La ventana indiscreta del sexo

Soy una chica que lucha muy duro para sacar a su familia adelante, de vez en cuando llevo algún chico a casa y nos divertimos.

Un día después de comer con un chico en casa, nos sentamos en el salón, comenzamos con besos, caricias.

El me sentó sobre su regazo abriendo mi albornoz, comenzando a lamer mis pechos pasando su lengua por mis pezones.

Pasaba su mano por mi espalda, por mis caderas, mis piernas, yo le besaba apasionadamente, tocando su torso, su espalda, besando su cuello.

Pasado un tiempo me quite el albornoz quedando desnuda ante el.

Me senté de espaldas en su regazo para que me besara el cuello mientras masajeaba mis pechos, al mismo tiempo que tocaba mi húmedo coño.

En ese instante me di cuenta que la cortina estaba entreabierta, al otro lado de la calle hay un edificio y había un vecino mirándonos, parecía la película de la ventana indiscreta.

No dije nada y seguimos.

Me excitaba tener aquel hombre mirándonos, lleve a mi chico hacia la ventana, me senté en el poyete de la ventana abriendo mis piernas para que me lo chupara, creía volverme loca sintiendo su lengua caliente pasando por mi coño súper húmedo y rapadito, Ummmm.

Tenia curiosidad por saber si el vecino seguía allí en la ventana, entonces me levante apoyando mis manos en el mármol de la ventana pidiéndole que me follara.

El me la metió con fuerza sujetándome por los pechos dándome mucho placer, mire hacia la ventana de enfrente y allí estaba con su polla dura en la mano, masturbándose sin parar mientras nos miraba.

Yo mas excitada estaba, abri mi ventana, me sente en el marmol abri mis piernas en v, apoyándolas en su pecho pidiendole a gritos, entre gemidos que me follara.

Le daba cosa que nos pudieran ver, pero lo hizo, me la metía una y otra vez mientras tocaba mis pechos.

Yo al echarme hacia atrás, veía a mi vecino mirándonos y machacandosela cada vez con mas marcha.

Entonces mi excitación llego al limite le dije que continuara, que follara mas fuerte, lleve mi mano hacia mi coño empezando a mover mis dedos con gran rapidez ,no podía dejar gemir diciéndole que me hiciera gozar como una perra.

Al poco llego mi orgasmo y el del vecino al que vi correrse mirando mis pechos balanceándose.

Fue increíble y placentero, la excitación alcanzada, por saber que estaba siendo observada por un vecino desde su ventana y que el también se excito con nuestro polvo.

Luego me arrodille allí mismo junto a la ventana empezando a chupársela.

La metía y sacaba de la boca al mismo tiempo que se la meneaba con firmeza, estaba tan excitado que no tardo en correrse en mis pechos, en mi cara gritando ahí lo tienes todo, es todo para ti.

Luego nos abrazamos y nos dimos una ducha.

Pero nunca le he contado que aquel polvo fue en honor al vecino de la ventana indiscreta y que en cierto modo pensé por momentos que estaba con el.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja Etiquetado con: ,

Deja un comentario