Los 5 amigos

orgia

Una fría noche de invierno, decidimos que como hacía mucho frio no nos apetecía salir de copas y compramos para cenar en casa.

Éramos 5 amigos, 3 chicos y 2 chicas, cenamos y luego nos tomamos unas copas viendo la tele, cuando ya estábamos algo bebidos, note que alguien estaba tocando mi pierna por debajo de la manta con la que estábamos tapados.

Estábamos todos en el mismo sofá, un enorme sofá en L, yo tenía por un lado a uno de mis amigos que había sufrido una amputación a la altura del tobillo por un accidente de tráfico y al otro lado a mi amiga, los demás estaban sentados a continuación.

Cuando me quise dar cuenta, de que era mi amiga quien me tocaba, ya estaba besándome el cuello y las orejas, nuestros amigos, lejos de irse, se nos quedaron mirando t se animaron a unirse a la fiesta.

Estiramos una manta en medio del salón y nos pusimos ella y yo en el centro y les dejamos que vieran como nos besábamos y acariciábamos, desnudándonos lentamente, nos acariciábamos los pechos, besábamos y lamiamos por todo el cuerpo, ante las miradas de ellos, que tenían un calentón del 15 a esas alturas.

Mientras seguíamos nuestro juego, empezamos a llamarlos de uno a uno y lo poníamos en medio de nosotras, pegados a nuestros sudorosos y ardientes cuerpos, el primero fue nuestro amigo el amputado, puesto que decía que desde su accidente no había vuelto a tener relaciones.

Mientras nosotras hacíamos un 69, el penetraba a la que estaba arriba y luego cambiábamos, para que penetrara a la otra, estaba súper feliz y excitado, luego llamamos a los otros 2.

Ella y yo nos colocamos en el centro y ellos 3 alrededor nuestro, mientras seguíamos deleitando sus ojos con nuestros juegos, empezamos a masturbarlos alternativamente, la cosa fue a más y estábamos tan calientes que queríamos pasar a mayores.

Me posicione a cuatro patas y no tardo en ponerse uno de ellos tras de mí y penetrarme vaginalmente, tenía a otro delante y comencé a chupársela y masturbarle mientras el otro me follaba sin piedad.

Mi amiga y el otro estaban a su aire, pero se unieron a la fiesta, ella se abrió paso por debajo de mi cuerpo y empezó a chuparme los pezones, avanzando por el cuerpo hasta llegar a lamerme el clítoris, era estupendo, mi otro amigo se posiciono sobre mis caderas y me penetro el ano, mientras el otro me seguía follando, ella lamia con mucha habilidad mi sexo y clítoris, mientras yo se la chupaba y masturbaba al otro, fue una salvajada de gemidos y jadeos.

No tardaron en llegar los orgasmos, el primero fue el mío, nada extraño a ser penetrada por 2 a la vez y ella comiéndomelo todo, luego el chico que tenía delante que ya no podía mas, se corrió sobre mis pechos para lo que eleve mi tronco, teniendo que retirarse los que me penetraban por detrás.

Ella salió de debajo de mi y se sentó en el borde del sofá, los otros 2 la siguieron y nosotros 2 nos unimos a ellos, yo la besaba y acariciaba sus pechos, el chico que se corrió sobre mí, le tocaba el clítoris masturbándola y los otros dos se turnaban para penetrarla.

Resultaba supere rotico verla gemir de aquella manera, mientras tantos labios y manos se dedicaban a ella, no tardo mucho en pedir que se quería correr y seguimos hasta que lo hizo, luego nuestros 2 amigos nos pidieron que les masturbáramos.

Se la chupamos y masturbamos al mismo tiempo que ellos nos besaban y acariciaban, se corrieron en nuestras caras, fue impresionante como convulsionaban justo antes de eyacular.

Quedamos todos agotados, nos dimos una ducha y nos acostamos, al día siguiente nadie decía nada de lo ocurrido y parecía haber tiranteces, por suerte aquello pasó y todo ha vuelto a ser como antes.

Seguimos siendo amigos todos y haciendo cenas en las que acordamos no volver a beber aquel orujo blanco gallego.

Nunca más sucedió algo así y yo nunca he vuelto a acostarme con ninguno de ellos, fue esa noche que sucedió y ya está, pero he de decir que fue algo para recordar toda la vida.

Publicado en: Orgias Etiquetado con:

Deja un comentario