Mi Moreno de Fuego

El relato que voy a contarles es algo muy erótico que me ocurrió hace algunos años atrás…

Soy una morena clara de treintitantos años y siempre me han dicho que tengo unas nenas y una cola mmmmm lindas y excitantes.  En ese tiempo estaba muy enamorada de mi novio pero la verdad siempre he tenido un gusto por los hombres morenos sin haber probado ninguno hasta que un día tuve la oportunidad de salir con uno, no creí ser capaz de engañar a mi novio con otro pero esa vez lo hice y fue una experiencia muy excitante.

Este moreno del que les cuento es un tipo de color muy guapo, todo un hombre maduro y muy interesante.  Lo conocí en mi trabajo, él me vio en la calle y me siguió y al llegar a mi trabajo se presentó lo cual me sorprendió mucho ya que era un hombre muy guapo, simpatizamos de inmediato y a partir de ese día llegaba todos los días a visitarme, era muy divertido y su trato hacia mí era muy especial, con el pasar de los días se me hacía más y más interesante cosa que yo ocultaba ya que no quería que se diera cuenta que en verdad me encantaba, era obvio que yo le encantaba a él pero yo no quería caer en esa tentación.

Un día de esos, mientras estábamos conversando sin aviso se me acercó y me robó un beso en la boca, todo un beso muy intenso que me hizo temblar como quinceañera, no me pude resistir a lo que estaba pasando, sentía como este moreno me apretaba hacia él en un beso lleno de pasión lo cual me erizó toda la piel de la emoción y la excitación que me hizo sentir a flor de piel.

Con ese beso me demostró lo que quería de mí y sin dejar ninguna duda me dijo al oído… oye mami has hecho de mi el hombre más feliz de este mundo porque besé tus labios mami linda! Mmm ese “mami linda” me hace excitarme tan solo de recordarlo.

Un día se dio el momento en que íbamos a estar solos ya que me invitó a su casa no recuerdo con que pretexto y acepté ya que moría de ganas de tenerlo cerca, ya en el carro iba como una tonta porque por un lado pensaba en mi novio y me arrepentía de lo que iba a hacer, pero por otro lado sabía lo que me esperaba y no me quería escapar de los brazos llenos de pasión de mi moreno de fuego.

Al principio temblaba como una hoja no de miedo, sino de nervios, luego llegamos y él puso música bachata que era su preferida, conversamos, comimos y tomamos un poco de vino, luego con la música tan rica que tenía nos pusimos a bailar, ya bailando me empezó a besar yo temblaba de sentir su cuerpo pegado al mío, me empezó a desvestir lo cual me tenía tan excitada, empezó a besar mi boca bajando a mi cuello, luego quitó mi sostén y besó mis pechos mmmm se deleitó con mis pezones para luego seguir bajando por mi ombligo y beso a beso llegar a mi vagina donde beso y lamió mmm me dio un sexo oral tan rico sobre todo porque tenía un piercing en la lengua que sabía usar muy bien, ya estando muy excitada le bajé el bóxer cuando vi ese pene tan grande y rico que se veía que me puse a acariciarlo, luego él me acostó muy suavemente de nuevo y me susurró al oído “lo quieres todo mami…” y yo toda caliente y ganosa le contesté “si bebe”, luego empezó a rozarme la punta en los pliegues de mi vagina mmm me sentía muy húmeda y poco a poco me empezó a penetrar mmmm era una sensación tan rica pero a la vez me dolía ya que era tremenda verga, él no paraba de penetrarme y decirme “mami eres una diosa mmm mami estas tan rica” con cada embestida que daba en mi vagina.

Luego me volteó y puso a gatas frente a un espejo en la cabecera de la cama donde me excitaba cada vez más viendo sus gestos de gusto y placer con cada metida de verga en mi vagina mmm en esa pose también me dolía mucho pero era un dolor rico cuando luego él se detuvo y me dijo “oye mami estas sangrando… te lastimé” lo cual lo asustó un poco era muy lindo y paramos un rato mientras me besaba y metía mano yo le acariciaba su gran pene, luego me puse de nuevo a gatas para que siguiera cogiéndome a gatas mmm duro porque ya no sangraba hasta que se vino en esa pose mmm dándome todas sus pulsaciones de placer en mi vagina.

Tomamos un descanso y cuando decidí que ya me quería ir a mi casa y me había vestido él no me lo permitió besándome y susurrando a mi oído “mami deja que te ame que te haga cosas ricas” a lo cual no me pude resistir, caí de nuevo en la tentación, me quité la ropa me empezó a penetrar de nuevo tan rico que se me antojó subirme y cabalgar su pene mmmm cuando me lo cogí de esa manera el hombre se excitó mucho más, me presionaba hacia él me decía “quer rica estas mami… te quiero solo para mí… que trasero más rico tienes mami…” seguí cabalgando cuando sentí él se puso de pié conmigo montándolo me cargó y cogió tan duro y rico que yo daba unos gemidos exagerados porque la penetración era tan profunda sentía tan rico estaba tan excitada que le mordí los labios mientras me besaba y le aruñé la espalda él solo decía “eso mami… así mami…” hasta que hizo que me viniera y con mi orgasmo le diera una catarata dorada llenándolo de  placer que lo hizo venirse junto conmigo haciéndome sentir de nuevo sus pulsaciones dentro de mí tan profundo.

Nos acostamos a descansar cansados de ese encuentro llenos de sensación a placer y antes de que se recuperara lo dejé allí y me desaparecí, él me siguió buscando pero ya no nos vimos de nuevo, dejando esta historia plasmada como un recuerdo muy erótico.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario