me cogi a mi prima borrachita

Hola, soy José!, esta vez les voy a contar de cómo me cogí a una prima que se puso bien borracha en una fiesta de quince años de otra prima

Esto ocurrió hace 5 años, (en ese entonces yo tenia 20 años), cuando mi prima Mauren cumplió sus XV años y fue festejada, ya se imaginaran la clásica fiesta familiar en un gran salón, los chambelanes y todo el rollo. A esa fiesta también fue mi prima Karla que tenia 17 años, una chavita chaparrita de mas o menos 1.55 mts, morenita, de ojos cafes claros y un cuerpazo que aparentaba unos 20 años, cada vez que la veía, no dejaba de mirarle las chiches y las nalgas que se cargaba, muchas veces me hice buenas chaquetas pensando en ella pues era mucho el deseo que tenia de cogérmela algún día.

Como siempre pasa en las fiestas, el vino hace su efecto y muchos de los adultos se ponen borrachos, otros se tienen que ir porque sus niños ya se están durmiendo o ya se aburrieron. Para esto, mi tío Marcos se puso bien pedo y su esposa Federica (la mama de Karla) ya se lo quería llevar a la casa por que se estaba poniendo muy pesado por el alcohol pero Karla aun se quería quedar con nosotros (todos los primos y primas) pues estábamos baile y baile con un buen relajo, por lo que le pidió a su mama permiso para quedarse, Federica le dijo que si pero solo si alguien la llevaba a la casa de regreso y que no tomara mucho; todos le dijimos que la dejara y nosotros la acompañaríamos.

Ella acepto y seguimos con el ambiente. Como ya se habían acabado todas las cheves, pues nos cooperamos y fuimos a comprar unas botellas de tequila en un clandestino; compramos 3 botellas de a litro y nosotros éramos 2 primos y 3 primas incluyendo a Karla, en fin, seguimos tomando y ya cuando se acabo toda la música y la fiesta, pues decidimos pasear en la windstar de mi papa mientras nos acabábamos las botellas. Karla empezó a tomar mas de lo común y poco rato después le hablo su novio Raúl, para que pasáramos por el, pues acababa de salir de trabajar (trabajaba en un bar) pues ya eran alrededor de las 2 de la madrugada, razón por lo que fuimos a recogerlo y de ahí nos fuimos a las orillas del pueblo para seguir con la fiesta sin que nos molestara la policía. Cuando llegamos a la zona desapartada, Karla dijo que iría al baño y unos instantes después, su novio dijo que el iría a lo mismo, raro por lo que sospeche y los seguí silenciosamente y cual fue mi sorpresa al descubrir que estaban aventándose un rapidin entre la maleza, yo los estuve viendo escondido y cuando terminaron, me regrese rápido a con los demás (que ene se rato ya estaban muy borrachos cantando las canciones de Vicente Fernández) Ahí estuvimos casi una hora y después al ver que se había acabado el tequila y todos estaban ya muy borrachos pues decidimos ya irnos a nuestras casas.

Yo había tomado menos que los demás pues no quería ponerme muy pedo porque estaba manejando, después fui a repartirlos a las casas de cada quien, primero lleve a el novio de Karla, después a mis otras 2 primas Nancy y Chayo (que son hermanas), después a mi primo Mario y por ultimo llevaría a Karlita. Cuando Mario se metió a su casa, regrese a la camioneta y me fije que al punto borracho, no nos habíamos fijado que quedaba una botella todavía a la mitad tirada en el suelo, razón por la cual la levante y me reí, Karla lo noto y me pregunto con unas palabras medias dormilonas a causa de la borrachera que de que me reía y le conteste el por que. Ella se rio también y me dijo que si acaso éramos tan cobardes como para perdonarla (a la botella) y yo le respondí que no y le dije que entre los 2 la acabaríamos. Yo le tome un fuerte trago y solo le tome a lo mucho una ¼ parte de lo que traía pues me ardió mucho la garganta y ella después me arrebato la botella y me dijo “mira así se toma” y en 3 tragos se acabo todo lo que quedaba. Después encendí la camioneta y me dispuse a llevarla a su casa que quedaba como a 30 minutos de donde estábamos.

