Morena explosiva con sorpresa

Soy una chica muy abierta en cuanto a temas de sexo, me va casi todo, pero hay cosas que no te esperas y te sorprenden gratamente.
La Nochevieja del año pasado salí de fiesta, estaba en un bar con un grupo de amigas, me acerque a la barra a por una consumición, justo a mi lado había una chica morena explosiva de pelo largo rizado y con unos pechos firmes increíbles.

Me fije que estaba sola, se lo comente a mis amigas y se unió con nosotras a la fiesta.
En un momento de la noche, luego ya de unas copas y algún que otro baile provocativo, me dijo que si follabamos, que se había fijado en mi cuando bailaba y que le atraía muchísimo, a lo que respondí que porque no.
Así que nos fuimos a su hotel, una vez allí nos empezamos a besar suavemente, sus manos acariciaban mis pechos y pezones de una manera increíble.

Luego comenzó  a lamerme los pechos, chupar y succionar mis pezones sin cesar, mientras estiraba su mano hacia mi tanga para acariciarme mi coño rasurado y muy húmedo ya con la excitación.

Sus pechos eran hermosos, perfectos diría yo, pasaba mi lengua sobre ellos notando como se ponían duros y erectos, empecé a bajar mi mano hacia su coño, para acariciárselo y ver si también esta tan húmeda y excitada como yo lo estaba, pero me encontré una polla completamente depilada y dura como una barra de hierro.

En un primer instante me quede paralizada, cosa que ella noto,  pero rápidamente hizo que olvidara el schock inicial, continuando besándome los pechos con su lengua ardiente, que no paraba de jugar con mis pezones, mientras yo le masturbaba al mismo tiempo que besaba los suyos.

Empezó a lamer mi coño súper húmedo con su lengua al mismo tiempo que yo le chupaba su polla metiéndola toda en la boca, lamiendo sus huevos y pidiendo entre gemidos más.

Tenía ganas de sentir como me la metía no quería aguantar más.

Entonces me hecho boca arriba en la cama sus pechos rozaban los míos, nos los chupábamos la una a la otra era súper excitante.

Le suplique que me follara que no podía mas, fue increíble sentir su polla dentro de mí mientras podía seguir chupando sus pechos, eso me excito mucho más de lo que ya estaba.
Me levanto y me puso contra la pared apoyando mis nalgas en un radiador seguía succionando mis pechos, lamiéndolos mientras me la metía una y otra vez yo no podía mas y me corrí gimiendo de placer.

Ella dijo que también quería correrse, se la chupaba metiéndola y sacándola de mi boca al mismo tiempo que le masturbaba, elevando mis brazos para tocar sus pechos, sus pezones.

La saco de mi boca corriéndose encima de mis pechos gimiendo sin parar gritando, qué bueno que bueno.
A día de hoy es mujer totalmente y hemos mantenido mas encuentros que os contare en otro momento.

Este relato erótico fue una muy buena manera de comenzar un nuevo año junto a una morena explosiva.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja Etiquetado con:

Deja un comentario