Orgia con dos perras

Empezaba a tener curiosidad por el sexo, poco a poco va ganando confianza con sus mascotas.

Hola, mi nombre es Adrian, soy de Cordoba (provincia Argentina) y les tengo una historia que contar acerca de mis experiencias zoofilicas.

Todo comenzo hace dos pares de años, cuando mis curiosidades sexuales comenzaban a aflorar. Yo tenia (y las sigo teniendo en la actualidad) dos perras no muy grandes ya que son de esas razas pequeñas de las cuales una es comun de color negro y la otra es una imitacion de pequines digo imitacion porque se parece a la misma raza, es bien marroncita y su carita chatita. No voy a dar los nombres de estas, ya que recomiendo mucho esta pagina a las personas y no quiero que me descubran. Las dos, ya estaban en una edad como para copular con machos de su especie, a las dos les venia al mismo tiempo y dejaban muy calientes a los perros de afuera, quienes se las queria voltear pero no podian, porque el frente de mi casa tiene rejas y por esa razon no se las podia montar.

Yo, un dia, jugando con ellas en el suelo del interior de mi casa me doy cuenta que mientras jugabamos, una de las dos se detenia a olerme en la entrepierna, cosa que no le di importancia, ya que yo soy muy cariñoso con los animales y tambien me revolcaba con la gata (No piensen mal, entre mi gata y yo solo hay amistad) y pense que estaria sintiendo su olfato. Durante dias estuve pensando en esa sensacion del hocico de la perra frotando mi pantalon, yo no sabia sobre la existencia de la zoofilia por lo que no pude calificarme. Con cada pensamiento de lo que paso ese dia se me erectaba (Yo en esa epoca era muy pajero), pense que me estaba volviendo loco pero me daba asco pensar que una perra me lameria el pene. Un dia, yo muy caliente (debido a que no me masturbe durante una semana) y para quitarme las ganas esperaba a que la casa quedara sola para mi para hacer lo que yo quiera hasta que se hizo. Encendi el equipo de audio y disfrutaba estar solo (cosa que a mi me encanta, la soledad) y se me ocurrio una idea; Hice entrar a las dos perras y ellas, mirandome y moviendo la cola esperando que le diera algo de comer o les diera cariño, les di otra cosa, algo que estaba muy caliente, ya erecto por los pensamientos que tenia en mente, apague el equipo y me baje el pantalon. Las perras se desesperaron al ver mi pene al aire libre y me desnude completamente me tire en el piso boca arriba, quietecito y lo primero que hicieron las dos fue olerme la pija y lamerlo desesperadamente, yo estaba temblando de los nervios no se porque pero estaba temblando, mientras me la lamian yo disfrutaba como un perro caliente por una perra, sus lenguas en mi pene me daban una sensacion no se de que pero a medida que me lamian me calentaban mas y mas. Pero la perra negra se ponia celosa que la otra me lamiera tambien asi que la miro y le gruño, la otra se alejo lentamente mientras la negra me la seguia lamiendo, a mi me daba pena qua la otra se quede sin fiesta asi que me puse en cuatro y la negra me empezo a lamer el ano y la otra se dedico a mi pene asi tuve el mayor gozo hasta entonces.

Yo no daba mas, me lamian con mas y mas fuerza y yo como el perro caliente que soy, lo disfrutaba, estuvimos buen rato los tres gozando de esta minifiesta hasta que dejaron de lamerme, yo seguia caliente no sabia que hacer… Si me masturbaba, se acababa todo pero no tuve mas remedio: alguien en algun momento tendria que aparecer y yo, desnudo en la sala con las dos no hay ninguna excusa que dar. Asi que me masturbe y mientras me masturbaba miraba a las perras, ellas estaban esperando que algo saliera de mi, cosa que empece a dudar mientras me la hacia porque las perras nunca follaron con algun perro que yo sepa. Yo estaba masturbandome boca arriba hasta que acabe llenado mi pecho y mi abdomen de semen calentito y me gusto estar cubierto de mi propio semen y con las manos me la enbarre mas. Las perras al ver el liquido esparcido por la superficie de mi cuerpo se acercaron rapidamente y, entre las dos, me empezaron a lamer, yo seguia gozando mientras me limpiaban: lamieron mi pecho, mi abdomen, limpiaron mi pene erecto y brillante, tambien a la negra se le dio por lamerme las pelotas, me excito bastante y senti que me encontraba en el cielo. Luego de que ya me limpiaran todito me fije si quedaba alguna evidencia de lo ocurrido y saque a las dos al patio me di una ducha y espere a que algun humano apareciera cosa que paso enseguida, aparecieron mis padres.

Luego de unos años, cuando mis padres compraron a Sandra (Asi le puse a mi pc ; ) entrando a Internet encontre informacion acerca de una tendencia que tienen los humanos hacia sus animales que se llama zoofilia, yo hasta la actualidad sigo teniendo estas relaciones con mis perras aunque ellas ya estan envejeciendo, yo me considero un zoofilico y me gusta serlo, tambien creo que soy algo bisexual ya que me estan interesando las vergas y las conchas. Tambien estoy interesado en comprar un canino macho ya saben para que, bueno espero que mi relato los haya calentado y corrido pueden contactarme para comentarme acerca de sus experiencias con sus animales y no sean timidos en confesarlos.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario