Mi dulce tía margarita

Mi dulce tía, la tía con la que mantuve relaciones cerca de unos 2 años.

Yo tenia 15 años en ese tiempo, y era un joven un poco pervertido, interesado en las mujeres guapas sin mas rodeos esta es la historia.

Unas vacaciones de verano, mis padres estaban decididos a tomar un viaje ellos 2 solos, pero tenían el pendiente de dejarme solo, tenían el miedo que me fuese a suceder algo, en fin decidieron llamar a una prima de mi madre, a mi tía Margarita, no la conocía muy bien, solo la había visto una vez, y eso hace mas de 5 años.
Cuando todo quedo bien, mis padres marcharon hacia al aeropuerto, y alrededor de una media hora llego la susodicha tía, cuando abrí la puerta y vi, quede pasmado, tenia un cuerpo de diosa, un par de hermosos pechos grandes, una cintura deslumbrante que mas de un hombre se ah de haber perdido en ellas, unas caderas divinas, y un culo enorme que se notaba mas por el pantalón ajustado que llevaba. Cuando paso charlamos, pero no dejaba de mirar e imaginarme ese cuerpo, me lo imagine en una cama, desnudo, y mojado, fantasías de chavales como yo.

Al anochecer me fui a mi cuarto, y mi tía al que le correspondía. Esa noche no dejaba de pensar en ella y ese divino cuerpo, divino que para sus 45 años era un cuerpo perfecto para la edad. Así que le dedique una paja, la cual disfrute mucho, cuando termine fui por papel al baño y de paso orine. De regreso vi la puerta del cuarto donde dormía ella semi abierta, me entro la curiosidad de entrar para verla y sobre todo ver su hermoso cuerpo. Al entrar me llevo con la sorpresa de que esta destapada, vistiendo solamente un brasier, color rojo, rojo pasión por así decirlo y una tanga negra, ella estaba de espaldas, por lo cual pude ver ese culo rebosar entre esa diminuta tanga, aquella imagen aún esta en mi mente, esa imagen me puso a mil.

Al despertar mi tía me llamo para ir a desayunar, al llegar me quede pensando en la imagen de la noche anterior, pero trate de no darle importancia, a medida que mas hablaba con ella, mas confianza le tomaba, confianza necesaria para llegar a hablar sobre el sexo, le pregunte que si tenia pareja, y ella me respondió, con un no, respuesta con la cual me sorprendí, mas de un hombre debe volverse loco con ese cuerpo, y le platique sobre eso, y ella reacciono un poco tímida, yo también me puse tímido ante la charla. Mi tía dijo que iba a tomar una ducha, al instante pese en la abertura del baño que daba al patio, le dije que estaba bien que tomara su ducha, al instante fui hacia el patio, a mirar a mi tía, al ver por esa abertura, vi como se desnudaba poco a poco, algo que me puso a mil, ver ese cuerpo desnudo fue algo que nunca olvidare en mi vida, ver esos pechos colgando, y ese culo al aire, me puso a mil, y verla tocarse sus partes, fue simplemente excitante, cuando salio de la ducha, fui directamente a mi cuarto a matarme a pajas.

Después de unas horas mi tía me llamo, y me dijo que porque me estaba espiando en la ducha, automáticamente se me creo un nudo en la garganta, ella incistia pero esta vez me dijo que ella sabia que la estaba viendo, y que se tocaba para mi, para que viera el ”show” , me pregunto, que que le gustaba de ella, y me dijo que fuera sincero, y lo fui, sabia que algo andaba bien, le dije que el culo, que su culo era divino y que me volvía loco, me dijo que si quería verlo, mi respuesta automáticamente fue, si, se quito el pantalón y me dijo que lo tocara, que era mio que hiciera con el lo que quiera, cuando lo vi quede asombrado, tener tan cerca esa belleza, lo agarre, lo saboree, lo manipule a mi gusto, hasta que me dijo que le enseñara mi polla, accedí bastante ”agusto” frente a la situación, tenia la polla a mil, cuando la vio mi tía se asombro,
”Que gran polla te cargas hijo, quiero que eso este dentro de mi culo”

Esas palabras me pusieron a mil al momento, le quite la tanga y comenzó el ”mete y saca” por ese hermoso culo, como a los 15 minutos le llene todo el culo de leche, mi tía gritaba de placer y me dijo que se quería comer mi polla, se volteo y la tomo y la manipulo a su gusto, la puso por sus pechos, en su cara la metía y sacaba de su boca, sus labios eran gruesos, lo que hacia las mamadas un placer de dioses.

Cuando estaba a punto de correrme, le avise, y mijo con una voz de orgasmo que quería la leche, que se la diese, como la puta que es, me corri sobre su cara y gritaba de placer, después hiso que le lamiera el coñito, el cual tenia un sabor delicioso.
Hablamos, ella me dijo que cuando quisiese podría ir a su casa a tener sexo como locos, que me podría llevar sorpresas. En la noche nos duchamos juntos, nos tallamos, jugábamos, teníamos sexo como locos, a todas horas. Hasta que mis padres llegaron, pero eso no fue el fin, ya que pidió permiso a mis padres para que me fuese con ella a su casa a ”charlar” como los buenos ´”tía y sobrino” que somos.

Cuando llegamos, la misma historia sexo como locos.
Cuando me iba a marchar, me dijo que la siguiente vez que fuese me iba a preparar una sorpresa, lo que me dejo con una intriga, hasta que supe la sorpresa, pero eso lo contare después…..

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario