamos a las 8 de la noche, pero entraríamos por donde está el pozo del agua, porque si cruzábamos el monte alguien podría vernos.

Nos regresamos a casa y poco antes de las 8 nos salimos, dijimos a mi madre que íbamos por unos apuntes de la escuela con un compañero. Llegamos y allí estaban ellos, pasamos por entre unos árboles y arbustos hasta el sembradío. Nos llevaron hasta una choza, de troncos y ramas, lejos, ahora sí, de cualquier mirada indiscreta.

Ninguno se atrevía a dar el primer paso, fue uno de los chicos quien se separó un poco del camino para orinar y ella se me acercó y me dijo; ya comenzamos, o hasta que horas?”.

Le dije que se acercara para que se la viera y ella lo hizo, se acercó a donde estaba el chico y se le quedó viendo directamente a la verga.

.- ¿Te gusta?, si quieres puedes tocarla.

.- ¡Claro!, todo, todo eso me voy a comer?.

.- Eso espero mi reyna, a ver si eres como no dijo tu hermano.

La abrazaron y comenzaron a besarle en la boca y el cuello, mientras le apretaban sus pequeños senos. La llevaron luego a una pequeña choza que tenían donde guardaban algunas cosas de labranza.

Allí la desnudaron, le quitaron su pequeño short y su playerita ombliguera, luego ellos también se quitaron la ropa y comenzaron a acariciarle todo su lindo cuerpecito.

Uno de los chicos se bajó a mamarle la vagina mientras al otro ella comenzó a mamarle la verga, yo no me quedé atrás y al que le mamaba la vagina se la comencé a mamar, ella ya no gemía casi gritaba, suplicaba se la cogieran. Solita se puso de perrita y uno de los chicos se puso detrás de ella, le acomodó la verga en la vagina y se la dejó ir, ella casi gritaba: ¡Así, así, dale más fuerte, más, más, maaassssss!.

Mientras el otro chico le lamía los senos y yo le metía un dedo en el culo, ella estaba frenética, se movía como poseída pedía, exigía; ¡todos, quiero verga de todos, leche de todos! .

Mientras su cogedor se movía con más fuerza y yo le dejaba ir ya dos dedos en el ano y el otro le mordisqueaba los senos. Veía fascinado como entraba y salía el miembro del chico por la vagina de mi hermana.

Le pedí que parara un momento, que la sacara, lo hizo y aproveché para mamársela. Los jugos de mi hermana sabían deliciosos, siempre me han gustado, luego puse a trabajar mi lengua, le lamía su vagina, hice juguetear mi lengua en esa zona.

Lupita casi gritaba de placer. Luego me quité y dejé que el chico continuara con el mete y saca. No tardó en terminar, le arrojó su buena dosis de semen en la vagina. Cuando el chico se retiró siguió el otro. Le acomodó su tranca en la vagina y comenzó con lentos movimientos, luego arreció, ante los largos gemidos de mi hermana, que evidenciaban que había tenido otro orgasmo. Luego éste también acabó en la vagina.

Cuando él se salió, ella se volteó, y se sentó sobre un tronco. Me acerqué para ahora hacer lo mío, mi delicia, ella ya sabía que hacer; abrió las piernas y acerqué mi rostro su sexo, con la lengua comencé a limpiarle el semen, confundido con sus jugos vaginales, ella continuaba excitada, de decía; ¡Así, así, que rico lo haces José Luis, sabes cómo me gusta esto! .

Seguí con mi trabajo y ocurrió lo de casi siempre; Tuvo un orgasmo en mi boca, rico como todos los que tiene. Habían pasado pocos minutos y ya los chicos estaban listos para continuar, pero ella, como hermanita amorosa y comprensiva pretextó que quería descansar un poco y propuso que ahora me cogieran a mí.

Los chicos, igual que siempre, se portaron a la altura y uno de ellos me puso la verga en la boca y comencé a mamársela, luego el otro se acomodó por detrás y me penetró, luego de un rato cambiaron posiciones y el chico a quien se lo mamaba ahora me penetraba y al otro se lo mamaba, previamente se había limpiado con agua y un pañuelo el miembro.

Luego se acercó mi hermana y dijo; bueno, ya descansé, vamos a seguir , dejaron de atenderme para irse con ella; Se portaron muy bien atendiendo a mi hermano y solo por eso voy a dejar que me lo hagan por atrás .

Uno de los chicos se acostó boca arriba y ella se subió encima de él, se acomodó la verga en la entrada del ano y poco a poco se fue sentando. Su rostro reflejaba toda la calentura del momento, mientras el otro chico le ponía la verga en la boca y ella mamaba con gran delicia, yo no me quedé atrás, me acerqué a ella y luego de mamarle los senos me bajé hasta su vaginita y se la mamé.

De nuevo sus gritos, sus prolongados gemidos. Finalmente el que la tenía ensartada terminó, ella se levantó y de inmediato el otro chico ocupó el lugar de su compañero y de la misma forma mi hermana se volvió a montar, era una escena de lo más caliente.

Luego de gritos y orgasmos de mi hermana él terminó, ella se levantó y yo me acerqué a ella, para lo mío; mamarle su panochita, saborear la leche que le habían echado, luego me pasé a su culito, también para dejárselo limpiecito.

Nos vestimos y nos acompañaron a salir del monte, para que no fuéramos a tener algún encuentro imprevisto y tal vez ¿desagradable?. Jajaja.

Llegamos a casa y ella estaba feliz, satisfecha de esa pequeña orgía y, me dijo, le gustó bastante, con la promesa de que volviéramos otro día a visitarlos, para repetirlo.

Publicado en: Relatos porno

Una niña calenturienta

Hola amigos voy a contarles una experiencia que me ocurrió poco después de casarme. yo me describiré soy alto, dicen que bien parecido, con una complexión atlética por que siempre he practicado mucho deporte, ella una niña de 11 años delgadita con unas incipientes tetitas y por lo visto con las hormonas muy alteradas……

Hola amigos, esto me ocurrió cuando yo tenia 25 años, hacia dos a los que me había casado y tenia una hija en aquel entonces de un año.
Teníamos unos vecinos con los que teníamos muy buena relación. Ella era modista y trabajaba en su casa y él era camionero aunque solo hacia repartos locales en la ciudad por lo que siempre estaba en casa para dormir; tenían una hija de 11 años una niña muy alegre y muy cariñosa pero que salía poco de casa pues ya que sus amigas no eran del barrio y sus padres no la dejaban salir sola.

Por motivos que todos entenderéis, no voy a decir su nombre le llamaremos a partir de ahora Diana.
Un día nos llamo su madre que Diana quería ir a ver a nuestra hija y jugar un poco con ella, a lo que le dijimos que si, que no había problema, al momento, sonó el timbre de la puerta y fui a abrir , era Diana muy sonriente, me saludo y entro para la sala donde estaba mi hija sentada en el suelo jugando con sus cosas, yo me senté en el sofá y ella se tiro en el suelo con la niña, que la quería mucho y se pusieron a jugar.

Yo mientras sentado estaba leyendo el periódico y escuchando música, las sentía trastear y reírse, de ves en cuando sin apartar el periódico les echaba un vistazo, mas que nada para que no se fueran a hacer daño, pero también notaba que Diana jugaba con mi hija pero que no quitaba ojo de mi persona, no le di importancia y seguí a lo mio.
En un momento dado mi esposa entro al salón y me dijo que iba a salir que tenia que ir a la oficina a resolver uso tramites que le habían quedado pendientes, por lo que me pidió que cuidara de la niña y de su amiga Diana, yo asentí, y le dije que fuera tranquila que no tenia nada que hacer además me encetaba cuidar a mi niña a la que adoraba.

Mi esposa se fue y yo seguí leyendo el periódico, al poco Diana se sentó a mi lado y empezó a hablarme, que le gustaba mucho estar con mi hija, pero al mismo tiempo ponía su mano en mi brazo que por ser verano estaba con manga corta y la camisa desabrochada, no le hice caso a ese detalle, pero cada vez se pegaba mas a mi, mi hija seguía con sus juguetes, viendo lo que Diana hacia y teniendo en cuenta que a pesar de sus 11 años estaba muy bien, ya empezaba a tener sus formitas, sus incipientes tetitas ya se empezaban a notar marcadas en su camiseta blanca y ajustada y que sus despertar sexual estaba empezando, ,me levante y me fui a la terraza a fumar un cigarrillo, no tardo mucho en acompañarme, como tenia confianza me pasaba la mano por la cintura abrazándome apretándose contra mi, le dije que no fuera picotera que estuviera quieta que me dejara fumar el cigarrillo, a lo que hizo caso omiso riéndose y restregándose aun mas contra mi; termine en cigarro y me fui hacia el salón ella salió delante de mi, pero tropezó con el fondo del marco de la puerta y si no la detengo si habría lastimado; El caso es que al ir detrás de ella para detener su caída la pase mis mano por delante de su pecho para sujetarla, cosa que conseguí, pero mis manos quedaron a la altura de sus tetitas, estaban blanditas y suaves hice intención de quitarlas pero ella se dejo ir hacia delante por lo que no puede soltarla para que no cayera.

Me di cuenta que era lo que estaba buscando asique la sujete bien y la lleve al sofá, la deje en el y yo me fui al servicio, al regresar me volví a sentar y entonces ya de forma descarada volvió a repagarse a mi, abrazándome y jugueteando a hacerme cosquillas, yo intentaba no tocarla pero no me quedaba mas remedio que hacerlo para apartarla, en una de esas se sentó encima de mi riendo e intentando sacarme las cosquillas de mi cintura, Diana tenia puesta una camiseta de tirantes blanca ajustada que le marcaba sus formas y una faldita por encima de la rodilla, cruzada con una abertura, en su intento por acercarse lo mas posible se le abrió la falda dejando al aire sus piernas largas y bien formadas, en ese momento me empecé a excitar, mientras ella seguía jugando conmigo y cada vez abrazándome mas fuere.

En lugar de tratar de apartarla la deje y puse mi mano en su pierna, esperando que ella la apartaría, pero no fue así, no solo no la parto si no que se asentó mejor encima de mi y las abrió un poco por lo que no era difícil acariciar aquellos muslos apretados y suaves, mi verga ya estaba empezando a alterarse, se me estaba poniendo dura, cosa que al estar sentada encima de mi tuvo que notar porque cada vez poco a poco se iba asentando mas encima de ella por lo que cada vez se me ponía mas dura y me excitaba mas, yo pensando que era una niña retire mi mano de aquellas piernas preciosas y me quede quieto pero ella no hizo lo posible para pegar su pierna a mi mano otra vez, intento morderme una oreja por lo que se me abalanzo sobre mi pegando sus tetitas a mi pecho y restregando su cara con la mía en un movimiento para evitar que me mordiera su boca quedo pegada a la mía, en ese momento ella en lugar de apartarla y seguir su juego se quedo quiera, yo ya no podía mas y no quería lastimarla asique sin darle importancia aparte mi cara con calma y entonces Diana siguió jugando y ante mi asombro cogió mi Mano y la volvió a poner entre sus piernas, yo estaba ya sofocado por la calentura que aquella criatura me estaba metiendo al cuerpo asique empecé a acariciar aquellas hermosas piernas de piel suave y excitante visión, llegado a ese punto me depuse a disfrutar de sus piernas desnudas recorriéndolas de la rodilla a la ingle a medida que mi mano se acercaba a su entre pierna ella las abría ya con descaro, había dejado los juegos y se había abandonado recostada en mi pecho mientras metía su mano por dentro de la camisa.

Yo ya no podía mas en una de las caricias bordee su braguita que ya estaba muy mojada, ,metí los dedos por debajo de ella y toque su chochito caliente al hacerlo se estremeció y me abrazo con mas fuerza, seguí pasándole el dedo por su rajita y masajeando su clítoris estaba empapada le metí el dedo en su vagina y de pronto empezó a estremecerse y a respirar agitada, estaba teniendo un orgasmo que la hacia temblar todo el cuerpo como si tuviera convulsiones le coloque la braguita que había apartado y le tape las piernas la senté en el sofá y yo me levante al baño, me tuve que masturbar porque ya no aguantaba con la inflamación de mi Berga no quise hacerle nada mas, porque en aquel momento la habría penetrado y habría disfrutado de esa vaginita apretada y caliente, pero por un lado no quería meterme con ella porque era una niña, muy calentorra eso si, pero una niña al fin y al cavo y por otro lado estaba mi hija que aunque estaba a sus juguetes tampoco era plan de ir a mallores.

Asique después de so ella se dijo que se iba, la acompañe a la salida y al despedirse me dijo mañana vuelvo otro rato y me plato un beso en la boca antes de salir.
Ese fue una primera experiencia de otras muchas por las que pase con ella que iré cantando poco a poco porque es mucho para una solo relato.
Espero que les haya gustado si es así en breve seguiré contándoles.

Publicado en: Relatoseroticos

Pasando de madre e hija a mujer y mujer

Me recosté boca arriba y abrí las piernas, mi mamacita hermosa empezó nuevamente a hacerme un rico sexo oral, seguramente para lubricar más, chupaba y chupaba mi clítoris, lo recorría rico, pasando la punta de la lengua en él, era algo riquisimo. Luego me preguntó que si estaba lista y yo le respondí que si. Sentí como puso la punta del juguete en la entrada de mi vagina, poquito a poquito empezó a empujar, yo sentía como se iba abriendo mu conchita, era algo molesto, pero el hecho de saber quien lo estaba abriendo me excitaba mucho.

Hola, soy Ana Gaby, soy de una Ciudad al norte de México y esta es mi historia, de como un amor madre e hija, se convirtió en placer mujer-mujer.

Mi madre, de nombre Alma, se casó muy jovencita con mi papá, Antonio, salió embarazada de mi a los 14 años recién cumplidos, de hecho, me platica que le hicieron una cena de 15 años, y ya me tenía en sus brazos. Afortunadamente mi papá, a pesar de sus 17 años, salió muy responsable y trabajador, se casaron porque se tuvieron que casar (practicamente por mi culpa jajaja) pero dice mi mamá que ellos se amaron mucho, se conocían de toda la vida, ya que sus padres, osea mis abuelos, eran vecinos, vivian en la casa de junto, desde mucho antes que ellos nacieran, ellos nacieron y crecieron se podría decir que junto con la colonia. Jajaja dice mi abuela que mi papá a sus 4 añitos le ayudaba a mi mamá a caminar, que la cuidaba, jugaban, entre muchas otras cosas.

Así pasaron los años, mis padres crecieron juntos, pasaron juntos su niñez, su adolescencia. Y cuando mi mamá tenia 13 años y mi papá 16 años, se hicieron novios. La familia lo supo porque mi abuela paterna los cachó que se hicieron la perra (asi le llamamos a “irse de pinta” en mi Ciudad) y los encontró en el centro comercial besandose, además de que tenían unos vasitos con nieve en la mesa.

Mis 4 abuelos hablaron con mis padres, les decian que estaban muy jovencitos para “jugar” a los novios, que primero había que estudiar, ejercer una profesión, cosas asi, mucho choro pues. Pero que ellos preferían saber de su relación, que porque si se los prohibían seguramente ellos lo harían a escondidas y que eso no era nada bueno. Les dieron permiso para ser novios, con la condición de que no volvieran a hacerse la perra (irse de pinta). Asi pasaron los meses, al cumplir mi mamá los 14 años, mi papá la llevó a un parque de diversiones para festejarla, pero de ahí, la llevó a casa de un amigo, y en ese lugar hicieron el amor, para ambos fué la primera vez. De como fue esa primera vez mi mamá no me ha platicado, porque dice que ese es un momento muy muy especial, que lo quiere sólo para ella. Después de esa primera vez, estuvieron juntos sólo una vez más.

A las pocas semanas mi mamá tenía unos síntomas raros, se desmayó una vez en la secundaria, tenía mucho sueño, y algunos vómitos, una amiga le comentó que eso le pasaba a las embarazadas, mi mamá no pensó que fuera eso, ya que en aquel tiempo era irregular y tenía retrasos frecuentemente. Los síntomas siguieron, hasta que le contó a mi papá lo sucedido y él la llevó al doctor, ahí mismo el doctor le hizo una prueba de embarazo casera, salió positiva. Salieron de con el doctor, ella empezó a llorar mucho, seguramente se espantó, mi papá la abrazó y le dijo que no la dejaría sola en esto, porque también él era responsable de todo; esa misma noche habló con mis 4 abuelos, les dijo que habían tenido relaciones sexuales, que no se protegieron y que Alma (osea, mi mamá) estaba embarazada. Casi les da un infarto a todos, empezaron con sus rollos de que eran muy jóvenes para ser padres, que porque no se habían cuidado, que era mucha responsabilidad, que porque los habían decepcionado y cosas por el estilo. Mi papá en un tono molesto les dijo que por más reclamos y lamentos que se hicieran, el problema (seguramente yo jejeje) ya estaba ahi y ahora había que buscar una solución, pero que él no iba a permitir que mi mamá abortara, que quería que su hijo (más bien fuí hija :P) naciera y criarlo y estar con mi mamá y conmigo siempre. Mis abuelos le dijeron que aunque no estaban del todo contentos por ese embarazo, que tampoco iban a permitir un aborto, que a pesar de todo eran sus hijos y que los apoyarían en las buenas y malas. Pero que se tenían que casar. Fijaron la fecha y al siguiente mes se casaron.

Vivieron en casa de mis abuelos paternos, al principio fue un lío por el cuarto, ya que mi papá lo compartía con sus hermanos menores y ellos se enojaron mucho porque los sacaron a la sala para darle a mis padres la recamara y la privacidad que necesita un matrimonio. Mi papá trabajaba y estudiaba, mi mamá estudió la secundaria abierta porque la expulsaron al saber el embarazo. Mi abuelo no dejó de darle estudios a mi papá, pero le dijo que tenía que trabajar para mi mamá y para mi. Con los meses y su sueldo de medio tiempo mi papá pudo fincar un cuarto más, para ya dejarle a sus hermanos el suyo. Mi abuelo materno pagó el parto, ya que en eso quedaron, mi papá fincaria el cuarto y mi abuelo lo ayudaría con el parto. Dicen que llegué con mi torta bajo el brazo, ya que en la semana de mi nacimiento, le ofrecieron a mi papá un trabajo mejor, aún de medio tiempo, pero con más sueldo, mi nombre es por mis abuelas Ana y Gabriela.

Pasaron 6 años, mis padres seguian en casa de mis abuelos paternos, y mis abuelos maternos eran los vecinos. Mi papá ya había terminado de estudiar y tenía un trabajo excelente, ganaba muy bien, nos compró una casa y nos mudamos, a sólo una cuadra de con mis abuelos y nos tenía a mi mamá y a mi como reinas, él era muy consentidor, nos llevaba a pasear y a comer todos los domingos, menos cuando llovia o hacía frío, ahi nos rentaba películas y pedíamos pizza o cualquier comida rápida. Siempre los veía abrazandose, se daban besitos, jugueteaban, me abrazaban a mi también, eramos una lindisima familia, jamás los vi discutir, si llegaron a hacerlo fueron muy cuidadosos de que yo no me enterara. Cuando yo tenía 8 años mi mamá se embarazó nuevamente, ya a una edad más prudente de cuando se embarazó de mi, pero por desgracia su bebé no se le logró y le hicieron un legrado a las pocas semanas de gestación. Seguimos siendo una familia de 3.

Cuando yo tenía 11 años y mi mamá 25 años, mi papá tuvo un accidente automovilistico y murió. Fué un golpe muy duro para nosotras, porque siempre fuimos muy unidas con él, lloramos y lloramos por días, nos deprimimos mucho, yo dejé de ir a la escuela como un mes, nos fuimos a casa de mis abuelos maternos, ya que nuestra casa nos traia muchos recuerdos, no era lo mismo sin él ahí. Mis 4 abuelos nos apoyaron en todo, desde nuestra vestimenta, alimentación, hasta mis estudios y le dieron estudios a mi mamá, ya que se casó con mi papá, terminó la secundaria y sólo se dignó a dedicarse a él y a mi. Mi mamá se puso a estudiar cultora de belleza, ya que era algo rápido, y podía trabajar en casa y no descuidarme.

Pasó un año, mi mamá terminó por completo la escuela de belleza, y rentó un local cerca de la casa y ahi puso su salón de belleza. La casa que nos compró mi papá la rentamos. Yo ya estaba en 6to año de primaria, todos los días saliendo de la escuela iba a casa a cambiarme de ropa, a comer y de ahí mi abuela me mandaba a llevarle comida a mi mamá y yo me iba y me quedaba con ella, me llevaba mis libros y libretas y mi mamá en sus momentos libres me decia que si me ayudaba a hacer la tarea, a veces si era necesario, a veces no porque yo ya había terminado. Cerraba a las 8:30pm, nos ibamos a casa a cenar y después mirabamos las novelas un rato y de ahí a dormir.

Unos mesesitos después entré a la secundaria, el ambiente era distinto, ya no eran temas de niñas ni juegos de niñas como en la primaria, hice nuevas amistades, a la siguiente semana me bajó por primera vez, mi mamá ya me había platicado del tema desde hace mucho.

Una vez en el recreo, una de mis amigas contó que cachó a sus papás haciendo “cochinadas” dijo ella, como la casa donde vivían era pequeña y de una sola recamara, ella y sus papás dormían ahi mismo, pero en camas distintas, que mi amiga ya estaba dormida, pero que unas risitas extrañas la despertaron, abrió un poco los ojos y vio a su papá parado, su mamá sentada en la cama, chupandole el penesote que tenía dijo ella, se hizo la dormida para seguir mirandolos, después su mamá se recostó y su papá le chupaba la panocha y su mamá gemía despacito, que le chupó las chichis, su mamá se puso como perrita y su papá era el perrito y le metió la verga en la pucha (mi amiga era bien mal hablada, eso me espantaba un poco jajaja) Otra de mis amigas le dijo que seguramente cuando ella no está hacen más cosas, luego mi amiga me dijo que si podía hacerme una pregunta y no me molestaba o ponía triste yo le dije que la hiciera y me dijo… ¿No has pensado que tú mamá necesita quien le haga cositas ricas desde que tú papá se murió? El cuerpo es cuerpo y a pesar de todo necesita placer, el cuerpo lo pide. Y le respondí… No pues no sé, nunca había pensado en eso.

Llegó la hora de salida, yo me dirigí a casa de la abuela para cambiarme y comer y después ir como todas las tardes a el salón de mi mamá. Yo miraba a mi mamá, tan bonita, su pelo negro largo hasta la cintura, lacio, mi mamá es muy hermosa, su piel blanca, alta, una cadera tremenda, chula mi madre verdad de Dios, en mi cabeza estaba la pregunta de mi amiga. Mi mamá notó que yo la miraba y me preguntó…

Mamá:¿Qué tienes mi amor?
Yo: Nada mamita, porque lo dices?
Mamá: Esque estás muy callada y pensativa ¿Tienes algún problema?
Yo: No mamacita, ningún problema, sólo tengo una duda.
Mamá: ¿Qué duda inunda tu cabecita amor?
Yo: Esque me da pena mami, meterme en tu vida privada.
Mamá: (Sonriendo) Ayy Ana Gaby, si mi vida eres tú chiquita, a ver dime, ¿cuál es tu duda?
Yo: (tomando un poco de aire) Mami desde que se fué mi papá ¿has sentido la necesidad de estar con un hombre?
Mamá: Para nada Ana, a tu papá lo llevaré siempre en mi corazón, tú eres un pedacito de él y mientras tú estés conmigo, nada ni nadie me hace falta, y si llegara a hacerme falta una pareja nuevamente, lo hablaré contigo, pero por el momento sólo tu eres mi razón de existencia.
Yo: Lo sé mami, pero yo no me refiero a la compañía, sino, amm, a otra cosa, esque amm (me puse nerviosa y tartamudeaba )
Mamá: ¿Te refieres al sexo hija?
Yo: Si mamá, a eso (sentí que me puse como tomate de roja)
Mamá: El cuerpo a veces te pide placer mi amor,lo admito (justo lo que me dijo mi amiga)
Yo: Y cómo le haces si tu cuerpo te pide eso?
Mamá: Hay muchas maneras amor, no sólo se necesita de alguién más para que te ayude.

En eso llegó una clienta y mi mamá me dijo que platicaramos en la casa. A las 8:45pm cerramos el salón y nos dirigimos a casa. Como todas las noches cenamos y vimos la televisión un rato. Llegó la hora de irnos a dormir, nos dirigimos a nuestra recamara. Nos pusimos nuestra ropa de dormir, mi mamá como casi todas las noches su baby doll y yo sólo un camisón, sin ropa interior, siempre me acostumbré a dormir sin ropa intima, a excepción de cuando ando en mis días. Ya acostadas en la camita mi mamá me abrazó y me preguntó que cuales eran mis inquietudes respecto al sexo.

Yo: Esque mami, yo ya había escuchado eso de que el cuerpo pide placer, pero mi papá se nos fué y entonces ¿como le haces cuando el cuerpo te lo pide.?
Mamá: Como te dije hace rato, hay maneras, no solo hay que necesitar a alguien para satisfacer. Veo que te estas convirtiendo poco a poco ya en una mujercita mi amor, ya tienes dudas y me agrada que tengas la confianza para preguntarme, y hoy vamos a tener una platica de mujer a mujer. Hablaremos referente al sexo más abiertamente (ya que desde chica me platicaron cosas) y todo lo que se te venga a la mente comentamelo o hazme las preguntas que quieras, no te voy a regañar mamita, al contrario, quiero despejar tus dudas.
Yo: Si mamá ¿entonces como le haces cuando tu cuerpo pide placer y no requieres de nadie mas?
Mamá: ¿Has escuchado hablar de la masturbación?
Yo: No mamá, ¿qué es eso?
Mamá: La masturbación es cuando la persona toca su cuerpo, en especial sus partes íntimas para producirse placer, así la persona aprende a conocer su propio cuerpo y saber que tipo de caricias la estimulan, y como hacerlo. Se puede hacer con los dedos propios, o también venden ciertos juguetes amor, pero esos ya son para adultos. O a veces una persona más puede masturbar a otra.
Yo: Y eso es malo mami?
Mamá: No hija, al contrario, es bueno, porque así se conoce el cuerpo y el tipo de caricias que lo estimulan, hay muchos tabues, pero a mi manera de pensar, no es malo.
Yo: Y eso puedo hacerlo también yo?
Mamá: Claro que si mi amor, cuando tu sientas que es el momento adecuado, tu cuerpo lo va a pedir, eso es algo inconfundible. Lo intentas y si tienes alguna duda me lo preguntas.
Yo: Si mami, gracias por aclararme las cosas.
Mamá: De nada mi amor, cuando tengas dudas preguntame, ahora vamos a dormir que mañana tienes escuela.

Al día siguiente, a la hora de recreo, le pregunté a mis amigas si sabían sobre la masturbación, unas me dijeron que no, y mi amiga, la que espió a sus papás, dijo que si sabia y que ella lo practicaba con frecuencia y que era muy rico, otra de mis amigas le pregunto que como había que hacerlo, nos dijo que si queriamos, nos mostraba como lo hacia, que fueramos al baño terminando de comer. Todas dijimos que si, seguramente el morbo de la edad nos ganó, terminamos de comer rápido y nos dirigimos al baño. Ahí una de las muchachas se quedó medio de guardia (xq también le echaba un ojo a nuestra amiga y a echarnos aguas de que nadie se acercara al baño). Nuestra amiga, llamada Mayra, se quitó su pantaleta, la dejó a un lado, se subió la falda y se sentó en los lavabos del baño, subió una pierna y a como pudo su coñito quedó expuesto ante nosotras…

Miren y aprendan, nos dijo con un tonito cachondo, su puchita era peludita y chiquita ya que Mayra era muy flaquita. Empezó a pasar su dedo medio, desde arriba hasta abajo, a la entrada de su cuevita, mis amigas y yo nos acercamos mucho para ver muy bien y no perder detalle de nada. Empezó lentamente, sólo de arriba a abajo, luego vi como un liquidito transparente empezó a salir de ahí, ella con su dedo lo tomaba y le echaba a su vellito, luego empezó a mover su dedo sólo arriba, nos dijo que ahí se sentía mucho más rico, que ahí era el clítoris, nos dijo también que le tocaramos sus piernas, que sentía rico que la mirabamos y seguro más rico al sentir nuestras manos en ella, tímidamente yo empecé a tocar su pierna derecha, mis otras 2 amigas la izquierda, empezó a frotar más el clítoris, movimientos circulares, más rápidos, nosotras mirando fijamente y mi amiga la guardiana de la puerta pues como dicen, un ojo al gato y otro al garabato. Mayra gemía y susurrando decía que que rico, que le gustaba y mmm mmm mmmm nosotras sin perder detalle de su cosita dedeada, luego nos dijo que ya iba a venirse que miraramos fijamente. Entre mi pensé ¿Venirse? ¿Qué es eso? hasta que vi como salieron chorros de liquido transparente de su panochita, y ella echo la cabeza hacia atrás y sobó más despacio su partecita. El timbre para regresar al salón estaba a 5 minutos de tocar, rápidamente Mayra se limpió, se puso su pantaleta y nos fuimos al salón de clase. En el camino nos dijo que fué muy rico que la miraramos y le tocaramos las piernas. Nos pregunto que si nos había gustado y le respondimos que sí. Fué rico ver una dedeada de una niña de 13 años.

Todo el día estuve pensando en lo que vi, me preguntaba si mi mamá se hacía eso y se venia asi como mi amiga Mayra, pero no le comenté nada de lo que vi, a pesar de haber mucha confianza y comunicación temía que me regañara y me prohibiera la amistad con Mayra, así que me reservé el tema. Pensé en eso muchos días. Hasta que un día, cerca de las 3am, un ruidito extraño me hizo recordarlo. Escuchaba unos gemiditos, muy muy despacio, también sentía como mi mamá se movía; oh oh; mi mamá se estaba masturbando a mi lado, pero como yo le daba la espalda, no podía verla, sólo la escuchaba y ella seguramente pensó que yo estaba dormida. Estuve muy atenta, escuchando los pequeños ruiditos que mi mamá emitía hasta que por último escuché como un suspiro y mi mami se quedó quieta. Seguramente ya había terminado, esperé a que se durmiera. Ya que sentí que ella se durmió, me acerqué a olerle la cosita, olía muy rico, olia a mujer, a mi mamá, ella duerme en su baby doll así que no fué nada dificil hacerlo, además de que hacia calor y ella no estaba tapada. Toqué un poquito, metí mi dedo índice, con mucho temor a que se despertara, su pantaleta estaba mojadisima, empapada diría yo. Eso la verdad que me excitó muchisimo, y le dí un besito ahi, en su cosita, en su pantaleta empapada de sus chorros. Luego me fuí a dormir.

Desde ese día miré a mi mamá con otros ojos, la veía más atractiva, más hermosa, me encantaba su cuerpo. Pensaba que mi mamá recurría a la masturbación porque no conocía a nadie que le ayudara a darle placer, pensé que yo se lo podría dar, así como comentó Mayra que le gustó que le tocaramos las piernas, seguramente a mi mamita le gustaría que alguien la tocara, eso la exitaria más y le gustaría y la motivaría más. El chiste era como decirselo, no sabría que reacción tendría. Así que un día la toqué dormida, porque pensaba que probablemente su piel sintiera mis caricias y eso la excitara aunque fuera dormida. De ahí en delante comencé a tocar a mi mamá cuando ella dormía, tratando de que no se diera cuenta, pero a la vez tratando de que sintiera mis caricias, le sobaba un poquito su partecida con poquito pelito, besaba sus piernas y sus bubis, y más rico era cuando entre los movimientos al dormir, se le asomaban por el escote, no sabía que iba a hacer si me cachaba, pero siempre tenía la esperanza de que no lo hiciera. Así pasó más de un año, tocandola siempre a escondidas y muy despacito, por fortuna nunca me cachó, o eso creía yo.

En mi cumpleaños 14, me regaló un viaje a la playa, a Acapulco, ya que mi papá de más chica me había dicho que un día me llevaría a conocer el mar, pero mi papá no pudo cumplir eso, así que mi mamá decidió cumplirlo a nombre de él, sólo fuimos ella y yo. Por 4 días. Fué muy bonito ver a mi mamá en su coqueto traje de baño rojo, se le acomodaba muy bien a su figura, sus grandes tetas lucían espectacular con ese escote y sus nalgas con esa tanga ni se diga, para sus 28 años mi mamá estaba como quiere. Y yo, también con un bikini como el de mi mamá, pero más adecuado a mi edad según ella, sin tanfa, sólo un calzoncito normal y un top por así decirlo, en color rosa, que es mi color favorito. Me gustaba ver como mi mami robaba las miradas de muchos hombres con su cuerpazo, la verdad se veía muy chula.

Todo el día nos la pasamos entre el mar, el restaurante del hotel y la alberca del hotel también, subimos ya oscureciendo a nuestra habitación. No sé como le hizo mi mamá, pero al llegar a la habitación, había una decoración sencilla con globos y un letrero de feliz cumpleaños, además de un pastel y 2 regalos, 2 charolas de comida y unas bebidas de esas caribe cooler o como se escriba, dijo mi mamá que ya habíamos salido a divertirnos un poco en la playa, que ahora lo haríamos en el cuarto. Nos dispusimos a cenar, luego abrimos el pastel, me puso mis 14 velitas, me cantó las mañanitas, y todo eso que se hace en un cumpleaños, luego me dió uno de los regalos y me dijo que el otro lo abriera más tarde. El contenido de esa cajita con envoltura rosa de flores también, era una minilaptop, que yo le había comentado que quería desde hace tiempo. La abracé y le dí muchos besitos le dije que la amaba mucho y le agradecí lo amorosa que es conmigo, ella también me correspondió mis muestras de cariño, como muchas madres lo hacen con sus hijos. De rato tomó 2 bebidas de esas que mencioné, me ofreció una, primero le dije que no, xq estaba muy chica para tomar y que seguro sabían feo como la cerveza (la probé de chica, que mi papá me dió un traguito jejeje) me dijo que esas bebidas eran suaves, y que sabían muy rico, que probara y si no me gustaba no tomara más, así lo hice, lo bueno es que si me gustó jejej así que mi mami y yo seguimos festejando mi cumpleaños bebiendo, para mi, la primera vez.

Bebí alrededor de 4 o 5 botellitas, me sentía rara, mi cuerpo liviano, la cabeza como pesada, me reía mucho jajajaja, no sé cuanto tomaría mi mamá, pero no la notaba así como yo me sentía. Me dijo que nos fueramos a dormir, a pesar de tener 2 camas individuales, una para cada quien en la habitación, siempre, a partir de la muerte de mi papá, habíamos dormido juntas, así que esa noche hicimos lo mismo, nos acostamos en la misma cama, ya con nuestra ropa de dormir. Mi mamá me abrazaba y me acariciaba el pelo, yo ya me estaba quedando dormida, pero luego me susurró algo al oído que me sacó de onda..

Mamá: Mi amor, ¿no vas a hacer lo que haces casi todas las noches? Lo necesito y mucho.
Yo: A qué te refieres mamá? (yo ya sabía que se refería a los tocamientos nocturnos, pero me dió mucho nervio admitirlo)
Mamá: A esto.. (tomó mi mano y la puso en una de sus tetas)

Sólo me quedé callada, anonadada por esa situación, jamás la hubiera esperado, sin soltarme la mano, que estaba en su teta rica, mi mamá me dijo… Sé lo que haces casi todas las noches mi amor, te gusta tocarme, acariciarme, besar mi cuerpo, siempre pensaste que estuve dormida, pero no siempre fue así, al principio no te niego que casi te digo que no lo hicieras, pero era un sensación extraña, rara y excitante a la vez, la primera vez que la sentí pensé que con una vez no pasaría nada, así que dejé que lo hicieras. Terminé bien cachonda mi amor, me gustó tanto que cuando tú te dormiste, me masturbé pensando en eso, y pues fue muy delicioso. Así que dejé que siguieras haciendolo, tal vez nunca sentiste mami, pero yo llegué a hacer lo mismo contigo, tocar tu cuerpo pequeño, apenas desarrollandose, tus pezoncitos rosaditos pequeños y tu panochita apenas con algo de pelito.

En eso se me acercó y mi boca se juntó con la suya, nos fundimos en un hermoso beso, un beso mujer a mujer, un beso madre e hija, la verdad me puse muy nerviosa, ya que, además de ser a mi propia madre a quien estaba besando, era mi primer beso en la boca, pero poco a poco fui agarrando ritmo, sólo me dejé llevar por los labios de mi madre, en lo rico del beso, mi mamá empezó a tocar mi cuerpo sobre la ropa, yo hice lo mismo con el cuerpo de ella, empezó a subirme la camiseta hasta quitarmela, me abrazó, era muy rico sentir el roce de mis senos, con sus senos, aún con su baby doll puesto, luego empezó a besarme el cuello, a dar como ligeras succionaditas (ahpra sé que así se hacen los chupetones) yo sentía delicioso, me perdía en esas ricas caricias, después mi mami me pidió que me acomodara en la cama boca arriba, así lo hice, empezó a llenarme de caricias y besos, recorría sus manos en mi cuerpo, lentamente, para después besarlo, me besaba el pecho, besito tras besito, todo completo, luego bajó a mis tetitas, las acarició con ambas manos, un movimiento suave, algo así como si estuviera amasando para hacer tortillas de harina (que comparación la mía jajaja) luego empezó a comerse mis bubis, así como se amamantan los bebés, ayyy que riquísimo sentí, el calor de su boca, la humedad de su lengua sabrosa en mis pezones woww, mientras se comía un pezón acariciaba el otro con la yema de sus dedos, los giraba como si fuera a subirle el botón a el stereo del carro y lo jalaba rico hacía arriba, la verdad que estaba alcanzando la gloria con todo eso y sentía como mi panochita empezaba a escurrir.

Mmmm mamita que rico me estás haciendo.. Yo le dije.
Que bueno que te guste mi amor, porque esto es el principio.. Me respondió ella. Y siguió bajando a besos y caricias por mi pancita, hasta llegar a mi monte de venus.

Mamá: Abre las piernas mi reina, que ahora si me vas a permitir besar esta rica conchita que tanto eh deseado.

Sin dudarlo las abrí y mi mami me acariciaba las piernas mientras olía mi papayita..

Que rico mi amor, huele sabrosisimo, huele a una mujer deseosa, a una hermosa mujer, dijo mi mamá. Después de esas palabras empezó a pasar su lengua desde abajo de mi papayita, desde la entrada, hasta arriba, y luego se regresaba de nuevo desde la entrada hasta el clítoris, mmmmmm que rico que rico sentía, para mí todo eso era nuevo, era la primera vez que alguien me tocaba, besaba y comía así de delicioso. Luego mi mamá se enfocó en mi clítoris, pasaba la puntita de su lengua en él, mientras con sus manos me acariciaba donde podía.

Mamii sigue así no pares por favor, siento bien rico mmmmm, le decía yo muy excitada. Ella lo seguía haciendo, pero ahora combinaba su dedo índice y su lengua, cambiaba, lo hacía rico con la punta de su lengua y después de unos segundos pasaba su dedo, mmm que delicia. Hasta que sentí que empezaba a mojar más y más y me retorcía de placer, sentía que mis latidos se aceleraban y algo caliente que recorría mi cuerpo, hasta que no pude más, empujé un poco a mi mamá y cerré las piernas.

Mamii siento bien rico pero mi cosita no lo resiste. Le dije.
Que rico mi amor, me mojaste muchisimo, y estás sensible por eso no resistes los roces, descansa un poco. Me dijo ella.

Luego ella se recostó y después de uno o dos minutos que me tome de descanso, me acerqué de nuevo a ella y empecé a besarla apasionadamente. Como aún me consideraba torpe para ese tipo de situación, me guíe por hacerle lo mismo que ella me hizo, le besé el cuello, los pezones, los metía en mi boca, los succionaba como bebecita, los pellizcaba y mi mamá gemía muy rico, eso me excitaba más, entre besos y más besos bajé a su cosita sabrosa, que estaba muy mojadita, empezé a pasarle la lengua una y otra vez, a dedearle rico el clítoris, lo hice buen rato, hasta que mi mamá me dijo que ya era hora de abrir el otro regalo. Me paré y fui por él a la mesa, luego lo abrí, y no podía creer lo que venía ahi; era un dildo, color rosa jejeje, el rosa es mi color favorito, como de 20 centímetros más o menos.

Mamá: Mi amor, tú eres un pedacito de tú papá, porfavor mamita penetrame con ese juguete, ardo en deseos de ser penetrada y quien mejor que tú, el propio retrato de Antonio, para hacerlo.
Yo: Pero no sé usar esto mamá.
Mamá: Siempre hay una primera vez para todo mi amor.
Yo. Ok mamita pero tú me vas diciendo como moverlo porque yo no sé mucho.

Nuevamente me acomodé entre las piernas de mi madre, con ese juguete entre mis manos, empecé otra vez a comerle su puchita, su clítoris. Luego le puse la punta del juguete en la entrada de su vaginita sabrosa, ella me dijo que poco a poco lo empujara, así lo hice, pero ella se quejaba, y eso me espantó, le dije que si paraba y me dijo que no, que tal vez su cuerpo resiente porque ya tenía varios años sin ser penetrado, seguí empujando poco a poco aún, luego mi mamá me dijo que mientras empujaba le chupara el clítoris, así lo hice, empecé a pasarle la lengua en el clítoris, asi como se lame una paleta, y eso a ella le gustaba, de un momento a otro sentí que el juguete resbalaba más fácil, hasta que de repente se comío más de la mitad. Mmmmm mamita que rico Gaby, ahora muevelo como si lo fueras a sacar, pero no lo saques, y después metelo de nuevo y cuando ya no entre más haces que lo vas a sacar y de nuevo metes y así amor. Me dijo mi mamá con una voz muy cachonda y deseosa. Hice lo que ella me pidió, empecé a mete y saca el juguete despacito y poco a poco, a como podía le succionaba el clítoris, le daba sus lenguetadas muy rico, mi mamá gemía más y más luego me dijo que la penetrara más rápido, más fuerte, que sentía muy rico. Empecé a subir el ritmo, me encantaba escucharla gemir y pedirme más y más. Ahhh ahhh mmmm si sisis dame duro dame rico mami, si si delicioso ahh ahhmmmmm se escuchaba de la boca de mi mamá. Ahora dedeame Gaby, sin dejar de mover el dildo, me pidió ella; la obedecí, empecé a pasar la punta de mi dedo, de arriba a abajo por su “frijolito” rico, y a ensartarle y sacarle ese pene de juguete rosado. AHhhh maa maamita mía asíiii mmm rico que ricooo. Mi amor voy a venirme mueve más rápido. Empecé a darle mucho más rápido, lo más que pude, ella gritaba y gemía de placer, eso me prendía muchisimo más, ser yo quien después de la muerte de papá, le estuviera dando placer era muy rico. Luego mi mamá empezó a moverse extraño y a temblar, además de que mojó muchisimo la cama, y le salía mucho juguito de su panochita. Ya había terminado. Me acosté de nuevo junto a ella para poder besarla apasionadamente otra vez.

