Mi mejor experiencia sexual

relatos eroticos

Fue algo muy extraño, pero sucedió y me alegro de ello, ahora quiero compartirlo con todo aquel que quiera leerlo.

Este verano coincidí con un chico que conocía solamente de vista, estaba de fiesta con mis amigas y habíamos bebido bastante, hubo un momento de la noche, que no sé cómo, siendo bastante tímida y mas con estos temas, le dije que si nos acostábamos juntos, el sin pensárselo ni un solo segundo, dijo que sí, me cogió de la mano y nos fuimos.

El tiene un coche grande con las lunas tintadas y allí mismo nos pusimos con el coche aparcado en un calle. Nos empezamos a besar, dios mío como besa, solo con eso ya me sentía húmeda y mis pezones parecían perchas.

Empezó a pasar su mano por mi cuerpo lentamente, mientras me besaba el cuello muy suavemente y baja por mi escote muy pronunciado haciéndome sentir cada vez más cachonda.

Empecé a desabrochar su camisa y acariciar su torso desnudo, besando sus pezones al mismo tiempo, estaba totalmente fuera de mis casillas.

Lo senté en el asiento trasero y me puse encima de el a horcajadas, empezando a besarlo y mover mis caderas, mientras el besaba mis pechos y acariciaba mis piernas levando el vestido cada vez mas.

Su forma de besarme, acariciar y besar mis pechos, me tenía totalmente loca, pero luego fue muy sorprendente hasta para mí.

Me coloque sentada sobre el de espalda, agarrada al reposacabezas delantero, el muy excitado me besaba la espalda y me acariciaba los pechos, pidiéndome que no dejara de mover mis caderas, no nos quitamos ni la ropa.

Me bajo lentamente los tirantes del vestido y del sujetador y empezó a masajear mis pechos y a pellizcarme suavemente los pezones, esto me hacia volverme loca de placer, le desabroche el pantalón y deje salir su pene erecto en todo su esplendor, sin más miramientos me aparto el tanga y me penetro con fuerza, estábamos los dos excitadísimos.

Comencé a mover mis caderas en círculos de delante hacia atrás, creía que se volvía loco, me decía que no parara hasta correrme, empezó a cogerme del pelo por detrás y acercándome hacia él, me decía al oído que me iba a follar y a darme mi merecido, esto me sorprendió ya que era muy tierno y no me lo esperaba, pero al mismo tiempo me excitaba mas.

Me cogió del cuello y me sujetaba firmemente pero sin hacer daño y me susurraba al oído cosas como:

Puta te gusta verdad?, te gusta que te follen así eh?

A lo que yo le conteste, que me follara hasta no poder mas, esto desato su locura y entre gemidos, besos y caricias me coloco a 4 patas, situándose detrás y sujetándome del pelo y las caderas, yo le decía que quería mas, que me follara hasta dejarme exhausta, cosa a la que accedió gustosamente.

Mientras me besaba y acariciaba los pechos, me follaba tan salvaje mente acariciando mi clítoris mientras me penetraba, que el orgasmo llego enseguida, fue maravilloso, luego se dejo llevar el, que no aguantaba más y se corrió encima de mis nalgas, dándome toquecitos con su polla en el trasero al terminar.

Fue increíble, nunca me había sentido así con nadie, ni tan excitada y a la vez tan liberada para decir lo que quería en cada momento. Mantuvimos mas encuentros y no todos fueron así, eso sí muy especiales y maravillosos.

Conectamos tan bien, que seguimos viéndonos y manteniendo relaciones sin más, sin ataduras, sin compromiso. Tengo que añadir que desde que lo conocí, no eh vuelto a acostarme con otros, ni a desearlo tan siquiera, cada encuentro con el es especial y maravilloso.

Es sensible, besucón y en los momentos en que se convierte en un salvaje amante, me encanta y me excita muchísimo.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja Etiquetado con:

Deja un comentario