Yo me empecé a sentir mas mareado por que seme había empezado a subir el alcohol y Karla ya estaba completamente ahogada en alcohol, balbuceaba palabras incoherentes y se quedaba dormida a momentos cuando yo le platicaba algo. Para llegar a donde ella vivía (otro rancho de el rancho donde fue la fiesta) teníamos que cruzar una terracería como atajo para evitarnos rodear por la carretera que lo comunicaba; a medio camino me dijo que quería vomitar razón por la que me detuve y la baje de la troka y la sostuve por detrás tomándola de la cintura para que no se callera mientras intentaba vomitar. así estuvo como 10 minutos pero nada que vomitaba, mientras yo al tenerla cerca pues la apretaba para arrimarle el camote y empujarcelo, que al cabo ella ya estaba muy borracha y a demás pues pensaba que solo la sostenía.

En ese tiempo me puse muy caliente y a momentos, así muy despistado le tocaba las piernas y sus senos muy lentamente; ella no decía nada que ver, solo balbuceaba y gritaba madres y cabronadas sin sentido, después se quedo dormida de pie y yo sosteniéndola, la lleve de regreso a la troka y la senté en los asientos de atrás. Estaba completamente dormida y yo le hablaba y movía para que se despertara pero no respondía para nada; la volví a mover y nada e incluso le di unas pequeñas cachetadas y ni así respondió, solo respiraba profundo y medio roncaba.

Pues ahí me encontraba, al lado de ella en medio de la obscuridad en esa solitaria terracería, la lujuria me invadía y me debilitaba más aun con el alcohol que traía en mis venas. Con muchos nervios dirigí mis manos hacia sus ricos y duros senos y volvía a empezar a tocarlos muy lentamente esperando que ella no se despertara; ella traía un top morado muy bonito, metí mis monos bajo el y descubrí el paraíso: eran riquísimos! grandes, duros, muy suavecitos y calientes, tenía unos pezones y unas oreolas muy pequeñitas.

Seguí acariciándolos desenfrenadamente y en eso como que se despertó y yo me asuste muchísimo pero solo medio abrió los ojos con la vista perdida y se volvió a quedar dormida y roncar. Estaba mi corazón palpitando fuertemente y sentía que las piernas me temblaban mucho pero aun así volví a acariciarlos y después decidí levantarle el top y el Bra para que sus senos salieran por debajo. Eran hermosos y yo estaba muy caliente, pensé hacerme una buena paja inspirándome en esa hermosa vista pero mi cachondez me llevo más allá; aun con más nervios que antes, lentamente fui desabrochando la falda que traía y se la baje lentamente hasta las rodillas. Descubrí una pantaleta negra que se transparentaba por delante y dejaba ver un triangulito algo velludito que me excitaba más y más; después baje lentamente la pantaleta y a mis ojos quedo mi prima casi desnuda enseñándome su lindo cuerpo. En acerqué mas a ella y tome sus manos y las coloque en mi verga peluda y negra y comencé a hacerme una paja, era riquísimo sentir sus dedos pasando por mi palo y mis huevos, con la otra mano acariciaba su clítoris, labios y monte púbico; ella no hacia otra cosa que seguir roncando. Cuando ya me iba a venir solté sus manos para no venirme y con mi mente volando y mi corazón con una taquicardia, decidí algo que no creí que me atrevería pues consideraba que ya había ido muy lejos: me proponía a cogérmela.

Muy nervioso y al ver que ella ni siquiera despertaba, busque entre mis cosas que traía en la camioneta con la esperanza de encontrar un condón (siempre traía para cuando se necesitaran cuando iba de cotorreo) pero no encontrando; era tanta mi calentura que me propuse a penetrarla sin protección, pues aunque sabia que el coitos interruptus (salirme de ella antes de venirme) no era seguro, decidí proseguir con el plan. Algo que me tranquilizaba era que mi prima siempre era muy lista y responsable y no creía que me pegara una infección o enfermedad; me acerqué a ella, muy lentamente le abrí sus piernas y comencé a poner saliva en su pichita y juguetear con ella, siempre alerta de que se intentara despertar.

Al introducir uno de mis dedos en su raja ya bien ensalivada, ella inconscientemente abrí mas sus piernas y balbuceo “házmelo Raúl”!. Ella estaba acostada en el sillón de la camioneta con las piernas abiertas y una pichita caliente de 17 años esperando se cogida, me subí sobre de ella y con una mano sosteniéndome y non la otra dirigiendo mi verga a su picha, comencé a introducirla lentamente. Era algo estrecha a pesar de que ya la había masturbado y ensalivado, pero eso si, muy calientita y babosita. Con la delicadeza fue dejando caer mas mi cuerpo sobre de ella para que el peso la introdujera mientras la bombeada my quedito que al cabo de 2 minutos ya le tenia adentro mas o menos unos 14 cm, y unos 4 mas afuera. A pesar de que no la bombeaba mucho, sus estrechas paredes vaginales aprisionaban mi verga mientras se contraían ricamente.

A cada metida sentía que me venia pero yo me controlaba para aguantar mas. Era muy excitante el sonido que se producía a cada metida que le daba, sentía como poco a poco se lubricaba mas y mas y Karlita empezó mientas roncaba a pujar muy quedito y a jadear muy silenciosamente mientras seguía balbuceando con un sonido muy bajo: “mmm, mmmm, mm hhhhss, mmm”. Así estuve como 15 minutos pues el tiempo era oro y tenia que llevarla pronto a su casa, cuando empecé a bombearla mas rápido y mas fuerte, mi verga salía de ese agujero empapada y escurriendo de líquidos vaginales cuando sin aguantar mas la saque de ese horno de lujuria y le avente chorros y chorros de mis mecos en su abdomen y bello púbico, me seguía masturbando y mas me seguían saliente semen.

Al terminar, yo algo asustado por lo que había hecho me levanté de sobre de ella, me abroche el pantalón y con una franela que traía para limpiar la camioneta, le limpie toda la leche y escupía saliva para limpiar muy bien su piel y sus triangulito negro. Saque mi cel, le tome varia fotos y después le subí su pantaleta, su falda, le acomode su Bra y su top; después encendí la camioneta y me dirigí de nuevo a su casa. Durante el camino, recordaba lo que había hecho y me remordía la conciencia muy cruel mente y con un miedo constante de que ocurriera algo mayor. Algo que me hacia relajarme era el saber que tiempo antes, su novio se la había cogido y cualquier sospecha ella lo relacionaría con Raúl. Llegue a su casa, la baje, toque la puerta y nadie salía, todo estaba apagado, tal parecía que no había nadie en casa; saque mi cel y le marque a Federica para saber que honda y me respondió muy triste que mi tío se había puesto algo agresivo y que mejor se habían quedado en la casa de mis abuelos ( en el rancho de donde veníamos), que quiso avisarme pero se le acabo el saldo y pregunto que porque le hablaba si Karla traía llaves para entrara casa, que si acaso Karla se había puesto borracha. Yo le dije que no había problema, que solo preguntábamos pues se nos hizo raro que la casa estuviera sola, me dijo que me quedara para que no se quedara Karen sola en la casa, después me despedí y colgué.

Revisé en el bolso de mi prima y saque las llaves, abrí la puerta y la metí a la casa, el deje en su cuarto, le quite solo los zapatos y la cobije, y me fui a acostar en la sala; ella seguía en lo mismo mientras yo la acostaba: solo dormida. Al día siguiente me despertó unos ruidos fuertes, era Karla que traía una Cruda (resaca) marca diablo y estaba vomitando en el baño, me arrime muy temeroso hacia ella y le pregunte como se encontraba, ella me dijo que mal, que le dolía todo el cuerpo pero mas la cadera, que no se acordaba de nada!. Yo rápidamente le invente que se había caído muy fuerte de sentonaso cuando la baje de la camioneta y que tal vez por eso sentía eso; ella hiso un gesto de pena y me dijo, con razón!. Nunca se supo nada de lo pasado y cada vez que me acuerdo de eso me caliento y me hago una puñeta con las fotos que le saque y que a nadie comparto por nada del mundo.

Espero les haya gustado, espero sus comentarios, vivencias parecidas para contactarnos. Bye

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario