mis primos pingones

Un chico recibe la visita de dos primos y descubre que tienen tremendas pijas.

Me llamo Luis ahora tengo 38 años y les cuento lo que me ocurrió a los 14. Era verano cuando, Jaime, mi primo de 17 años, llego a pasar vacaciones junto con su hermano menor Cesar de 13 años.

Para mí fue muy lindo conocer mis primos de quienes había escuchado hablar pero no había tenido la oportunidad de conocer. A los pocos días de estar en nuestra casa, donde se hospedaron, ya teníamos una relación de mucha confianza y realizábamos los juegos normales de muchachos de nuestra edad.

Yo era muy inocente y todavía no sabia mucho de sexo y ellos si, me hablaban del tema de la masturbación, de las mujeres, la verdad es que eran muy despabilados y como yo no mostraba el mismo entusiasmo, se dieron cuenta que yo no era tan hombrecito como ellos y comenzaron como jugando a abrazarme y a meterme la mano a las nalgas.

Una tarde calurosa estábamos en casa viendo Tv entonces ellos se fueron al dormitorio diciéndome que me iban a llamar para una sorpresa. Era la hora de siesta 2.00 pm, el resto de mi familia estaba en sus dormitorios o en la terraza , yo me dediqué a ver televisión en la sala y de pronto, como no me llamaban, tuve curiosidad de ir a ver la sorpresa que me estaban preparando.

Cuando me aproximé a la habitación la puerta estaba cerrada; entonces toqué y escuché la voz de Cesar preguntando quién era. Le respondí que era yo. A los dos minutos vi que Cesar entreabrió la puerta y como mirando de manera vigilante dijo: entra, entra rápido. Cuando tenía medio cuerpo dentro de la habitación me jaló del brazo y cerró la puerta rápidamente. Entonces vi el espectáculo más impresionante que hasta ese momento hubiese podido presenciar. Estaba mi primo Jaime desnudo en la cama con sus piernas abiertas y con su pene enorme parado como un mastil, me impresiono su tamaño, tenia como 23 centímetros, la cabeza terminaba en punta y el tronco era mas ancho,y allí estaba èl blandiéndolo en el aire , agarrando su miembro viril comenzó a masturbarse mientras veía una revista porno, Cesar que estaba con truzita verde también tenia una tremenda erección levantando la tela como tienda de campaña de los boys scouts.Se echo junto a su hermano a ver la revista .metio su mano bajo la truza y la saco ¡vaya! tambien tenia una enorme pija para su edad como 18 cm . Yo no podía dejar de ver sus penes , la revista no me atraía , las vergas si y todavía no sospechaba por que razon.

Todas esas sensaciones las sentí, allí, mis primos estaban bien dotados por la naturaleza o por herencia de su lado paterno porque mi pija era chica y nuestro parentesco era por el lado materno.

De pronto Jaime se detuvo me miro sonriendo de forma extraña tiro la revista al suelo y me dijo: -primito acércate para tu sorpresa-; yo todavía estaba confundido, sorprendido y sin poder asimilar lo que estaba sucediendo acudí como un manso corderito a su lado; me dijo siéntate a mi lado. Muy tiernamente tomó mi mano y me dijo: -Tienes suerte, hoy te voy a invitar mi verga –llevo mi mano y la posó sobre ella, sentí que estaba caliente, era suave la piel y muy dura, al sentir que la tocaba se erectó más como si tuviera vida propia.

.-Juega con tu nuevo amigo- me dijo- dudé un instante, pero al verme con ese monumento a la virilidad entre mis manos un escozor agradable recorrió todo mi cuerpo y comencé a pajearlo con todo esmero. Lo vi excitadísimo me miraba y dejo escapar gemidos entrecortados de placer. Fue entonces cuando repentinamente, me tomó por el cuello y condujo mi cabeza hacia su verga..no dijo nada pero supe lo que quería Me sentí impresionado, nunca había pensado que ello me fuera a suceder. Pero de nuevo, mi voluntad no pudo resistirse a la invitación de saborear aquél manjar exquisito y delicioso, porque eso fue lo que comencé a sentír, cuando mis labios fueron succionando, primero despacio, y después de manera frenética, sentí que era la verga más divina del mundo.

Yo subía y bajaba con mi lengua por aquella vara de carne , de la base a la cabeza mientras con mi mano tocaba sus huevos enormes, después me instruyo en como debía hacerlo así que le lamí el glande de forma circular hasta provocar el éxtasis de mi primo, que gemía y me decía que nunca había sentido algo como lo que mi boquita húmeda y enloquecida le prodigaba.

Est ocurrió hace mas de veinte años y lo recuerdo como si fuera ayer .Jaime gemía y con su voz ya varonil que me estremecía me decía que siguiera que yo chupaba mejor que una puta:

– no te detengas, no te detengas… hazme venir…lo mamas muy rico-. Se la mame bastante rato y sentí que su pinga se hinchaba mas y palanqueaba mi boca fue cuando sentí ese chorro abundante y caliente llenando mi boca y luego otro y otro mas , sentí ese sabor a cloro que bajaba por mi garganta; estaba atragantado y pasando su semen varias veces , y yo no me quería separaba de su verga, hasta que le exprimí la última gota de leche de macho, leche vigorosa que venia de sus huevos , de esa fuente masculina de su ser y que en el futuro le daría siete hijos . Algunas gotas resbalaban por la comisura de mis labios y él se apresuró a recogerlas con la cabezota divina de su verga y me las metió tiernamente en la boca. Fue único e inolvidable para mi. Esa tarde solo eso hicimos con Jaime mientras el pequeño Cesar nos miraba haciéndose una paja , cuando Jaime se levanto para limpiarse se acerco a mi Cesar y frente a mi el chiquillo acabo su acto salpicándome como tres chorros de semen. Ambos se limpiaron y vistieron mientras me decían que mañana me enseñarían a coger por el culo, que ya era tiempo que tuviera un marido, salimos y en la mesa familiar ellos reian y conversaban como si nada hubiera pasado yo permanecia en silencio sonrojado y culpable ante mi familia.

La segunda vez fue al día siguiente, yo estaba en el jardin y me busco el Cesar y me dijo que Jaime me llamaba al dormitorio. Nos encaminamos juntos y el enano me agarraba de la cintura como un hombre que lleva a una mujer a un hotel para tirarsela.

Entramos y estaba otra vez Jaime encuerado igual que el dia anterior, verle otra vez despertó de pronto en mi una atracción reprimida y senti que estaba exitado ya tenia yo 14 años no era un niño asi que de pronto se desato en mi la hembra oculta que tenia . Me desvesti y como una gata golosa me abalancé sobre él y le besé el cuello, los ojos, quise besarlo pero me esquivó su boca

–no te equivoques puto, yo solo beso mujeres no a los maricas – me humillo y por eso no insistí en besarlo , pero bajé hacia su pecho, . llegué a su vientre ya muy cerca sentía el aroma de su gran verga, la que me hacía ver estrellas de felicidad.. Le agarre la pinga embelezado ahora la veia a centímetros, estaba tan deliciosa, capaz de enloquecer por su tamaño a cualquier mujer o marica .Abri mi boca al máximo y comencé a mamar la verga con desesperación, repeti todas las instrucciones de la tarde anterior así estuve mucho rato, y no se venia, yo no quería dejar de lactar otra vez su leche de macho pero de pronto me dio una palmada en las nalgas y me dijo….bien ahora te voy a inagurar el culo. Me arrodille en la cama con mis piernas juntas esperando que el tomara la iniciativa.

Me dijo que me motara sobre el dandole la espalda, obedeci , abríendo mis piernas quede montado sobre su cuerpo con mis manos apoyadas en sus piernas, senti su verga en mi espalda- Entonces me dijo:

-Pideme suplicando que te meta mi verga por el culo –

Y yo le supliqué gimiendo –Primo, primo, meteme tu verga por el culo-.me hizo repetir varias veces

Él me tomó por las caderas y me levantó ligeramente. buscó mi orificio y senti que me metia un dedo con algo graso asi me preparo un buen rato y yo gozaba con esa sensación que me subia hasta la nuca embriagandome de placer

– Es vaselina para que no te duela tanto y te entre toda – ahora ya estas preparada puta..

Abrí un poco más las piernas y el guio su mastil hasta la entrada de mi culo sentí la punta en mi orificio y me estremecí, mi anito se abrió y cerro como adivinando que eran sus últimos días de virginidad.

Puso la verga entre mis nalgas y me dijo que me moviera, yo comencé a menear el trasero y al tiempo que trataba de empujar su miembro dentro de mi ser, con solo eso mi excitación era infinita, entonces de pronto me agarro de las caderas y me puso quieto ,coloco la punta del enorme miembro en mi anito y me jalo hacia el ,la punta de la verga se abrió paso y abrió el anillo de mi esfínter haciendome gritar de dolor, ¡que dolor…sentía! Pense que de verdad me rompia el poto, ..que me partía en dos…y eso que solo habia entrado la cabeza y algo mas del cuerpo, yo sabia que su pene era mas grueso en el tronco y que el dolor seria peor, se me caian las lagrimas y sollozaba tome aire me mordí el labio…el dijo:

– ahhhh que rico huequito tienes primito cerradito y te lo estoy inagurando mmmmm, que rico- entonces me jalo mas y el vergajo se metió totalmente.

Chille como gata por el empalamiento cuando comenzó a bombearme todo el placer del mundo me cayo encima mezclándose con el dolor del desvirgue ,dolor y placer, placer y dolor que diabólica mezcla para un chico de catorce años …estaba totalmente empalado y me la metia y sacaba para que me gustara Luego se quedo quieto, alli me la dejo para que me acostumbre , yo gemia y jadeaba , estuvo asi un buen rato y comenzó otra vez a bombearme lentamente un buen rato. Después de estar echado se sento, sentí su respiración en mi oreja y ahora estaba agarrandome las tetillas y besandome el cuello, yo eche la cabeza hacia atrás y la apoye en su hombro y él rozaba su mejilla con la mía, me tenía abrazado contra su pecho y apretaba mis incipientes tetillas, que en ese momento yo quería que fueran unos senos para que él se extasiara mas .

