MI NOVIA ME DOMINA

Somos una pareja joven, bastante liberales y nos encanta el sexo y dar rienda suelta a nuestras fantasías. Nuestra enorme calentura nos ha traído hasta aquí,a contaros esta experiencia,totalmente real y espero que suficiente cachonda para vuestro gusto.

Empezaré diciendo que habíamos planteado alguna vez,el típico juego en el que uno manda y el otro obedece.Al principio era un poco pueril, descubriendo cada uno las cosas que nos gustaban y las que no,cumpliendo fantasías y ampliando nuestra sexualidad y nuestra ganas de ampliar nuestra sexualidad. Cada vez los juegos se fueron haciendo mas fuertes y mas viciosos y ella empezó a tener dudas si podría afectar a nuestra relación con lo que apenas si tenía ganas de seguir con los juegos que le proponía. Ante esta situación le pedí una ultima sesión.

Si no disfrutábamos,dejaríamos de hacerlo pero debió prometerme que en aquella ultima sesión se centraría en el juego,se relajaría y disfrutaría de todo lo que ocurriera.

Habíamos decidido hacerlo un fin de semana. Ella sería mi AMA y yo el sumiso que obedecería todo cuanto ella propusiera.

Durante la semana anterior le envié un relato cada tarde sobre dominación femenina, mas suaves al principio y mucho mas fuertes al final de la semana. Puse escusas toda la semana para no follar,con la intención de que estuviera lo mas cachonda posible y le dejé un par de películas muy guarras para que entre los relatos y los vídeos se fuera inspirando y se le ocurrieran situaciones morbosas que poder realizar durante la sesión.

Al principio de semana me pareció que no tenía muchas ganas de hacerlo pero ya el jueves empezó a responderme de manera dominante,insultándome y prohibiéndome masturbarme,cosa que había hecho varias veces al día durante toda la semana, para calmar el vicio que invadía todos mis pensamientos.

Llegado el sábado, le pregunté si quería seguir para asegurarme que estaba dispuesta y me contestó que estaba muy caliente y tenía muchas ganas de hacerlo y de que le obedeciera en todo lo que tenía pensado.

Empezaríamos cuando acabara yo de trabajar el sábado por la mañana. A partir de ese momento sería totalmente suyo. Me pase la mañana trabajando e intentando adivinar que cosas se le habrían ocurrido,cuando faltando media hora para salir recibí un SMS en el móvil:

-Zorra,entra en water y metete un dedo en culo hasta el fondo.

Nunca había sido tan directa ni había utilizado ese lenguaje conmigo. Yo pensaba que aquella sesión sería tan light como las otras que había montado y de repente ese mensaje me perturbaba, me puso un poco nervioso la situación y me ilusioné pensando que sería diferente y saciaría todo el vicio que me consumía desde hace una semana. Le dije al jefe que me ausentaba para ir al baño e hice lo que me dijo,notando que ya tenía el culo bien abierto y que me encontraba bastante cachondo y sumiso. Le contesté que ya lo había hecho y si deseaba que hiciera algo mas a lo que dijo que ya estaba en camino y que la esperara en una esquina cerca de mi trabajo.

Cuando salí de trabajar fui a la esquina indicada y allí le esperé.

Cuando apareció con el coche estaba sonriente. Ella es morena,muy guapa aunque algo vergonzosa,con mucho pecho y unas bonitas piernas. Venía con una falda muy corta,medias de rejilla, unas botas negras de tacón alto y una blusa escotada que insinuaba sus grandes pechos. Enseguida me di cuenta que no llevaba sujetador cosa que en otras ocasiones le había escandalizado cuando se lo había pedido,señal inequívoca de que estaba tan caliente y salida como yo deseaba.

-¿Como estás putita?.Me dijo.

-Como puedes ver no llevo ropa interior,pero no te hagas ilusiones,no puedes tocarme si yo no te lo ordeno. Me obedecerás en lo que te diga,y me pedirás permiso para todo. De momento vamos a comer algo.

Durante el camino hizo que la masturbara y le acariciara los pechos mientras conducía,perdiendo todo el pudor y la vergüenza a que alguien la viera. Estaba desconocida y eso me ponía mas caliente todavía. Al llegar hizo que nos sentáramos en una mesa en medio del restaurante,en la zona donde nos serviría un camarero y rodeados de gente. Pidió una botella de cava que el camarero sirvió,mientras desde atrás se fijaba en todo el escote de mi AMA, disfrutando de la hermosa vista. Brindamos por nosotros y me entregó un bolsito pequeño indicándome que entrara en los baños de mujeres y me pusiera lo que había en el.

-Puesto que eres una puta viciosa te he traído una cosa que te gustará. Me dijo lanzándome un beso.

Avergonzado, esperé unos segundos y entré en los baños de señoras,asegurándome que estaba solo. Me había preparado un tanga y una bolitas anales que me entraron enseguida para mi sorpresa. Salí de allí con la cabeza baja y asimilando mi sumisión me encaminé hacía la mesa donde ya teníamos la comida.Tras los cafés mi AMA pagó y nos dirigimos hacia el coche.

-Volvemos a casa perrita. Tengo una sorpresa para ti.

En el trayecto volvió a ordenarme que la masturbara. A punto de llegar a casa estaba al borde del orgasmo por lo que siguió conduciendo diciéndome que acelerara mis caricias hasta que se dejo llevar en un orgasmo corto pero intenso. Se mantuvo en silencio unos minutos hasta que se recuperó de su pequeña explosión,todo sin dejar de conducir y se dirigió esta vez si ya hasta casa.

-Ahora te metes en el baño,te quitas las bolitas, y quedas solo con el tanga perrita. Cuando hayas acabado te sacas dos copas y una botella de cava. Yo te estaré esperando en el salón.

Cuando le serví la bebida rebuscó en una bolsa de la que sacó un collar de perro y me lo puso. Me paseo por todo el salón a cuatro patas dándome palmadas en las nalgas,sin dejar de insultarme y humillarme.Ordenó que le lamiera su coño un rato hasta que me hizo tumbarme sobre la cama. Me inmovilizó con unas esposas las manos y con una cuerda las piernas.Sacó una cámara para recordar el momento y la dejó grabando mientras cogió mi correa y empezó a azotarme sin descanso.Despacio primero calibrando su fuerza pero no tardó en ser mas dura,con lo que empecé a quejarme, a lo cual respondió dándome mas fuerte,poniéndome el tanga en la boca para que no me quejara y dejándome el culo dolorido y enrojecido.

-¿No es esto lo que te gusta puta?¿No querías sentirte humillado y entregado a mi? Me he puesto muy cachonda y ahora quiero que me hagas correr con tu lengua pedazo de zorra. Pero antes vas a dejarme el culito bien limpio que se que te encanta.

Me dio la vuelta atado como estaba, se sentó encima de mi, poniendo su culo en mi boca,soltando pequeños gemidos y disfrutando de todo aquello. Cuando se cansó se dio la vuelta y puso su coño en mi boca,frotándolo contra mi boca,apretando mi cara hacia ella, en movimientos cada vez mas rápidos,gimiendo como una perra en celo, hasta que me inundó con sus deliciosos jugos,gritando lo bueno que había sido su orgasmo.

Cuando se recuperó puso mi culo en pompa y saco un consolador de buen grosor anunciándome que había llegado mi momento. Me puso un poco de crema en el agujero y empezó jugando con un dedo,luego dos y cuando lo notó ya abierto se atrevió a meter un tercero.

-Como te gusta que te abran el culo putita. Ahora te vas a enterar de lo que es tener una buena polla en tu culo.

Sin avisar,atado como estaba,metió el consolador dentro de mi de un solo golpe a lo que yo respondí con un chillido desgarrador. Me estaba partiendo por la mitad y mi AMA no paraba de meterlo y sacarlo, disfrutando con mis gemidos de dolor.

-Como veo que te gusta perra voy a comprarme un arnés para abrirte bien ese culo.

A cada embestida lo introducía con mas fuerza y mientras yo gimoteaba que lo hiciera mas despacio me dijo:

-Ahora entenderás cabrón que en ocasiones hay que ir con mas cuidado.

Han pasado tres días y todavía el dolor me recuerda la sesión con mi AMA.

Tras esto,me ordenó que me vistiera y nos fuimos a dar un paseo y a tomar unas cervezas. Esta vez fui yo quien me llevé el bolsito con las bolitas y el tanga para ponérmelo y complacer así a mi AMA para que viera que me portaría bien. Intentaba taparme el collar con la camiseta si bien el placer de complacer a mi AMA hizo que al rato ya no me acordara ni de que llevaba el tanga,ni las bolitas y ni el collar.

Hablamos de todo un poco y sobre todo de lo que ella estaba disfrutando dominándome hasta que se hizo tarde y volvimos a casa para cenar.

Mientras ella se puso una película de dominación bastante guarra,hizo que preparara la cena solo para ella,vestido yo con el tanga y el collar puesto. Le serví una cena ligera y no paré de llenarle la copa de cava atento a cualquier cosa que pudiera necesitar. Cuando estaba servida ordenó que me masturbara para ella mientras acaba de cenar. Cuando me vio a punto,me hizo parar,y me dijo:

-Recoge todo esto y llevatelo a la cocina. Quiero que te comas mis sobras pero lo harás en el suelo. Y grabate que quiero ver luego la gran perra que estás hecha.

Así lo hice. Estaba tan hambriento comiendo que no me di cuenta como se había acercado a la cocina y estaba allí silenciosa,preciosa,poderosa,dominante, disfrutando al ver como su perro le obedecía sin rechistar.

-Te espero en la cama perrita. No tardes que quiero darte tu premio por lo bien que te has portado durante todo el día.

Me limpié un poco y acudí a la cama pensando que por fin iba a poder correrme y aliviar aquel estado de entrega y vicio que aumentaba mi necesidad de tener un orgasmo brutal pero de nuevo volvía a equivocarme.

Puso un consolador de esos que se mantienen erguidos en cualquier superficie pegado en el armario, a la altura de mi culo y me obligó a que me lo metiera hasta el fondo para situarse ella delante de mi de espaldas y poder meterse mi polla, follándome ella a mi y disfrutando que con cada embestida, mas dentro se metía el consolador en mi maltrecho culo. Así estuvimos un rato hasta que me tumbó en la cama,me introdujo dos bolas chinas que ya no noté y se puso encima mio metiéndose mi polla hasta el fondo. Empezó a moverse mientras me abofeteaba,me escupía y me repetía lo cabrón y lo puta que estaba hecho,diciéndome que ni se me ocurriera correrme o me azotaría de nuevo sin compasión y así se corrió en un nuevo orgasmo que la dejó totalmente relajada y desfallecida. Cuando se recuperó me dijo que me fuera al baño y la esperara allí.

Cuando llegó me tumbó boca arriba,me puso las esposas para que no me moviera y empezó a orinarse encima de mi. Primero en el cuerpo para seguir en mi cara y al final apuntando directamente a mi boca como culminación a la gran humillación que había vivido durante todo el día. Cuando acabó me dijo que me diera una ducha y que me lavara bien pues ahora si que me permitiría follarla y por fin correrme.

Pegamos el polvo mas salvaje que recuerdo y nos corrimos juntos en un orgasmo que me pareció el mejor que he tenido nunca. Nos quedamos abrazados y así despertamos el día siguiente,cansados,yo dolorido,pero saciados por un tiempo que espero no sea muy largo.

Como mi AMA me ordenó,con el deseo de que vuelva a tener ganas de dominar a su puta sumisa, escribo este relato que le recordará mi adoración hacia ella.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario