Orgia inesperada

Soy una chica morena de ojos verdes, con unos pechos espectaculares, buen culo, en fin estoy bastante contenta con mi físico.

Trabajo de policía nacional junto con unos 30 compañeros/as mas.

Estas navidades nos toco trabajar en nochevieja, entonces planeamos hacer algo en la comisaria hasta salir de patrulla.

Cenamos todos juntos, Lo estábamos pasando genial, los de patrulla salieron, mientras unos 10 nos quedamos de reten.

Toda la noche, riendo, hablando, con poco trabajo, todo estaba tranquilo.

Uno de mis compañeros se puso de mi lado empezando a susurrar en mi oído lo que quería hacer conmigo en la ducha, una vez acabo el turno.

He de reconocer que hacia tiempo me gustaba, pero otro de ellos también, por eso nunca había dicho nada.

Cada poco se acercaba, se rozaba conmigo disimuladamente, cosa que me puso muy cachonda.

No me pasaba la noche, le mande un wasp, quedando con el para después, me miro guiñandome un ojo en señal de afirmación.

Acabamos el turno, nos dimos el cambio con los compañeros y nos dirigimos a las duchas.

Me dispuse a ducharme, pero también estaba una de mis compañeras, rubia con un cuerpo espectacular, me senti excitada de ver la espuma caer por la curva de su espalda hasta su culo perfecto, me pidio le enjabonara la espalda, cogi la esponja pasandola con suavidad por su espalda hasta sus nalgas.

Ella se giro, dejando sus pechos firmes para que se los enjabonara, comence a pasar mis manos llenas de espuma por sus pechos, tocando sus pezones, ella retiro su cabeza hacia atrás, soltando un gemido de placer, entonces la puse bajo el chorro de agua para aclarar la espuma y comencé a lamer sus pechos, a pasar mi lengua por sus pezones erectos.

En ese momento yo no me acordaba de mi compañero, por lo que entro a buscarme y al ver la escena, se acerco cogiéndome por detrás para tocar mis pechos mientras besaba mi cuello.

Otras dos chicas bajaron a las duchas, uniéndose también al juego, luego algún chico mas.

Aquello era todo vapor, cuerpos desnudos, llenos de espuma y el cuarto invadido por los gemidos de unos y otros.

Yo me arrodille para lamer su coño súper húmedo mientras uno de mis compañeros lamia mis pechos sin cesar, otro se posiciono entre mis piernas para lamer mi coño.

Yo no dejaba de chupárselo y meter mis dedos en su vagina, no dejaba de gemir, le pedi se tumbara en el suelo para estar mas cómoda, se tumbo boca arriba y mientras yo lamia su coño, ella chupaba la dura y larga polla de uno de ello.

Otra de las chicas tocaba mis pechos, uno de mis compañeros me agarro por detrás metiendo su larga y dura polla dentro de mi, mientras me decía que se lo comiera todo a mi compañera.

Yo alternaba el coño de mi compañera, parando para que no se corriera, con chupar la polla de uno de mis compañeros, que la masturbaba cuando yo paraba.

Cambiábamos sin cesar de compañeros, no sabiendo en algunos momentos ni quien era el que te la metía o a quien se lo comías o se la chupabas.

Era muy excitante.

Cada uno se corrió como quiso, encima del culo mio o dentro de el, encima de los pechos de mis compañeras, era todo gemidos y orgasmos.

Dos de mis compañeros se corrieron en mi boca, mientras yo esperaba todo su semen de rodillas, con la boca entreabierta, meneandosela sin parar, hasta que me lo dieron todo.

Yo me corrí mientras una de mis compañeras me comía el coño y veía como uno de ellos la follaba desde atrás.

Fue una movida.

Al mes siguiente nos llamaron la atención, se había disparado el consumo de agua, Jaja y colocaron unos temporizadores en las duchas.

No olvidare esa noche de orgia inesperada nunca.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Orgias

Deja un comentario