De pronto se echo nuevamente y levantandome de las caderas saco todo su miembro pues queria sentir otra vez el gusto de penetrar a un chiquillo marica por primera vez y lo hizo volvi a gemir mientras sentía como me empalaba hasta lo mas profundo .Mi ano se abría y cerraba al paso invencible de su verga . yo me eche sobre su pecho y el me hablaba al oido diciendome que era un puto, maricon, joto , me agaro debajo de las rodillas y con sus manos abrió mis piernas, en esa pose me clavo yo estaba abierto de pierna, luego bajo sus manos acariciando mis muslos hasta llegar a mis nalgas , las apretó con pasion, las abría y cerraba para que apretaran su gran pinga, mis nalgas sudaban entre sus manos y temblorosas podían más y más caricias y penetraciones.

A veces aumentaba el ritmo de sus embestidas salvajemente y me dolia de verdad. En esos instantes le pedía que parara , y como me dolia yo sollozaba suplicandole una pausa , pero en vez de darle compasión aumentaba su ímpetu, ese ímpetu que sólo los machos que cogen tiernos mariconcitos saben imprimirle al momento de romperles y enloquecer sus culetes de dolor y placer.

Tenia el recto encendido a vergazos cuando sentí la turbulencia de su leche llenando mis entrañas,. Fue un momento divino, me hizo mujer en sus brazos y aquél sentimiento que comenzó con una simple mamada quedó sellado cuando me enseñó lo que era el amor haciéndome sentir mujer en sus brazos de hombre y cuando bajo el fuego de su verga me hizo a un lado y se fue al baño quede exhausto mirando el techo .

Cuando pense que todo habia acabadono fue asi porque me había olvidado de su hermano Cesar que había mirado todo ,Senti que Cesar se subio a la cama ahora queria satisfacerse tambien con su primo marica , se sento montado en mi pecho se acerco con su pija a mi cara y entendi lo que queria, me agarro de las manos sujetandome los brazos arriba de mi cabeza y acercando su cadera a mi cara me metio la verga en la boca me estaba jodiendo por la boca moviéndose rápido Mi boca pudo sentir que su pene se ponía aún más rígido, y luego de un rato lanzaba chorros de semen dentro de mi boca; era la primera vez que probaba el sabor del semen de Cesar y me agradó.

La siguiente tarde Cesar me pidió que le entregara mi culo , yo sabia que también quería clavármela , asi que nos fuimos al cuarto, Jaime no estaba había ido a la ciudad, nos desnudamos y me puse en cuatro patas y el atrás mio me echo la vaselina y me enfilo la verga . hubo siempre una resistencia pero por mi parte pero también yo ayudaba a que me enculara, en los momentos que empujaba para meter su pene, yo empujaba hacia atrás para facilitarle la penetración. No sé cuánto tiempo estuvimos en esa posición, por mi parte mi deseo crecia y crecia. Mi pene estaba que durito y en un momento él comenzó a masturbarme claro que le bastaban tres dedos para hacerlo porque no era ni la cuarta parte del suyo me vine un orgasmo echando gotas de semen sobre la sabana mientras mi ano le apretaba latiendo su pinga.

Y èl sintió las contracciones que le ordeñaba la pija y me dijo lo delicioso que era mi culito al apretar su pene asi ,luego comenzo un mete y saca vertiginoso, y en un momento lanza un grito de placer y me mete hasta el fondo, comenzando a eyacular abundantemente su semen con miles de espermatozoides dentro de mí intestino; igual que su hermano al pasar los años con su gran verga hizo gozar a muchas mujeres y tuvo hijos por todas partes; Pero esa tarde me la dedico a mi Fue realmente delicioso. Después permanecimos toda la tarde recostados, comentando nuestras primeras experiencia de penetración. Yo acariciaba y besaba su pene agradecido, lo miraba detenidamente sin comprender cómo había sido posible que ocurriera todo esto en una semana yo pronto yo cumpliría 15 años y el 14.

Mi primo Jaime fue mi gran macho y Cesar mi pequeño macho durante toda la adolescencia, luego a los veintitantos años se casaron y se dedicaron a las mujeres, pero a mi nunca me olvidaron, con su virilidad marcaron mi destino y me hicieron sentir hembra,marica, puto, joto y demás cosas.

Con unas amigas locas, a mis 19 años, abri un salón de peinados y así me gano la vida hasta hoy, mis amigas son gays como yo con historias similares . Cuando recuerdo a mis primos no les guardo rencor por volverme marica porque me gusto que me penetraran con sus tremendos leños; yo por mi parte los aleje de la masturbación para dedicarse a mi, me gusto pertenecerles y estar sometido a sus caprichos sexuales de adolescentes.

Publicado en: Relatos eroticos gays

Deja un comentario