Yo: Mamá, quiero que tú también me metas eso en mi parte.
Mamá: No mi amor, la penetración dejala para cuando tengas un novio y te sientas lista para ello.
Yo: No necesito ningún novio mamá, estoy lista, me siento lista y te tengo a ti para eso.
Mamá: ¿Estás segura Ana Gaby?
Yo: Si mamita, estoy muy segura, quiero perder la virginidad, quiero que tú me ayudes, así como lo acabo de hacer yo contigo, eres mi madre, mi amiga y en este momento mi amante y quiero perder la virginidad contigo.
Mamá: ¿Enserio no prefieres perderla de una manera heterosexual?
Yo: Ya te dije que no mamá, quiero perder hoy mi virginidad, hoy en mi cumpleaños 14, así como tú en tu cumpleaños 14 perdiste la virginidad con mi papá.

Nos miramos por unos segundos luego empezamos a besarnos de nuevo. Me recosté boca arriba y abrí las piernas, mi mamacita hermosa empezó nuevamente a hacerme un rico sexo oral, seguramente para lubricar más, chupaba y chupaba mi clítoris, lo recorría rico, pasando la punta de la lengua en él, era algo riquisimo. Luego me preguntó que si estaba lista y yo le respondí que si- Sentí como puso la punta del juguete en la entrada de mi vagina, poquito a poquito empezó a empujar, yo sentía como se iba abriendo mu conchita, era algo molesto, pero el hecho de saber quien lo estaba abriendo me excitaba mucho. ¿Qué sientes Gaby? Me preguntó ella… Me duele mami, pero no me importa, el dolor tiene que pasar, tu sigueme desvirginando.. Yo le respondí. No sé cuantos centimetros metió, pero llegó un momento en que empecé a sentir muchisimo dolor. Me duele mucho mami, pero anda, sigue, que ya quiero el dolor hecho placer.; le dije. Mi mamá siguió y de repente sentí que algo “tronó” dentro de mi y grité. Mi mamá tal vez para calmarme, otra vez empezó a lengüetear mi clítoris y metiendo el juguete, con su lengua ahí sentí rico, aún molestaba el juguete, pero su lengua me calmaba. Luego sacó el juguete y me lo mostró; estaba muy manchado de sangre, dijo mi mamá que ya no era virgen, porque ella me lo quitó, que en muchos casos, la gran mayoría de ellos, se sangra al perderla, yo sólo asistí con la cabeza y le pedí que siguiera. Mi mamá otra vez metió el dildo, esta vez no sentí molestia como hace un momento, también me hizo ese mete y saca que le hice yo, con su dedo pulgar seguía acariciandome el clítoris. Ahh mmm mm ahh asii mamita mmm que ricooo dame más muevelo rico asi si sii asi mmm yo le decía súper excitada. Ahh mamii me voy a hacer pipí. Le dije con pena. No mi amor, no te orinarás, lo que sientes es normal, estás muy excitada, no es orina, sientas lo que sientas trata de soltarlo, me dijo mi mamá. Subío la intensidad de los movimientos, sentía rico, el mete y saca era más rápido y ya no me molestaba tanto, mi cuerpo se llenó de sensaciones nuevas y ricas, mi clítoris empezaba a sentirlo sensible y yo levantaba mi cadera como una reacción ante tanto placer.. Ahh mamiiiiiiiiiiii mmmm me estoy miandoooo ahhh ahh pero siento muy rico, le dije con mi voz llena de placer, y luego me quedé quietecita, ella dió 3 lengüadas más a mi papaya hiper mojada y se acostó junto a mi. Caimos rendidas de placer y nos quedamos dormidas.

Desperté ya amaneciendo, mi mamá me tenía abrazada, me acariciaba el cabello, y me miraba.

Mamá: Buenos días mi amor hermosa ¿Cómo te sientes? Y me dió un pequeño “pico” (besito) en la boca.
Yo: Hola mamita buenos días. Me siento bien, sólo tengo un poco de molestia alla abajo.
Mamá: Es normal amor, pero en uno o dos días se te pasará.
Yo: Ok mami, entonces esperaré paciente.
Mamá: ¿Qué opinas de lo que pasó anoche mi amor?
Yo: Estuvo muy rico mami, me gustó mucho, me gusta tú cuerpo y gracias por esta noche mami, fué un hermosisimo regalo de cumpleaños.
Mamá: A mi también me gustó Ana Gaby, gracias a ti por darme tanto placer, y el privilegio de ser la primera en penetrarte.

Nos abrazamos muy fuerte y nos dimos un rico beso. Y nuevamente hicimos el amor bien rico, aunque sin penetración en mi, ya que me dolía mi puchita por la desvirginada que mi madre me había dado.

Guardamos el secreto siempre, nunca salió nada de nosotras. Nuestros encuentros mujer-mujer, madre e hija siguieron por años, pero llegamos al acuerdo que cuando yo me casara dejarían de pasar y yo me dedicaría en cuerpo y alma a mi matrimonio.

Ahora tengo 27 años y mi mamá 41 años, sigue igual de hermosa, por ella el tiempo nunca pasó, está muy joven y conservada. Empecé una relación a los 21 años, pero aún en mi relación manteniamos nuestros encuentros; me casé hace 2 años y a partir de ese entonces nuestros encuentros dejaron de existir. Mi mamá también hizo su vida, entre sus clientes del salón de belleza y peluquería llegó un ex-compañero de secundaria, se trataron y se hicieron novios. Ella tiene un año de casada, se casó después de mi. Y ahora, curiosamente, ambas estamos embarazadas jajajaja, ella me gana por un mes.

Mi esposo es bueno en la cama, pero jamás me ha hecho sentír lo que mi madre hizo y dudo que alguién lo llegara a hacer.

Cómo dice un dicho… MADRE, SÓLO HAY UNA.

Te amo y te amaré por siempre MAMÁ!! Gracias por darme lo que me diste, desde la vida hasta el placer que toda mujer necesita sentir.

Publicado en: Relatoseroticos

Tengo sexo con mi jefe

El nuevo jefe es un colombiano grande, de casi 1.90 mt, algo mulato, fuerte y de buena presencia, eso y la rutina de mi matrimonio me llevó a ser su amante.

Hola a todos llamenme Carol, soy de tez blanca, rubia natural debido a mi sangre alemana por parte de madre, tengo buenas tetas grandes, soy caderuda, pero tengo cintura, midl 1.62 mt y soy muy cachonda. Solo tuve un novio en mi vida y fue mi ahora esposo, él se quedó con mi virginidad tanto vaginal como anal, fuimos un lindo matrimonio por varios años, pero la rutina y la falta de tiempo e ideas fue frustrando nuestra relación. Yo soy secretaria ejecutiva y ahora tengo 34 años.

Mi jefe que llamaré Jeremías vino a revolucionar la empresa, creo que ese cambio fue muy bueno. En mi caso en seis meses fui su asistente primera. Siempre se ha dicho sobre la relación de la secretaria con los jefes y hay algo de cierto en todo eso, la convivencia, la confianza, se llega a conocer bien al jefe tanto como a la pareja. Todo sucedió en un congreso de la empresa, donde Jeremías, mi jefe y yo asistimos, serían dos noches y tres días de planificación, presupuesto para el siguiente quinquenio de la empresa. Al final del primer día, Jeremías me acompaño a cenar, el pidió un botella de vino para celebrar, en parte la presentación que habíamos hecho por la mañana. Luego de una segunda botella, el tema sexual salió a colación, y fui yo precisamente que le hizo la pregunta que provocó todo.

-Jerémías (tuteandolo), cual es tu fantasía prohibida, que no se la puede contar a tu esposa?-
El sonrió, luego de pensarlo y por el vino ingerido, creo que dijo -hacer el amor con una rubia!-, ahora yo me ruboricé y me quedé callada, pero atrevidamente, le dije -y quieres saber cual es la mía?-, Jeremías interesado dijo -dime por favor??_

-Hacerlo con mi jefe!- dije y viendolo de forma intencionada.
Mi jefe llamó al mesero, pagó la cuenta, yo estaba paralizada, no sabía las consecuencias de lo que había dicho. Nos fuimos caminando, pero cuando estuvimos en el ascensor, por la hora, serían las 11:00 de la noche, estaba vacío, fue entonces cuando Jeremías me puso contra la pared del ascensor y comenzó a besarme con mucho efusividad, su mano se metió en mi blusa y me apretó los senos, luego su boca bajó a besar la carne de mis tetas que salían por escote de mi blusa, sus besos y sus labios eran tan calientes que me fue poniendo cachonda.

En eso el timbre del ascensor nos hizo alejarnos, salimos y fuimos directo a su habitación, apenas pasamos el umbral, él de nuevo se avalanzó sobre mi y me siguió besando contra la pared, desabotonó mi blusa y sus labios gruesos tomaron mis pezones con tal fuerza que se erectaron sin remedio, Jeremías mamaba uno y luego pasaba al otro. Su lengua trabajaba tan bien que yo sentía que me estaba mojando de mi chuchita.

Luego de eso, Jeremías me cargó en peso y me llevó a la cama, me acostó y me fue quitando la blusa y el sostén, mis senos salieron al aire, me besó y siguió mamando las tetas, sus manos se metía debajo de mi falda y dentro de mi braguita, sus gruesos dedos acariciaron y manosearon mi chuchita, Jeremías debe haber sentido la humedad de mi rajita, pues metió un dedo en mi vagina y luego se lo llevó a la boca para chupar mi nectar. Yo estaba decidida a tener sexo con mi jefe y le fui ayudando a quitarme todo y quedarme en cueros, mientras el también lo hacía frente a mi, lo último que se quito fue los calzoncillos, pude ver su tremenda verga negra, gruesa y larga, parecía de chocolate. Me senté en la cama y la tomé para chuparsela, le di besitos alrededor y eso lo puso como loco, seguí lamiendo su largo tronco y posteriormente me tragué su erección, mi boca apenas podía con la mitad de su verga, con mis manos le masajeaba sus guevos semipeludos y grandes.

Jeremías estaba tan excitado que me tomaba de la cabeza y trataba de hundirme su miembro completamente y que quejaba cada vez que me lo hacía. Algunas gotas de semen salian de su verga, pude sentir lo salado de su preeyaculación. Luego Jeremías me fue acostando en la cama siempre con su verga en mi boca y fue invirtiendo su posición, de modo que quedó entre mis piernas, era una 69, conmigo abajo, se metió entre mis pienras y´comenzó a mamarme el coño, su lengua parecía más gruesa y larga que la de mi marido, sus lamidas llegaban a lugares que antes no había sentido, sus lamidas llegaban hasta mi ojete del culito, no podía más y me corrí en su rostro, grité, gemí y me contorsioné en la cama, el arreció sus lamidas y pude sentir como metía una parte de su lengua en mi chuchita, siguió mi corrida interminable.

Sin esperar, Jeremías se levantó y me colocó abajo, se subió en mi, vi su negra verga hundirse en mi chuchita, era gruesa de verdad, me fue llenando por completo y se puso a follarme duro, yo gemía y me abrazaba a él, su verga entraba y salía de mi rajita a buena velocidad, me estaba dando una tremenda cogida mi jefe. Mientras sucedía el me tomaba uno de mis pies y lo metía en su boca, podía sentir su lengua moviendose entre mis deditos del pie, me daba una cosquilla complementaria que me volvía loquisima, terminó con un pie y luego lo hizo con el otro, ya no aguanté y me corrí por segunda ocasión.

Jeremías estaba incotrolable, con lujo de fuerza me volteo y me puso en cuatro con el culo levantado y tomandome por las caderas me ensartó hasta el fondo de un solo golpe, yo grité de lo brusco, pero a él pareció gustarle asi, me cogió duro de nuevo y con buenas pistoneadas, que nuestras carnes producián el ruido caracteristico de dos personas en pleno sexo.
Después de varios minutos metiendo y sacando su grueso pene de mi chuchita, sentí sus dedos hurgar mi ano, luego uno de ellos probó entrar en mi recto, lo intentó varias veces hasta que sentí su dura falange ingresar en mi ano, lo comenzó a mover al mismo ritmo que me cogía, uyy eso me estaba llevando sin remedio a otra corrida, yo no podía creerlo, mi tercer orgasmo. El lo habrá notado, porque me pistoneo mas duro y rápido hasta que me llevó al cielo de nuevo. Su dedo entraba y salía de mi culito.

De pronto sacó su dedo, pero solo para colocar su verga en la entrada y empujar sin clemencia, su verga se fue deslizando poco a poco en mi recto, yo le pedí primero que no lo hiciera, y luego que vi que el no cedería, le pedí que se fue despacio, por algunos segundos se fue lento, pero de nuevo se puso como loco a meterla y sacarla, metiendo más de lo que sacaba y por fin me la metió todita, no podía creer que mi culito se tragaría toda su carne, ya que mi marido me había acostumbrado a cogerme con la mitad de su verga, ahora Jeremías me la había metido hasta lugares nunca visitados por mi esposo.

Si bien es cierto, que yo había tenido orgasmos por penetración anal con mi esposo, nunca fueron tan intensos y fuertes como esa vez con mi jefe, era mi cuarto, no podía ni creerlo. Después de correrme, Jeremias se puso me empujó para mi torso cayera a la cama, quede en la horizontal, y luego él siguió martillando su verga en mi culo, sus penetraciones rapidas y profundas lo llevaron a correrse como un animal, gritó, bufó, se quejó como animal herido y yo sentí como me bañaba de esperma mi recto, fue tanta la cantidad que me echó que su esperma me salía del culo y pasaba encima de mi chuchita.

Por un rato el se quedó encima de mi, besandome el cuello y la espalda y su verga aún tenía palpitaciones dentro de mi culo. Por fin se levantó para ir al inodoro a hacer pipi. Yo me quedé sumamente agotada aún en la misma posición, traté de tocar mi culito con mis dedos y aún lo tenía dilatado como nunca antes.

Jeremías regresó y me estampó un beso en la boca, me dijo que había estado increible. Se acostó desnudo a mi lado, vi que su erección no había bajado aún totalmente y asi se veía grande su verga.

-Ven- me dijo, tomándome la mano y los dos caminamos desnudos a la ducha, nos dimos un baño de agua caliente, sentí como el esperma de Jeremías salía de mi culito y caía entre mi entrepierna.
Me abrazó, nos besamos y eso fue calentando de nuevo el ambiente, de pronto el me levantó en peso de frente y colocándome me fue ensartando estando el de pie, yo solo en peliculas porno que mi esposo alquilaba había visto eso, me colgué en su cuello y el comenzo a cogerme duro de nuevo, su verga me entraba sin compasión hasta lo más profundo, comencé a gemir y a pedirle más y más duro, me tenía loca de nuevo en segundos, me pegó contra la pared de la ducha y me folló aun con más fuerza, me mordió el cuello y las orejas, grité y el gritó, los dos nos corrimos como animales en celo, él no dejó de follarme hasta que no le quedó gota de esperma en sus guevos. Fue tremendamente rico.

Luego de eso nos vestimos, me fui a mi habitación, no pude dormir, la figura de Jeremías se me representaba cuando cerraba los ojos, cogiendome y dandome duro.

Como uds supondran, al otro día, primero tenía verguenza, ya que era una mujer casada y que debía pensar Jeremías de mi, pero el como buen amante me hizo sentir bien todo el día, con sus atenciones y su contacto visual y su forma de hablar conmigo. Esa segunda noche me entregué de nuevo a él, de nuevo empezamos con una 69, ahora el abajo y yo arriba, me comió mi chuchita que me corri por segunda ocasion en su boca. Luego me colocó de modo que me hizo cabalgarle la verga, tuve dos corridas encima de él y la segunda fue con verga en mi culito de nuevo. Esa segunda noche ya no regresé a mi habitación, amanecí en sus brazos y aún tuvimos sexo oral por la mañanita, Jeremías se corrió en mi boca y me pidió que me tragara todo y yo gustosamente lo hice.

Asi empecé mi aventura de amante de mi jefe, ya tenemos un año de andar juntos furtivamente. Cada vez que coge de mejor manera, mi esposo ni en cuenta. Se que es peligroso, pero bien ha valido la pena.

Publicado en: Relatos porno

VACACIONES CON ELLA, MI MADRE

Era el comienzo de las vacaciones,y no tenia plan alguno.
solo un poco de dinero,que podria servir para unos pocos dias de descanso de la ciudad.

Un dia,mi madre,con la cual vivo,me platicaba que le gustaria irse a pasear a algun lugar,asi que decidir pasar con ella, esos dias.
nos propusimos ir a un pequeño pueblo que quedara cerca de la capital,para que el viale no fuera tan cansado,pero que tuviera una playa para poder tomar el sol y divertirnos un poco en el agua.
armamos unas maletas rapidas y con lo necesario, unicamente mudas y ropa fresca, lo demas lo conseguiriamos llegando a alla.

Asi llegamos a la estacion de autobuses,esperamos nuestro turno en lo que decidiamos donde ir,y compramos los boletos solo de ida.
yo esperaba que este viaje fuera algo mas,tal vez encontrar alguna linda chica con la cual podria revolcarme,y olvidarme del ajetreo de la ciudad.
el viaje duro mas de lo esperado,el camino era tan largo que decidimos hacer escalas en los poblados aledaños al lugar,en fin,un viaje algo aburrido.
cuando llegamos,me entraron unas ganas intensas de correr a la playa,pero mi madre al no traer un bikini,me pidio que pasaramos al hotel a hospedarnos y darnos una ducha.
al llegar,las habitaciones eran escasas y solo individuales,sin mas remedio tendriamos que dormir juntos.
aun que para ser,para una sola persona,estas tenian jacuzzi.

Asi que la primera en bañarse fue ella,dejo las cosas en el piso y corrio al baño,mientras yo descubria que canales podria mirar mientras ella se encontrara dormida.
no tardo mucho,y salio con un brassier y sus bragas del diario.
no le preste mucha atencion pero mire con atencion su cuerpo,no podia creer lo bien que se veia asi.
le dije que no tardaria y que en cuanto saliera iriamos a comer algo.
me respondio con una sonrisa.

Al salir del baño con mi torso desnudo y solo unos boxer pegados a mi parte media,me di cuenta que se encontraba dormida,me desiluciono un poco y termine de vestirme.
trate de no hacer mucho ruido para que no se despertara,y sali de ahi en busca de algo…
al no concer a nadie y no saber exactamente donde se encontraba cada cosa,decidi ir hacia el bar,tome unos cuantos tragos,hasta saciar la sed que me provoco el calor que hacia ahi.
no me habia dado cuenta cuanto tiempo habia pasado,pero la noche ya me habia alcanzado,me preguntaba que mas habia por hacer,pero al ya no encontrar a nadie en el lugar,me fui al cuarto a tratar de dormir.

al llegar encontre que mi madre se encontraba profundamente dormida sin ninguna sabana encima y como habia salido del baño,me quite mi pantalon y camisa y me recoste al lado de ella,habia un calor tremendo.
ella se encontraba recostada de lado,prendi la tele y espere hasta quedarme dormido.
aun que eso era imposible,tenia muy cerca de mi la piel de mi madre que irradiaba calor tremendamente,y lo que habia era mejor que lo que pasaba en la tv.
de reojo podia ver las curvas de su cuerpo brillando a la luz de los destellos del televisor y como su piel era enmarcada por las pocas prendas que tenia puestas.
sin pensarlo puse una de mis manos en sus caderas y la deje por un rato ahi,pensaba que despertaria,pero ni se enmuto,entonces empece a moverla hacia arriba y abajo acariciandola sin hacer algun otro movimiento,deslizaba mi mano hasta llegar a su cintura y despacio la subia por sus caderas.
en ese momento decidi ir mas alla,me coloque detras de ella,en cucharita,mi pene rosaba en sus nalgas mis manos pegadas a su cintura y mi nariz oliendo su cabello.
entonces hundi mi boca en su cuello,no queria que se despertara asi que lo hice lo mas lento posible,solo queria sentirlo,me repege a ella,a su cuerpo,mi ereccion era tremenda no podia esperar a que no despertara y se diera cuenta de lo que hacia con su cuerpo.

Empece a lamer su cuello y sus orejas mientras mi mano recorria su trasero,lo sobaba,lo apretaba con delicadeza y hundia un poco mas mi verga entre ese pedazo de tela y sus nalgas.
ella seguia sin reaccionar,mi mano que antes habia estado acariciandole el culo se dezlisaba agil por entre su piel,mi boca succionaba debilmente su cuello,mi respiracion pegaba contra su cabello,y mi verga queria entrar hasta el fondo de ella,mi excitacion no me podria detener ya….
separe un poco las caderas y zafe mi mienbro de la prision de mis boxers,mi mano bajo por su vientre hasta encontrar la tela que separaba el lugar anhelado,rozaba lentabamente ese pedazo de tela con mis dedos,mientras le susurraba al oido…..ohhh mami …….

mis dedos no podian detenerse,rozaban ahora con fuerza su coño que se encontraba humedo por las caricias y sobresaltado por la excitacion que eso le provocaba,le meti un dedo hasta el fondo y por fin, hasta ahi,pude sentir como se pegaba mas a mi,como su piel buscaba el contacto directo con mi pene,al darme cuenta que habria sentido todo me paralizo y por un momento detuve mis lascivas caricias sobre ella…….

Como no pude notar que su repiracion era mas frecuente y que sus pezones estaban duros como un boton.
como no note que su cuerpo me pedia un poco mas de lo que ofrecian mis movimientos.
asi,con un momento,un segundo que parecio eterno y con la poca luz destellante del tv. ella me dejaba seguir recorriendo la fruta madura que guardaba en su bajo vientre.
sus movimientos no cesaban,era un pequeño baile acostados,mi dedo dentro de ella y mi verga rozando la delicada tela de sus bragas,mi boca sobre el cuello y nuestras piernas engarzadas,mi dedo mas frenetico que nunca, intentando hacerla llegar al orgasmo.
ella disfrutando de su hijo,su hijo disfrutando de la piel de su madre.

Mientras mas hundia mi dedo,mas se repegaba a mi,mas me crecia la verga,los besos se conviertieron en mordidas,la inactividad de sus manos desaparecia y la inciativa fluia los movimientos de vaiven continuaban,mas fuertes,ella separaba las piernas,ella invitaba a que la prenetara sin problemas,se me ofrecia como una mujer no como una madre,sus manos invadian mi cuerpo en esa posicion queria tocarme,queria agarrar lo que sentia detras,lo que la hacia mojarse tanto,lo que disfrutaba rozandose en las bragas y que de repente habia empalmado entre su mano,intentaba hacerme una paja,su mano subia y bajaba lentamente por mi miembro,lo acariciaba,sentia el calor que producia,y el placer que provocaba.
continuamos en un abrazo sexual yo masturbandola y ella a mi.
gemia sin mucho esfuerzo,lo disfrutaba como yo,lo anhelaba igual que yo.
el masaje era interminable ,las contracciones serian inevitables y el orgasmo no se retrasaria por nada.
el calor,nuestras manos,la poca luz,el roze de la piel mojada por una tenue capa de sudor dulce,las mordidas pequeñas alrededor de su cuello,mi pierna entre las suyas levantandole una por encima de la mia y el vaiven de la simulacion del sexo.
todo era el coctel directo a la embriagues del orgasmo,era inevitable,irrefutable,los dos sentiamos lo mismo,una presion en los genitales que queria que fuera probada por el otro,sentida y disfrutada por el amante que los provocaba.

La situacion no se podria retrasar mas,se repegaba tanto que aveces sentia que romperia la tela que cubria sus nalgas y ella podria sentir que mi miembro le romperia el culo.
ella trataba de acomodarse para la penetracion yo lo retasaba un poco hasta que me lo pidiera con un tono desesperado,hasta que pronunciara mi nombre entre gemidos.
yo no podia mas, deceaba eso, pero no era prioritario, asi,que me con mi cuerpo empuje el suyo hasta quedar detras de ella con ese culo que me restregaba,aun una mano dentro de su ropa interior,masturbandola,pero con la otra intentando arrancarle las bragas,los movimientos de mi cadera detras de ella,los suyos delante mios,los gemidos,la respiracion y la penetracion con su ayuda,me habia dirigido a su culo,me lo ofrecia para mancillarlo,queria que se lo hiciera por detras, queria que la rompiera en dos.
lento y con el derrame de jugos por entre las piernas de ella no fue dificil entrar,me quede quieto dentro y ella comenzo a moverse hacia adelante y luego hacia mi….yo hacia ella y luego hacia afuera….nos completabamos en cada embestida,cuando ella venia ,yo se la dejaba ir hasta el fondo y cuando trataba de alejarse me separaba un poco de entre sus nalgas….mi mano aun seguia prendida de ella y la acercaba a mi para nuevamente meterla toda.

Los gemidos se habian hecho mas fuertes y la friccion era mas rapida, mi respiracion era igual de frenetica que la de ella,y mis movimientos mucho mas hostiles dentro de ella,mi madre sabia que mi eyaculacion vendria pronto y la queria dentro de ella, llenandola ………..

Publicado en: Relatoseroticos

los deliciosos calzones de mi mamá

Contare este relato y espero les guste y comenten.

No nombres, solo edades, soy un chico de 18, vivo nomas con mi mama y con mi papa, solo somos tres bueno tengo hermanos y hermanas pero solo yo vivo con mis padres, desde ase un tiempo me ha puesto a mil el pensar de oler unos calzones de una mujer, imaginarme el olor de su conchita de las mujeres guau y dejar ese olor impregnado en sus prendas intimas, me vuelve loco las ganas de oler unos calzones y pues la verdad no he tenido la oportunidad de oler algunos de alguna mujer, y pues ya lo hice con los de mi madre

La verdad ya me avia pasado por la mente oler los de mi madre por que no tengo modo u oportunidad de oler los de alguna otra mujer, pero pensaba que no esta bien oler los de mi madre, decia no me puede excitar unos calzoncillos de mi madre, hasta que el otro dia ya no aguantaba las ganas de oler unos y me decidi a oler los de mi mama, decidi por lo caliente que andaba imaginarmela como cualquier otra mujer, ella es una mujer blanca de 38 años,limpia medio altita de unos 1.70 m mas o menos, con unos pechos normales ni grandes ni chicos, con un trasero medio grande durito y guanguito pero super rico, bueno paso al relato, ese dia amaneci muy caliente y con las ganas de unos calzones, y ya estaba decidido a oler los de mi mama y nomas estaba esperando el momento oportuno para olerle sus calzones, estaba nervioso por lo que iba a hacer pero ala ves exictado, ella todo el dia andaba haciendo sus labores de la casa y traia un short como de trapo beige y unas sandalias y una bluesa negra pegadita, bueno me meti a su cuarto y busque en su cajon de ropa interior nervioso y encontre puros calzones limpios y pues no me gusto

Y pense hasta que se meta a duchar ahi sera la oportunidad y esperaba ansioso, hasta en la nochesita se metio a la ducha yo ya estaba super desesperado pero cuando entro al baño termino mi decesperacion ya nomas era cuestio de que saliera del baño, cuando sale mi corazon ya estaba a mil pero antes de eso yo pense si saca su ropa del baño no voy a poder hacerlo bueno cuando sale veo que sale sin su ropa que traia puesta, salio ya cambiada y mi corazon a mil super excitado y nervioso por que se me hacia algo asqueroso oler los calzones de mama, bueno mi mama se fue a dormir con mi papa a su habitacion y yo entre al baño puse seguro y con una ereccion tremenda pero a la ves nervioso, busque como loco en el baño hasta que los encontre dentro del short beige que traia puesto

Los tome eran blancos de algodon con un moñito, los tome temeroso me los lleve a la nariz guau me dio un golpe en la nariz de oler fuerte y penetrante, me lo aleje un poco de las narizes por que me medio sorprendi por ese olor pues es la primera ves que oli unos calzones, los aserque de nuevo a mi nariz, cabe de mencionar que mi mama suelta un olor tremendo rico de haverlos usado todo el dia ahi dejo impregnada su conchita y asi los oli un rato y sin masturbarme me vine en los pantalones, pero que olor tan maravilloso, pero la verdad no es un olor a flores, o sera que no lo huelo a flores por que no he olido calzones, pero es un olor penetrante a sudor de parte intimia nose como describirlo pero pues si es muy exicitante olerlo, eso sucedio hace una semana, y no lo he vuelto a hacer por que no he tenido oportunidad por que he andado ocupado, pero estoy muy ansioso por olfatear de nuevo ese olor, les seguire contanto lo que siga pasando gracias por leerme .

Publicado en: Relatos porno

Mi despertar incestuoso

Ni siquiera lo habia pensado nunca. Así comenzó todo…

Para mi, estaba convencida, todo se inicio hace muy poco. No pasaron dos meses .Tampoco podria asegurar que sea mucho mas que uno, porque luego de eso todo se precipito, sucedio muy rapidamente.

Esa tarde yo no debia estar en casa. Teniamos un programa ya planeado con mi esposo.Despues de mediodia debia ir a su encuentro, en la oficina del centro. El me pidio que lo ayudara a elegir propiedades para instalar las nuevas oficinas de su empresa. Tarea que me fascinaba hacer como cada cosa en que lo pueda acompañar o simplemente tener mas tiempo juntos.

Faltaba muy poco para llegar al centro cuando suena mi celular. Era él diciendome quye habia surgido imprevistamente una reunion urgente solicitada por uno de sus principales clientes. Impostergable.Le dije que era mas importante atender eso, que no se preocupara que lo nuestro era facilmente reprogramable. Le dese suerte, unos besosy corte. Emprendi la vuelta a casa.

mentalmente iba concentrada en las actividades que realizaria al llegar a casa. Todavia faltaban muchas horas para que mis dos varones volvieran del colegio y los atendiera con la merienda y el orden de sus tareas. El mayor ya cursaba su ultimo año de secundaria con 16 años a punto de cumplir ya los 17. Tipico adolescente normal, estudiante regular, muy deportista, le dedicaba muchas horas al tenis y estos dos ultimos años fue incrementando notablemente las horas dedicadas a su otro deporte, las niñas. No habia una especial a la que le dedicara mas tiempo. Aunque yo no me metia en esos asuntos se notaba una rotacion muy regular. Normal para esa edad, Su relacion conmigo era casi nula, hola chau, haceme esto, necesito aquello. Punto. Si habia algo importante lo hablaba con su padre y ese no era mi terreno. El menor de 14 en su segundo año de secundaria era un niño, dulce simpatico . Le encantaba seguir jugando al bebote especialmente con su papa por quien sentia una devocion notable ya quien seguia a todos lados especialmente en sus actividades de fin de semana. Hacian todo siempre juntos y lo disfrutaban mucho. El mayor ya era practicamente independiente en su quehaceres. Eso si, siempre informando absolutamente todos su movimientos y pidiendo el permiso correspondiente. Bien enseñados, bien educados, llevaban una vida normal como era nuestra familia. Viviamos en armonia, con la felicidad que cada familia construye solo a su medida y para su mundo.

No habia mucho que hacer en casa. Con la Sra que colabora conmigo en las tareas cotidianas ya habiamos dejado todo ordenado, asi que le di medio franco hasta la mañana siguiente. Lo que si se hacia primordial y surgia en mi repaso mental de actividades, era ordenar el play room, ubicado en la 3ra planta de mi casa, donde tambien se ubicaba el cuarto del mayor, logicamente el mas aislado. El menor ocupaba el cuarto mas pequeño en la 2da planta, no pegado sino enfrentado al nuestro de generosas dimensiones , con todos los detalles de srvicio incluidos dentro.

Siempre que estoy en casa, sola o acompañada, me muevo dentro de la misma con un sigilo natural, como si casi no me desplazara. Me siento tan bien encasa que disfruto recorrerla de esa manera. Los chicos siempre me dicen que ellos saben si estoy o no, pero que jamas escuchan o detectan ningun movimiento, casi como si estuviera ausente. Con mi marido en casa, todo se transforma….todo pasa como si fuera al maximo de volumen, todo adquiere sonido, como si la casa tomara otra vida,. Tambien lo disfruto tanto o mas que mis silencios.

Tranquila y muy relajada, iba pensando y afirmando que tenia tiempo para ver esa pelicula que tantas ganas tenia de ver. Mentalmente iba descartando lugares donde la veria: el play no es mio, a mi cuarto poco vuelvo estando sola, es lugar de dos, y si ese, silloncito en el living es lo mas apropiado. Cuesta hacerme un lugar preferido cuando siento tan mia a toda la casa.

Sin pensarlo y en modo automatico, ya casi estaba en el 3er piso. Apenas tome conciencia y casi recorriendo el ultimo escalon, algo me detuvo. No fue un ruido pero si algo distinto al silencio. Adopte un modo de alerta, inmovil mientras descartaba los primeros pensamientos. Nada de inseguridad, mi casa es inexpugnable par quien no quiera entrar normalmente, imposible. Tambien descarte rapidamente la segunda opcion. Mi hijo mayor no habia dado señales de querer entrar con una chica aprovechando la soledad, o al menos yo jamas las habia detectado, descartado.Volvi a escuchr algo imposible de saber que era asi que subi lo poco que quedaba, bien atenta y espiando rapidamente todo con la vista.

Lo primero que veo apenas me asomo me parece extraño, la puerta del cuarto abierta, raro para ese bastion inexpugnable, salvo que haya salido antes del colegio y sabiendose solo integre sus dos mundos en uno dejando la puerta abierta. Mientras volvia a la tranquilidad habitual sabiendo que habia resuelto lo que estaba pasando sigilosa pero decidia emprendi el ingreso al cuarto de mi hijo mayor.

Todavia me cuesta ponerle palabras a ese efecto que me paralizo. Quiza haya sido lo inesperado, lo sorpresivo, lo nunca antes imaginado, pero lo que estaba viendo, ese espectaculo a solo metros delante de mi, que sucedia en una intimidad que no era sospechada de haber sido violada. Y que yo sentia que…No sabia, no distinguia la invasion de pensamientos enconcontrados que se sucedian dentro de mi cabeza, lo quera seguro era que estaba ahi inmovil petrificada, queriendo desaparecer pero al mismo tiempo con la mirada fija, absorta que no obedecia la orden que alguna parte del cerebro daba de retirada. Una guerra no querida, no deseada, jamas buscada de pensmientos disimiles que no lograban prevalecer para huir. Descubrir de esa manera que mi hijo tiene sexo, que desea y goza como cualquier adulto normal, fue violentamente sexual, casi animal. Verlo desnudo, masturbandose a distintos ritmos, canbiando de mano, jugando con su pene, con distintos tipos de caricias, alternadas con golpes y tambien detenimientos que parecian hacerlo concentrar en esa pareja que cojia sin sonido en el televisor y que parecia tenerlo subyugado, como estaba yo, sin querer sintiendo deseos que queria descartar ppero que me era imposible, me asaltaban con fiereza animal, sentia la hembra que emergia de mi ser, la hembra que al fin encontraba su macho que le ofrecia una poronga en su maximo p explendor, hinchada, venosa a punto de estallar en incontenibles chorros de nectar, de leche que mis entrañas pedian a gritos sentir bien adentro. No podia dejar de pensar en ese pedazo de carne enorme impensado, sintiendolo penetrarme y desgarrarme, rompiendome la concha de la manera mas placentera que una hembra en celo puede sentir desesperadamente animal, tal cual se masturbaba ya freneticamenbte inundando el silencio de gemidos de macho gritos roncos penetrantes que anunciaban la explosion final, apoteotica de un macho joven en su maxima potencia, mientra qyueria espar de ese deseo de que fuwer dentro mio, que llenara mi ser, miboca hasta ahogrme, sentirlo todo, todo eso adentro aunque pareciera imposible, que me rompa hasta que me llene total, que rompa mi ano,m el recto y exploten mis intestinos sintien eso bien adentro, que se llene todo mi cuerpo hasta la ultima gota de esa leche incalculada hasta que mjuera si es necesario, morir como una hembra destruida por su macho.

Mi mano ya estaba practicamante toda dentro de mi concha, mis jugos salian incontenibles bajaban por mis piernas. Cuando tome conciencia del desastre que se avecinaba entre el orgasmo de el, mis gritos que ya eran irrefrenables y el charco de placer que iba dejar en el piso, fue un instante en el que pude desaparecer.

Desnuda encerrada en micuarto, tragandome la almohada que amortiguara mis desgarrradores gritos de placer, acabe, una, diez, inimaginable cantidad de veces, sucecivas, interminables, se encadenaban haciendose un solo polvo infinito. Descubria un placer oculto, prohibido, el goce profundo que se espparce por todo mi cuerpo, jamas antes sentido y que surge desde mis entrañas mas profundas, mas animales, que me hacen hembra sin poder dejar de imaginar lo que mas placer me da,esa sensacion tan abominable como placentera: ser cogida y cogida sin parar infinitamente por mi propio hijo.

Continuará…

Publicado en: Relatoseroticos

culiando a mi sobrino de trece

mi sobrino siempre que salia de la escuela primaria pasaba a mi casa donde yo vivia solo

yo siempre he vivido solo desde los doce de edad.desde que murio mi madre mi padre se fue…bueno la primera vez que paso con mi sobrino.el habia salido como alas doce del dia.toco el porton y me grita …tio abra tengo sed.. abri el porton y cuando paso lo cerre.

primero paso al wc a orinar. yo me fui a mi cama.cabe decir que en mi casa pues no tengo ninguna division solo cortinas.asi que tenia sobre la cama varias hojas de tatuajes.bueno solo dibujos..que se copian para dibujar tatuajes.yo no tengo ninguno no me gustan…pero si verlos… total que le vi sobre su brazo un alacran mal dibujado. y le dije que yo tenia uno entre mis hojas y que estaba tratando de dibujar un tatuaje.porque se lo iva a poner a un amigo de la escuela.pero primero tenia que practicar…le dije que en las hojas no era igual como en la carne…y me dice y donde se lo pondra tio en el brazo o en el cuerpo…en el cuerpo le conteste cerca del ombligo hacia abajo.que las tenazas salgan hacia arriba…y me dice tio si quiere dibujemelo al fin que el marcador se quita… orale pues le dije… le dije acuestate sobre la cama y se acosto con su pantalon y su uniforme…

mi sobrino esta de estatura normal a su edad.de buenas piernas y unas nalgas.el es moreno claro.muy guapo y sin vellos en sus nalgas que despues pude ver y en su pene tenia una partesita de vellos.pero su pene era grueso y grande.porque por parte de su madre todos son de pene grande….comenze a dibujar las tenazas.cerca del ombligo y el acostado solo decia que sentia un poco de cosquillas.yo le decia aguantate…cuando termine las tenazas.le desabroche el pantalon y pude ver que usaba truza beige y se le marcaba un pene grande dormido hacia un lado… yo seguia dibujando el alacran.cuando casi llegue a cerca de su truza senti como que su pene se levantaba.y solo me regresaba a ver porque uno de mis codos le roba deves en cuando por encima…cuando ya tenia que bajar le dije que bajara un poco hacia abajo su truza y con la mano la bajo un poco asi que se veia mucho su pene mas abultado…

continue dibujando yo sudaba de lo exitado que estaba tenia un charco creo de liquido sobre mi boxer…el dijo que si no tenia un espejo para ver como lo iva dibujando y tome un espejo que estaba sobre la pared y continue dibujando.cuando sentia que no alcanzaba mas le dije y ahora ya no puedo dibujar mas y lo que hizo se quito su truza bueno se la bajo hasta las piernas y pude ver su pene grande aun no estaba bien levantado… y el dijo aun que somosa hombres y nadie viene… segui dibujando cerca de su pene y de pronto se le paro por completro estba grande mas grande que el mio…yo tragaba saliva…no sabia que iva a suceder…el tenia su pene parado y dijo ijole ya se enojo y le dije no hay problema..le dije yo tambien me exito aveces… yo seguia dibujando sobre su pierna una parte del alacran…de pronto note que le salia liquido de su cabezita y solita se le comenzo a pelar… y el no decia nada… yo sentia que mi corazon se me salia ademas no lo podia creer.tenia ami sobrino con su pene bien parado y lubricado…y yo sefguia dibujando y le pregfunte que si ya se masturbaba y me dijo que aveces.pero que casi siempre le salia leche solo dormido…

le dije oye te esta saliendo babita y se toco y me dijo si…es que no se quizas por las cosquillas…mmm…me quieres decir que te va a salir leche ahorita…me dice no tio…solo que me lo juegue alo mejor yo solo.pero me daria pena…por mi no hay problema hasta yo me haria una…pero que tal si …esque no se le dije… luego me dan ganas de culiar y aqui no hay nadie…ni modo que te culee ati le dije….en tono de broma..ademas no creo que tu te dejarias…no se tio ademas de dolerme no se…solo si me presta cuentos para verlso y que no le diga a nadie.. y le dije estan en el ropero tomala las que quieras y se paro asi con la trusa abajo…pude ver sus nalgas se veian duras grandes bien paraditas..me le acerque atras de el y no pude mas y que le comienzo a morder las nalgas y a meterle mi lengua…yo sentia que mi leche se salia ya no podia mas…le puse mi pene en su nalgas y le comenze a caderear despacito y el sefguia hojeando las revistas y al caderealo le tocaba su pene duro y lleno todo de baba…

de repente mi pene se lo meti doto hasta adentro el solo el gimio un poco…ya adentro le caderie mas rapido y no pude mas le vacie toda mi leche adentro y mientras estaba por terminar lo chaquetie y le salio bastante leche y senti como al salir su leche apretaba mi pene porque aun no se lo sacaba….cuando lo limpie se subio la truza y el pantalon y me dijo que no le dijiera a nadie yo casi no podia respirar de la emocion… y me dijo tio ya me voy ..tendra para el pasaje y le di veinte pesos.le dije vete con cuidado..eso fue hace dos anos ahora el tiene quince de edad…

Publicado en: Relatos eroticos gays