Mi marido descubre mi única infidelidad

Me llamo Sandra, llevo felizmente casada con mi marido 6 años y aunque somos una pareja joven 35 y 36 años nuestro matrimonio había entrado en un periodo de rutina. Creo que una buena parte de culpa es mía, porque mi marido si se esfuerza en sorprenderme y buscarme sexualmente, pero por mucho que se esfuerce no consigo verlo con la pasión de antes.

Sigo queriéndolo con locura pero llevo un tiempo donde la pasión ha desaparecido. Estando en esa situación, hace unos meses, a la salida del trabajo de camino al tren, me encontré con Alex, un antiguo novio de la universidad que había estado viviendo en el extranjero y que ahora había vuelto a la ciudad.

Me tropecé con el de casualidad ni siquiera sabía que estaba en la ciudad, hacía años que no lo veía, pero estaba igual, seguía vistiendo muy juvenil, era un chico muy atractivo, alto, moreno, llevaba una media melena que todavía le hacía conservar ese aire de juventud que yo si habia perdido. En mis años universitarios tuve una breve relación con el, pero nada serio.

Estuvimos hablando un rato y Alex me invito a un café, nos pusimos al día, yo le conté que estaba felizmente casada y él me conto sus experiencia en el extranjero y como ahora había vuelto para trabajar en una empresa nacional…cuando me quise dar cuenta habíamos estado hablando más de dos horas y había perdido el tren de vuelta a casa.
-Perdóname Alex pero me tengo que ir, le había dicho a mi marido que llegaría pronto a casa y ahora he perdido el tren.
-No te preocupes, yo he traído el coche y puedo acercarte, además vivo de camino.
-Muchas gracias, te lo agradezco porque el siguiente tren pasa muy tarde.

Durante la tarde habíamos hablado de muchas cosas, pero ninguno dijo nada de nuestros años de universidad cuando tuvimos aquella pequeña relación pasajera, junto cuando íbamos en coche y estábamos a punto de llegar a mi casa, Alex me dijo:
-Te acuerdas que hace 10 años también te lleve a casa en coche?

Yo me puse roja como un tomate, porque hace años el padre de Alex le dejo el coche, salimos de fiesta y a la vuelta me llevo a casa, cuando paro el coche delante de mi casa, nos besamos y después de que Alex me insistiera varias veces se la chupe, fue mi primer mamada.
– Si si me acuerdo como iba a olvidarme…le conteste

Junto en ese momento llegamos frente de mi casa, Alex paro el coche y sin dejarme terminar la frase me dio un beso en los labios…yo me asuste un poco y me gire hacia la puerta para salir, Alex me tranquilizo.
-Tranquila Sandra solo quería un beso, de recuerdo nada más.

Cuando estaba a punto de abrir la puerta para salir del coche, algo paso por mi mente que me hizo perder la razón, sin saber porque me di media vuelta, le abrí la bragueta y comencé a chupársela como había hecho 10 años antes. Ahora era Alex el que no sabía que decir.

Su polla reacciono rápidamente, mediría unos 20 ctm, no la recordaba tan grande, supongo que ahora al comparaba con la de mi marido que era bastante más pequeña, me pareció muy grande…casi no me cabía en la boca, pronto note como se mojaba su punta. Estaba en estado de shock, me sentía toda una puta, pero seguí chupando como una loca. Mientras Alex se estremecía, la polla se fue hinchando y cuando parecía que iba a estallar, note como sus fluidos llenaban toda mi boca.

Hacía más de 6 años desde cuando éramos novios con mi marido que no chupaba una polla, continúe dejársela limpia y me trague todo el semen para no machar el coche, Alex seguía inmóvil sin decir nada…Yo estaba exactísima y sin déjale decir nada, le di un beso de recuerdo y salí corriendo del coche.

Al llegar a casa vi que mi marido ya había llegado, estaba en el salón viendo la tele, estaba tan caliente que no me pude resistir y aunque hacía años que no me le insinuaba, me acerque y le di un beso más caliente de lo normal. El sin preguntar nada comenzó a besarme, mi excitación y mi calentura creció al pensar que todavía debía llevar restos de semen de Alex en los labios que ahora besaba mi marido.
Yo llevaba falda, así que me quite las braguitas y sin darle tiempo ni para que se bajara los pantalones saque su polla y me senté sobre el, introduje su polla en mi coñito que ya estaba toralmente húmedo y a punto de explotar de placer y comencé a moverme. Mi marido se vino enseguida como siempre, pero esta vez como yo estaba excitadísima también tuve un gran orgasmo.

Levaba años en lo que había perdido todo el interés por el sexo, me había vuelto recatada y evitaba el tema del sexo, sin embargo esa tarde gracias a que me había comportado como una puta recupere todo el interés y el placer de antaño.

Cuando terminamos me fui a dar una ducha para limpiarme un poco, pero me deje el móvil en el salón y mientras estaba en la ducha sonó mi móvil, era un whatsApp que me enviaba Alex:
– Lo que me has hecho esta tarde ha sido fantástico me ha sorprendido mucho, ha sido la mejor mamada que me han hecho y esta vez sin pedírtelo como hace 10 años, siento no haberte podido corresponder. Por favor llámame.
Cuando salí del baño, mi marido me esperaba en la habitación con el móvil en la mano:
-Toma alguien te ha enviado un whatsapp, ha quedado muy contento con tus servicios puta.

Dio un portazo y se fue de casa, a la mañana siguiente intente explicarle que todo había sido un desliz, que jamás lo había engañado, pero no me dijo nada, solo me pidió el divorcio. Yo me quería morir, seguía queriendo a mi marido y no lo quería perder, me sentía avergonzada por lo puta que había sido.

Esa noche se me ocurrió una ida, le pedí que nos fuéramos de viajes los dos solos si la vuelta se quería divorciar no me opondría. Yo pensaba reconquistarlo durante el viaje, pero él tenía otros planes para mí.

Les contare el viaje en otro relato: ” Humillada y prostituida. Mi marido se venga de mi infidelidad.”

Espero que me dejen sus opciones aquí o en mi mails.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario