Me metieron la mano en el bus

No me había subido al autobús desde hace como 14 años y por necesidad tuve que volver a utilizarlo ya que mi automóvil se había descompuesto y tuve que llevarlo al mecánico y el diagnostico, fue de que había que reparar al motor ya que había tenido un sobrecalentamiento, mi esposo había salido de viaje y estaría fuera por lo menos tres días de nuestra casa por lo que no había quien me llevara y trajera al trabajo de regreso a casa.
El auto lo arrastro la grúa el día viernes por lo que estuve quietecita el fin de semana haciendo el aseo de la casa, el lunes me levanté más temprano que de costumbre bañándome y pensé que si iría en el autobús lo mejor sería que debería de llevar unos pantalones de mezclilla y como hacía mucho calor me puse una camiseta con algún logo al frente, espere el bus pacientemente y me di cuenta que no había cambiado mucho desde la última vez que me había montado en el la gente esperando tener suerte para poder subir para llegar a su destino, después de dos buses que pasaron atiborrados, el tercero nos hizo la parada y logre subirme enseguida de otra mujer y después de mi dos, hombres uno gordo ya mayor de edad y otro joven, la mujer como pudo paso entre la gente colocándose en medió del autobús y yo quede atrapada entre los asientos y a mi espalda estaba otra mujer joven, el hombre mayor pidió permiso de pasar y yo me acerque lo más que pude hacia los asientos pero aun así el hombre se quedó un rato un rato detrás de mi arrimando su verga en mi culo, yo sin la posibilidad de moverme sentí como se le iba parando la verga me sentí molesta por el suceso así que voltee a verle la cara con furia, cosa que hizo que rápido se recorriera de lugar, se desocupo un lugar me senté y llegue a mi trabajo después de 45 minutos de haberme subido.
En la noche empecé a recordar cuando tenía que usar el autobús y de como me gustaba refregarles mis tetas en la espalda de los chicos, cuando pasaba pidiendo permiso para pasar, y eso me calentaba mucho, el martes y miércoles lleve de nuevo pantalón de mezclilla y camiseta pero sin brassier les restregaba mis tetas en la espalda de los chicos sin que pasara nada pero en la noche ya me encontraba caliente y pensaba en el viaje por el autobús, queriendo que me cogieran así que empecé a jugar con mis tetas y mi clítoris llegando a tener un orgasmo, pero no era suficiente, así que el jueves llegaba marco, y quería aprovechar el ultimo día del bus así que me puse un vestido delgado arriba de la rodilla y tenía la oportunidad de ponérmelo sin brassier con una tanga negra , me subí al autobús e hice lo mismo de pedir permiso para poder llegar a la parte posterior del autobús y de restregarles las tetas en la espalda fue cuando iba pasando que percibí un olor a perfume de un chico tostado por el sol de ojos color miel, no muy alto se veía recién bañado rasurado y bien vestido, le pedí permiso de pasar casi al oído, haciéndose el para adelante, yo me tarde más en pasar quedándome atrás de él moviendo mis tetas en su espalda, pase y me siguió, que creo que la gente de atrás pensó que íbamos juntos, quede entre la gente y el autobús dio un frenón, el sin titubeos se puso detrás de mi deteniéndome y quedando mi culo a la altura de su verga, sin poder moverme a ningún lado por lo repleto de gente que iba a esa hora, sentí en mis nalgas como le iba creciendo la verga y yo volteé a verlo pero en esta ocasión le sonreí, el al ver la aceptación, bajo su mano y la puso en mi cintura para decirme yo te detengo pare más las nalgas para sentir su verga, acercándose ahora el a mi oído casi en forma imperceptible pregunto que si me gustaba de la misma forma le dije que sí.
Bajo su mano queriendo subir mi vestido y le dije que no, al ver mi negativa paso su mano por mi vientre abrazándome y repegando su verga en mi culo yo la sentía gruesa y caliente y se las movía sugestivamente, y no sé como pero se las arregló para pellizcar mis pezones y darme unos apretones de tetas durante el trayecto, lo cual me tenía súper caliente y con mi pucha húmeda faltaba para llegar a mi trabajo como 5 minutos y así como estábamos, el detrás de mi baje mi mano para agarrarle su verga, y pude tenerla toda en mi mano dándole unos jalones de como cuando los masturba una, yo ya había llegado a mi destino y me voltea para quedar cara a cara y dije bueno chico fue un placer, hasta luego ya llegue, dándole un beso en la mejilla, el quedo helado de que lo dejara con la verga parada en medio del autobús y yo me fui feliz y caliente a mi trabajo, ese mismo día en la tarde llego Marco platicándole lo que había hecho y besándome me dijo sonriendo no te puedo dejar un momento porque luego, luego te sale lo puta, quitándome el vestido y bajándose

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario