Muy cachonda con mi compañera de trabajo

Soy una Chica de 25 años y trabajo de camarera de un pub en una gran ciudad, tengo un cuerpo espectacular y a todas horas me entran los chicos y me dan su teléfono, pero no me tientan lo mas mínimo porque me gustan las mujeres.

Llevaba fijándome en una compañera que había entrado nueva hacia unas semanas, era un pivon como a mi me gustan sexy, alta, rubia, grandes pechos y una boca grande con unos labios muy carnosos, me ponía muy cachonda solo con pensar que le haría, pero por primera vez no sabia decir si le gustaban los hombres o las mujeres, o incluso las dos cosas.

Un día quedamos solas al cierre y yo estaba muy cachonda, no podía estar mas con la duda, así que de la que estaba limpiando una mesa me acerque a ella por detrás y le acaricie los pechos por encima de su blusa superescotada, a la vez que le besaba el cuello, haber como reaccionaba, aunque esperaba que se diera la vuelta y se enfadara, pero no podía estar mas tiempo sin saberlo.

Para mi sorpresa, ella me cogió por las manos y en lugar de apartarme, me las metió por debajo de su blusa sin sujetador, apretó con mas fuerza contra sus suaves pechos, y acaricie sus grandes y duros pezones, como a mi me gustan, le di la vuelta y la senté sobre la mesa, y comencé a besar esos labios carnosos tan sexys, que me pusieron mas cachonda si cabía aun, vaya como besaba, comencé a bajar por el cuello hasta sus pechos, le quite la blusa y tenía delante de mi los dos pechos mas perfectos que jamas había visto.

No eran excesivamente grandes, pero si duros, con dos pezones enormes y muy morenos, los cuales me puse a chupar, ella echaba la cabeza para atrás gimiendo de placer, y agarrándome por la cabeza, me empujaba con mas fuerza contra ellos para que no dejara de chupárselos, pero empecé a mordisquearselos, primero suave haciendo rozar mis dientes contra su pezón y después un poco mas fuerte sin llegar a hacer daño y recorriendo todo el pezón con los dientes rozándolos, hasta que justo en la punta, los apretaba un poco mas fuerte, par llegar a estirar de ellos un poco mas y soltándolos de repente sin previo aviso.

Ella se volvía loca cuando lo hacia, daba unos gritos de placer profundos, que nunca antes había oído, eso me ponía mas cachonda todavía, le arranque los pantalones cortos que llevaba y el tanga, y empecé a bajar por su abdomen hasta llegar a su sexo, para pasar la lengua de un lametazo, que le dejo la piel de gallina, comencé a chuparle el clítoris, a la vez que con mis dedos le acariciaba el chocho, notando lo húmeda que se estaba poniendo, hasta que le metí los dedos sin previo aviso, ella arqueo la espalda de placer y comencé a meterlos con mas fuerza y mas profundo sin dejar de comerle el clítoris.

Ella con una mano se tocaba los pechos y con la otra me agarraba por el pelo con fuerza y me apretaba la cabeza contra su sexo para que no parara, notaba lo cachonda que estaba, porque no dejaba de humedecerse toda sobre mi lengua, pero no quería que se corriera aun, llevaba mucho tiempo esperando eso, así que la levante y la puse de pié frente a la mesa, y hice que se agachara hasta tocar con sus pechos en la mesa, empecé a besarle sus nalgas, hasta que llegue a su culo y le metí la lengua, ella movía sus caderas en circulo, como queriendo escapar de un placer que jamas había sentido, pero yo la agarraba por las caderas, para que siempre tuviera la legua dentro, entonces saque de mi bolso un conejito rampante, que es un consolador que a la vez que lo metes por el coño tiene otro polla que entra por el culo y puede ser con rugosidades y diferentes tamaños.

Comencé a metérselo por el coño sin contemplación, hasta el fondo, sin que ella lo esperase, y vaya grito que pego de placer, sin que la otra parte llegase a rozarse el culo, todavía no era el momento, cada vez se lo metía con mas fuerza y mas profundo, hasta que creía que no podía disfrutar mas, en tonces llego el momento, empuje el conejito rampante hasta el fondo, para que entrara sin miramientos la otra parte por el culo, gorda, con rugosidad para que se rozará por todo el, cuando lo sintió dentro de su culo, ella dio un grito de placer, como si hubiera llegado al reino del placer absoluto.

Cuando estaba a punto de correrse, yo pare, y ella se reincorporo, con una mirada de voy a matarte por parar justo en ese momento, pero le dije que quería que nos corriéramos juntas, así que me eche en la mesa y ella encima de mi, para comerme el coño y yo el suyo, pero teníamos un consolador eléctrico con cuatro velocidades enorme, para meternoslo por el culo al unisono.

Era increíble como nos comíamos el coño, sintiendo como la otra se ponía cada vez mas húmeda y nos metíamos los consoladores por el culo a la velocidad uno, era brutal el placer que sentíamos, pero pronto nos parecía poco y cuando una subía otra velocidad, y esta pegaba un grito de sorpresa y placer a la vez, la otra la seguía inmediatamente, hasta que estábamos muy cachondas, con los consoladores enormes dentro del culo, dándonos un placer indescriptible y notando la humedad en la lengua, hasta que no pudimos mas, subimos las dos a la vez a la velocidad cuarta, y aquello era bestial, la velocidad que iba y con las rugosidades que tenía, como se rozaba con todas las paredes de dentro del culo hasta el fondo, y con la lengua dentro del coño de la otra, nos corrimos al unisono dándolo todo y sintiendo como nuestras respectivas lenguas se humedecían con todo su orgasmo, como si de unas cataratas se tratara, y unos gritos de placer largos y profundos, como si nunca se fueran a acabar, dejaron el eco en el local.

Nunca volví a sentir un orgasmo como ese con nadie, ni con ella porque como os podréis imaginar, se repitió mas veces, pero aunque con ella siempre era increíble, nunca como esa vez, no se si fue la sorpresa de que dijera que si, o que ese día no pensamos nada mas cada una, que en disfrutar al máximo, pero jamas se me olvidara.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos Lesbicos

Deja un comentario