Lesbiana reprimida

Nuestra protagonista esta en un locutorio de internet leyendo relatos en esta misma web… la ocurrira algo muy especial.

Estoy en este momento en lo que aca en Buenos Aires se llama un locutorio, que es un lugar publico para acceder a internet leyendo los relatos de todorelatos.com, que son casi una adiccion sobre todo los que son de lesbianas.

Siempre supuse que algo distinto me pasaba en temas de sexo, porque desde los 17 años que tengo relaciones con los hombres y nunca pude sentir lo que mis amigas dicen que es estar en la gloria.

Hace un ratito se sento al lado mio una mujer que es la tipica con las cuales los hombres se dan vuelta para mirarla. Muy linda de cara, con un pelo lacio y rubio muy largo y facciones de nena. Cuando se sento pude ver que llevaba una pollerita muy corta que dejan ver unas piernas largas que parecen muy suaves. De costado se puede ver que sus pechos son asombrosamente grandes a pesar del cuerpo moldeado que tiene.

Me decidi a escribirles porque, espiando su computadora pude ver que entro a la pagina de fotos de lesbianas y parece estar gozando mucho con lo que ve.

Mi cabeza esta funcionando a mil, no se si decirle algo o no, pero me imagino cosas que quiero compartir con ustedes.

Imagino que en lugar de toda esta gente que entra y que sale, solo estamos en el lugar ella y yo y que el viejito que atiende se quedo dormido. Le pregunto si le gustan los relatos de lesbianas, me dice que si y se me acerca para ver que relato estoy leyendo. Su cara queda muy cerca de la mia y ante el primer intercambio de miradas posa sus labios sobre los mios de una manera muy dulce.

Sus labios me llenan de besos la boca y de a poco la voy abriendo porque su lengua me pide permiso. La siento recorrer toda mi boca, y yo tambien muevo la mia para pasar de la dulzura del beso a la pasion de las lenguas que van y vienen. Me pasa la lengua por toda mi cara hasta que llega al cuello donde vuelve a besarme suavemente. Uno, dos, cinco, diez besos me ponen a mil, hasta que baja por mi camisa que ella misma desabrocha. Mis pechos, encerrados en el corpiño quedan a su merced, y me los acaricia con una suavidad sorprendente. La parte posterior de mis pechos comienza a ser besada con maestria, nunca me habia pasado pero ya queria acabar.

Sus besos son ahora mas fuertes y de un tiron me arranca el corpiño para ahora si tenerlos todos para ella. Su lengua va y viene de una teta a la otra, de un pezon al otro y mis jadeos son cada vez mas fuertes.

En uno de sus lenguetazos, llega hasta mi boca y sus pechos inundan mi cara. Tiene una remera muy blanca que se la saco a los tirones y su corpiño estaba a punto de explotar asi que se salio apenas tire de el. Esos pechos. Que locura. Mi boca no sabia como empezar. Y comence con sus pezones. Un beso a uno y otro al otro. Asi hasta que me pidio que por favor me los meta en la boca. Asi lo hice, pero sus tetas eran tan grandes que no me entraban. Pero chupe igual .Chupe hasta que la escuche gritar que por favor pare que estaba por acabar.

Se acomodo mejor encima mio y comenzo a pasarme sus pechos por los mios. No lo podia creer. Se movia lentamente y cada vez que nuestros pezones chocaban sentia un pequeño orgasmo que me partia la cabeza. Despues se movia mas rapido y sentada sobre mi con su cola golpeaba mi concha.

Jadeabamos las dos desesperadamente y me di cuenta que ibamos a llegar rapidamente a un orgasmo como no habia tenido nunca en ´mi vida.

Cuanta imaginacion porque en realidad todavia nada de esto paso. Quizas si la encaro todo esto se transforma en realidad. Pero no se ni que decirle.

Hace rato que se que algo me pasa pero no le hago frente a la situacion. Me mojo toda leyendo los relatos de lesbianismo.

Publicado en: Relatos Lesbicos

Deja un comentario