Mi sueño mas deseado

Os voy a contar como se hizo realidad mi sueño mas deseado.

Soy un hombre alto, rubio y de ojos azules claros, estoy cachas pero sin exagerar, porque hago mucho deporte, un día mi hermana me pidió que fuera a una reunión, a hablar con la tutora de su hija porque ella trabajaba y era importante, era la primera vez que me lo pedía, y yo quiero mucho a mi sobrina, así que fui.

Esperaba encontrarme a una vieja con cara de mala, supongo que como era mi profesora de primaria, pero nada mas llegar me quede a cuadros, entre en el aula y había una mujer joven, con larga melena pelirroja y rizado sujeto por dos coletas, con unos pechos grandes, una figura que se dejaba entrever detrás de un mandilón desabrochado.

Nos saludamos con dos besos, tenia la piel muy suave, empezó a hablarme, pero yo no la oía, estaba pensando como iba desnudando la poco a poco y follandola, encina de la mesa, como siempre desee, era mi fantasía sexual mas profunda, como supongo la de mucha gente.

Ella me miraba con sus grandes ojos verdes, que me hipnotizaban y no pude evitarlo, tenia que sacarme esa espina, me lance hacia sus labios, a la vez que la agarraba de la cintura con una mano y con la otra la cogía por detrás del cuello, yo esperaba que me pegara un guantazo, y al principio se resistió un poco cuando la bese, pero para mi sorpresa me siguió el beso y me agarro del culo con fuerza, no podía creérmelo, estaba pasando mi sueño mas deseado se estaba cumpliendo.

Ella se arrodillo bajándome la bragueta y sacando la polla, que estaba ya poniéndose dura, y comenzó a chupármela como nunca antes lo habían hecho nadie, me acariciaba los huevos, a la vez que se los metía en la boca absorbiéndolos y soltándolos una y otra vez, la cogí por el pelo, la levante, le quite el mandilón y le arranque la camisa y el sujetador, dejando a la vista dos grandes pechos, firmes, con dos pezones enormes, como a mi me gustan, comencé a chupárselos como un loco, ella echaba la cabeza atrás, baje por su abdomen hasta llegar a los pantalones que le desabroche y le arranque el tanga con los dientes, estaba supercachondo.

Comencé a acariciarle el clítoris a la vez que le comía el coño, metiendo la lengua en su coño, cada vez mas húmedo, ella gemía comí una loca, me agarro por el pelo, aprentandome la cabeza contra su coño, para que no parara, y me puso una pierna por encima del hombro, la cogí en esa posición, sin dejar de comerle el coño y la levante para llevarla hasta la mesa y echarla boca arriba sobre ella, le abrí las piernas y sin contemplación le metí toda mi polla dura hasta el fondo.

Ella dio un grito mezcla de placer y dolor, le cogí las piernas, se las puse sobre mis hombros y cogiéndola fuerte por los muslos comencé a empujar, una y otra vez, cada vez  mas rápido, con mas fuerza, ella echaba la cabeza para atrás que le colgaba del final de la mesa, dejando colgando su larga melena, agarrándose se los pechos, gemía tan alto que a veces se confundían con gritos.

Estábamos superexcitados, pero tenía que durar, llevaba toda la vida esperándolo, la puse de pie, haciendo que me diera la espalda, la agache apoyando sus pechos en la mesa, la agarre de la cintura y comencé a follarla como un loco, notando como se ponía mas dura dentro de ella, ella movía su cadera en circulo y yo la cogí por el pelo y empecé a darle con la palma de la mano en sus glúteos, cada vez con mas fuerza, diciéndole que si le gustaba, pero no estaba preguntándoselo, ella gritaba que si, que no parara, cuando estábamos a punto de corrernos, saque mi polla de repente y sin previo aviso se la metí por el culo, era mi fantasía y tenía que ser así.

La agarre por los hombros con las dos manos, y la folle una y otra vez, cada vez con mas fuerza, hasta que no podíamos mas, ella gritaba que no podía aguantar mas, yo le gritaba que se corriera, que me lo diera todo, quería sentir como se corría con mi polla dentro de su culo, ella soltó un grito estremecedor, que hizo que yo no pudiera mas y me corrí dentro del culo dándole hasta la ultima gota de mi semen.

Fue increíble mi sueño mas deseado, mucho mejor que en mi fantasía. Cuando mi hermana me preguntó que tal la reunión, solo le dije que muy bien, pero no supe decirle del motivo de la misma.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario