Orgasmo intenso e increible

Soy una mujer cañón, alta, morena, un cuerpo impresionante con dos grandes pechos y un culo duro, un sábado me fui de cena con las amigas para celebrar el cumpleaños de una de ellas, estábamos pasándolo genial, tomamos algo antes de cenar para que una amiga de ella que no conocíamos no se sintiera desplazada y nos conociera a las demás antes de la cena.

Era un encanto y una preciosidad así que cuando llegamos al restaurante me senté al lado de ella, no podía quitarle la mirada de encima cada vez que hablaba y ella se dio cuenta, según avanzaba la cena y estábamos mas bebidas la conversación fue subiendo de tono y todas hablábamos sobre el sexo, unas opinaban sobre sus parejas otras sobre su vida sexual de como llegaban al orgasmo, otras de que nunca habían sentido uno.

Hasta que yo hable sobre el orgasmo intenso e increible de mi vida, todas menos la chica nueva sabían que yo era bisexual y ya les había contado mis experiencias con los distintos sexos y en grupo, pero nunca el orgasmo más espectacular de mi vida, comencé a contarles que fue con una chica que no conocía de nada, la conocí por casualidad pero desde que comenzamos a hablar no podíamos alejarnos una de la otra y así hasta que les conté la historia.

Terminamos la cena y salimos de copas, lo pasamos genial, bailamos todas unas con otras, con otros chicos también, pero cuando sonó una canción muy sensual para mi cual fue mi sorpresa que la chica nueva que se llamaba Marta se pego a mi cuerpo y comenzó a bailar rozándose con mi cuerpo, fue increíble era muy sensual y me susurro al oído que la habían puesto cachonda al oír la historia del orgasmo intenso e increible con aquella chica, me dijo que quería sentir lo mismo, nunca se había acercado a algo parecido con ningún chico, yo sorprendida pero alegre porque me lo dijera ya que a mí me atraía mucho y deseaba estar con ella le dije que se viniera a mi casa.

Nos despedimos de las demás y una vez que llegamos al ascensor comencé a besarla en el cuello, ella lo echaba a un lado y daba pequeños gemidos de placer, comencé a acariciarle los pechos metiendo la mano por debajo de su suéter y ella me agarraba del culo, estábamos poniéndonos cachondas, pero llego el ascensor a mi piso así que salimos y entramos en mi casa, puse música y encendí unas velas, le dije que volvía en un minuto y me fui a la habitación para ponerme un picardías rojo, sin ropa interior. Al salir ella estaba desnuda en el sofá y tocándose por todo el cuerpo con una mano mientras que con la otra se acariciaba el clítoris.

Me arrodille al lado del sofá y comencé a chuparle los pechos, eran pequeños pero firmes y duros y con unos pezones grandes que sobresalían como un dedo, seguí bajando por su abdomen chupándole cada centímetro hasta que llegue a sus muslos, ella apartó su mano del clítoris y agarrándome del pelo dirigió mi lengua hasta su sexo húmedo y comencé a chupárselo, primero le chupe el clítoris con mi lengua a la vez que le tiraba de él con los labios y en otras ocasiones lo absorbía con mis labios hasta estirarlo del todo dentro de mi boca, a la vez que le acariciaba los pechos con mis manos, ella se ponía muy cachonda y se retorcía pero yo en esos momentos le agarraba por la caderas y le sujetaba para que no se girara y le metía la lengua en el coño sin dejar comérselo una y otra vez.

Yo estaba muy cachonda y notaba como me chorreaba mi coño al oír sus gemidos así que gire mi cuerpo y puse mis piernas abiertas en su boca y mi boca entre las suyas y comenzamos a comérnoslo al unisonó, era increíble como novia las caderas para sentir su lengua dentro de mí, ella pedía a gritos que no parara por nada del mundo y entonces comenzó a meterle los dedos en el coño junto con la lengua.

Estaba como loca y repitió lo mismo en mí, me metió los dedos, yo cada vez se los metía más adentro y de dos pasaron a tres y de tres a cuatro dedos, y ella repetía lo mismo. Estábamos como locas así que cambiamos y ella se sentó en lo alto del respaldo y yo de rodillas en el sofá comencé a chuparle el coño levantándole las piernas hacia su pecho y a pasar mi lengua por su culo, estimulándolo, vaya si lo estimulaba estaba como loca cada vez que le pasaba la lengua por su culo se abría de par en par para dejar paso a la lengua para introducirse hasta el fondo.

Ella estaba como loca y me pedía más, le metí al unisonó dos de mis dedos a la vez que con la lengua le estimulaba el clítoris y la metía en su coño para que se corriera, le gritaba “córrete!! Dámelo todo!!!! Quiero que te corras en mi boca !!!!!.Y ella así lo hizo cuando ya no pudo soportar más mi lengua dentro de ella moviéndose en todas las direcciones y mis dedos dentro de su culo moviéndose adentro y afuera, me dijo ahora te toca a ti, me acosté en el sofá boca arriba y ella metiéndose entre mis piernas, de rodillas comenzó a chupármelo y a meterme los dedos en mi coño una y otra vez, cada vez con más fuerza y mas ritmo, lo hacía increíblemente bien y me encantaba como me metía la lengua y la movía dentro de mi coño, tanto que sin saber como lo hizo llego a mi punto g con la lengua y comenzó a estimulármelo con la lengua una y otra vez hasta que no pude resistirlo y me corrí con su lengua dentro de mí.

Fue un orgasmo intenso e increible, no solo para ella, sino para mí también, así que quedamos más veces y cada vez eran más impresionantes los orgasmos, hoy en día estamos viviendo juntas y somos muy felices.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos Lesbicos

Deja un comentario