Mi hermano y yo nos cogimos a nuestras primitas

Este relato, es tan real como el inmensisimo placer de habernos cogido a nuestras primitas de 12 y 8 años, mi hermano y yo, esto aconteció el año pasado, yo tengo 23 años y lo mejor que me ha sucedido en la vida, tuvo lugar hace un año, cuando tenía 22 años y mi hermano el otro protagonista de esta historia, tenía 24 años.

Vivimos en el campo, somos tre hermanos, mi hermana, mayor que nosotros está casada y vive en una ciudad no muy lejos de este lugar, en nuestra casa estamos mis padres, mi hermano y yo, el año pasado vino mi tio, que es hermano de mi padre, con su familia a pasar 15 días a nuestra chacra, el tiene dos hija, la mayor de 12 años, en ese momento y la menor de 8 años, todo estuvo muy bién esa mañana cuando llegaron, saludos, la consabida conversación de todo lo acontecido en este tiempo en que no se habían visto, lo primero que notamos mi hermano y yo al ver a nuestras primitas, era lo muy buenas que se estaban poniendo, yo no le dije a el nada de lo que estaba pensando por supuesto, me parecía algo impropio de mi, casi un pecado grave, que yo un hombre de 22 años, mirara con deseo a una niña de 8 años, la que a pesar de su corta edad, era alta y tenía un cuerpito bastante deseable para mi gusto y aunque fuera mi prima ya la estaba deseando, aparte de todo eso, las dos ya eran muy bonitas, especialmente la mayor que a los doce años, ya tenía un hermoso cuerpo, un buen culo y unas tetitas que ya se insinuaban, a través de la blusa

Por la noche, cuando nos fuimos a dormir, el primero que habló fué mi hermano, -¡Que buenas que se están poniendo nuestras primas, desde que llegaron esta mañana no he parado de pensar en Lisa (la mayor), si se me pone a tiro, sabes como me la voy a culear, hermano está super buena y ya le tengo unas ganas, y me preguntó, -¿Que pensas vos hermano? ¿No te animarías a cogerte a Ana?. Yo un tanto incómodo, ya que no quería admitir todavía, que estaba pensando lo mismo que el, le dije, -No seas boludo, son dos niñas y nosotros dos hombres adultos ya, a lo que el me contestó, -Boludo, mañana se las cogerá cualquiera que se lo proponga ¿Por que no desvirgarlas nosotros ahora? si se nos da la oportunidad aquí y ahora, sería un crimen dejar pasar tiempo y no aprovecharlo, además a las dos ya les entra bien una verga de hombre, yo tengo 24 años y me muero de ganas de culear con una pendeja de 12 años y si ella se deja, te imaginás que fiestita para mi, meterle mi verga de 22 cm, además ya estoy muy alzado con ella y mañana, comenzaré a llevar adelante mi plan, yo no supe que decirle y para terminar esa conversación que me molestaba un poco por ser bastante tímido y escuchar a mi hermano hablar así ya que el es lo opuesto a mi, le dije para terminar la conversación -Mañana hablamos, ya es tarde y estoy cansado, pero no pude dormir enseguida, yo también pensaba lo mismo que el y la idea de cogerme a la menor de nuestras primas, me gustaba cada vez mas y esa noche tuve la verga bien parada pensando en Ana, a la que ya deseaba como hembra, el pensar en desvirgar a una niña como esa, meterle mi verga parada de 20 cm y hacerle sentir lo que es un hombre en el acto de hacer el amor, no me dejaba conciliar el sueño

Esa mañana, me di cuenta que ya mi hermano estaba tendiendo las redes, ya comenzaba con su plan, estaba eufórico como nunca, invitó a las dos primas a una cabalgata, fuimos entonces los cuatro a recorrer un camino que lleva hasta el arroyo que está a 2 Km de nuestra chacra, durante todo ese trayecto se desarmaba en atenciones con Lisa y para mi asombro ella estaba ya entusiasmada con su primo de 24 años, porque al decir de los demás, es muy guapo, rubio de ojos celestes y con un cuerpo de deportista, yo estaba todavía como se dice “en el molde” a la espectativa de como Ana me podría ver, si como su primo o como un muchacho que podría tener algo con ella, en lo que podría pasar con ambas primas, yo me respaldaba en lo que mi hermano iba haciendo, lo sabía super capaz de hacer lo que se proponía y en este caso me daba mucha confianza que los dos pudiéramos lograr lo que tanto deseábamos,cogernos a las dos primitas, debo admitir que yo a ese punto, lo deseaba tanto como el.

Y el plan de mi hermano dio sus frutos a los tres dias, su capacidad de seductor se puso a prueba mas que nunca v esta vez logró también lo que se había propuesto, el con 24 años se cogió a su prima de 12 años y la desvirgó, todo ocurrió un día a la siesta, como era pleno verano y hacía mucho calor, todos dormían , menos yo que estaba en el galpón y fui testigo de ese polvazo que mi hermano se echo con Lisa, yo me daba cuenta que ella estaba también muy alzada con el y ese día lo demostró ante mi, testigo involuntario, yo estaba recostado sobre unos fardos de pasto, el galpón esta dividido por una pared, pero tiene un hueco que permite ver el otro costado, yo sentí que se abrió la puerta y entraron mi hermano y Lisa y cerraron, por la voz de el que hablaba muy bajo, me di cuenta del grado de excitación que tenía, lo primero que hizo fué abrazarla y se besaron con mucha pasión y las cosas fueron subiendo de tono, mi hermano hablaba con voz entrecortada se notaba que su calentura era super, como el tenía solamente un short puesto y ella una falda muy corta y una blusa, en segundos estuvieron los dos desnudos y se acostaron en un catre que estaba plegado en un rincón, el lugar donde yo estaba era oscuro, no podían verme, pero yo a ellos los veia muy bien, lo que no conocía de mi hermano era que su verga parada superaba muy bien a la mia y aquel día lo vi usarla con una maestría única, sin duda que para Lisa era su primera vez, pero lo hizo como una verdadera mujer a sus 12 años, se acostó en el catre y abrió sus piernas y allí fue mi hermano y le acomodó su verga parada en la puerta de la concha y jugo un poco hasta que se la puso hasta los huevos, ella se quejó un poquito pero del placer supongo, luego mi hermano la abrazó con pasíón y comenzó a besarla a la vez que suavemente empezaba el mete y saca muy lentamente, se escuchaba la respiración agitada de el y los leves gemidos de placer de los dos, así estuvieron unos minutos hasta que el comenzó a aumentar el ritmo de las arremetidas y todo terminó en profundos suspiros de placer, después de unos instantes de descanzo ambos ablaban muy bajito y se besaron mucho, de más esta decir que yo del otro lado de la pared, me hice la paja mas grande de toda mi vida y me tuve que contener para no gemir del placer que sentí cuando acabé, Lisa entonces se vistió y se fué, el quedó tendido en el catre asi en pelotas como estaba, estuvo como pensando sin duda feliz por lo que acababa de lograr, luego saco los cigarrillos de su pantalón, fumo muy relajado mirando el techo, luego se puso el short y también se fue.

Esa noche cuando fuimos a dormir, por supuesto que yo me hice el boludo como si no supiera nada de lo que había visto, el en cambio se notaba que estaba mas feliz que nunca, había logrado lo que tanto deseaba hacer a los 24 años, cogerse una hembrita de 12 años y desvirgarla y para mejor su prima, muy sonriente me puso una mano sobre mi hombro y me guiñó un ojo y con una mirada llena de picardía me dijo, -Mañana, después de almorzar vamos los cuatro al arroyo a bañarnos….y para hacer también con nuestras primas, todo lo que podamos, y yo como si no supiera nada, le pregunté en tono complice y guiñándole un ojo -Vos, ya habrás hecho algo imagino, me ganaste de mano ¿Te la cogiste hoy en el galpón? y el en el colmo de su satisfacción, me dijo muy bajito -Siiiiii hermano, ya está mi sueño se ha cumplido, me parece mentira, yo con 24 años me cogí una hembrita de 12 y me dejo sangre en la pija, que felicidad me siento el macho de américa jejjejejejeeje.

Al día siguiente, después de almorzar, fuimos los cuatro a caballo al arroyo a bañarnos, llegamos y nos fuimos hasta el lugar donde hay profundidad para bañarse, después de jugar los cuatro en el agua, salimos y nos tiramos sobre el pasto y luego de unos minutos yo vi que mi hermano y Lisa ya estaban como novios enlazados en un abrazo y besándose ya los dos desnudos, eso me prendió fuego y con lo que había visto el día anterior en el galpón, me hizo quitar todas las barreras que yo pudiera tener para hacer lo que quería hacer con Ana a pesar de tener ella 8 años y yo 22 yo ya había vencido todo prejuicio y pudor ante ella y le dije -Mira a tu hermana y mi hermano, (ellos ya estaban cogiendo ahi casi junto a nosotros), le dije, hagamos lo mismo

Yo ya me había sacado el shot y estaba en pelotas ante ella que me miraba llena de admiración contemplando mi desnudez y mi verga que estaba parada y me dijo –Si,..que cosa grande que tenes y que peluda. -¿Te gusta? le pregunté, y ella me respondió -Si….que lindo que sos desnudo, me gustas mucho. acto seguido se quito su malla de baño quedando desnudita ofreciéndome su cuerpito de niña que yo tanto deseaba, nos besamos largamente y luego ella se tendió sobre el pasto y abrio sus piernas, mostrándome esa hermosa flor que tenía ahi, virgen esperando a su primer macho para que la desvirgara, le arrime la verga y se la hice jugar largamente en la entrada de su vagina, luego con un empujón senti que la cabeza de mi verga había atravesado su virginidad, se estremeció al principio y yo le dije -Duele un poquito al principio, después será todo muy lindo, entonces ella se relajo, se soltó y ya mi verga estraba y un poquito de sangre salio avisándome que la había desvirgado, lentamente se la fui metiendo con suaves movimientos hasta que entro toda hasta los cojones, tenía razón mi hermano, a una hembrita de esa edad la puede coger un macho de 22 años como yo, ya le entra bien una verga de hombre, seguidamente comenzé el mete y saca y ella empezó a decirme que ya no le dolia y que le gustaba lo que estabamos haciendo y yo estaba en la gloria, culeando a mi primita, de tanto en tanto miraba, como mi hermano se culeaba a la otra al lado nuestro, eso fué el placer en grado sumo para mi esa tarde, ella me respondía como mujer maravillosamente, yo sentía que ella gozaba con mi verga adentro y sus suspiros me demostraban que ya había tenido un orgazmo y se prendía de mi, estaba mi primita ya entregada a gozar conmigo y asi llegamos al climax del placer cuando acabé dentro de ella, nos quedamos un poco ya relajados, besándonos yo feliz como nunca y ella también y luego de unos minutos lo volvimos ha hacer, y al mirar al costado vi que mi hermano y Lisa también lo estaban haciendo, después de que ambos terminamos nos quedamos un largo rato descansando, luego nos vestimos y regresamos a la casa.

Todos los dias restantes, volvimos al arroyo a bañarnos con las primas y las cogimos a las dos nuevamente, ambas fueron desvirgadas por nosotros y descubrieron con nosotros el placer de estar con un hombre, tanto les gustó que volvieron para las vacaciones de invierno y todo se repitio, y ahora estamos esperando los dos las próximas vacaciones para recibir a nuestras primas

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario