¡La vagina de mi hija!

¡Hola mis sexosos consentidos!, antes que nada quiero pedirles una enorme disculpa por el tiempo que los he abandonado, me he tratado de poner al corriente con sus mensajes, pero mi trabajo me ha impedido contarles algo nuevo, sin embargo leí un relato de la usuaria PaulinaTraviesa, en el cual narra cómo se la cogió su padre, me puse en contacto con ella y vaya que es una niña linda, eso me motivo a contarles la vez que seduje a mi hija menor y tuve una gran apasionante noche de sexo (por cierto, ella ya no vive conmigo, tuvimos una discusión y se fue a vivir con una amiga a Los Ángeles), retomando el tema de esta usuaria PaulinaTraviesa, les recomiendo sus relatos, son calientes y si hacen que te metas toda la mano para masturbarte pensando en un buen fierro (en el caso de que sean mujeres), o te la jales pensando en cómo te coges a esta niña (si, eso es para ustedes mis pitudos venosos favoritos).
Todo comenzó cuando mi sobrino Daniel se casó con Yareni, note a mi hija Atziry muy triste, y sabía cuál era el motivo, ella amaba a su primo, lo amaba con deseo, pero sobre todo con mucho amor, así como lo llegue amar yo, para ese entonces mi hija mayor Julieta ya no vivía con nosotras, ya que también se había casado y se fue a vivir a España, yo trataba de hacer reír a mi hija, me hacía la que no entendía porque ella actuaba de esa manera, ella aun no cumplía los 18 años, así que opte por buscar a mi sobrino para suplicarle que fuera hablar con ella, él se negó ante mi petición, rogando que no lo volviéramos a buscar, que agradecía aquella hospitalidad que le habíamos brindado y todas esas experiencias de sexo desenfrenado, pero que le había prometido a su esposa que no volvería a estar con ninguna de nosotras, sin embargo me regalo su lap, y me dijo que en ella podía tal vez encontrar algo que pudiera ayudar a mi hija, me retire decepcionada, pero con muchas ganas de devolver la sonrisa a mi ángel, y esa fue la última vez que tuve contacto con aquel hombre que me había hecho sentirme nuevamente deseada.
Al llegar a mi departamento encendí aquella lap (para mi fortuna él no había cambiado la contraseña) y me puse a buscar algo que me ayudará, y así fue, había un vídeo nuevo de mi hija cogiendo con su primo, el cual grabaron en la noche de bodas de mi sobrino, con razón se habían desaparecido mucho tiempo, en él se podía observar como entraba toda la verga de mi sobrino por la vagina de mi hija, vagina que yo deseaba probar, moría por poder mamar ese manjar, duro alrededor de media hora, tiempo suficiente para que mi orgasmo saliera de mi interior y llenara los dedos que tenía dentro de mi vagina, minutos después, entre al cuarto de Atziry, y deje la lap sobre su cama, en una nota puse la contraseña y las instrucciones de en qué carpeta podía ver aquel vídeo, tal vez con esas escenas ella recuperaría las ganas de ser ella.
Cuando mi hija llego de la prepa, se encerró en su cuarto como lo hacía desde que mi sobrino se fue de la casa, pero esa tarde todo cambiaría, pasó cerca de una hora cuando toco la puerta de mi habitación, yo sólo traía una bata puesta…
-¿Se puede?- dijo ella algo enérgica
-¡Claro que si mi niña!, ¿Qué sucede?-
-Sabes a que vengo, ¿Desde cuándo sabes lo que ocurría entre mi primo y yo?-
-Tiene cerca de 3 años-
-¿Y por qué nunca me dijiste?-
-¿Qué, debía regañarte por amar a tu primo?-
Inmediatamente ella se echó a mis brazos y se puso a llorar…
-Lo extraño mamá, el me hacía sentir mujer-
-Lo sé hija, pero sabía que Yareni era su única dueña-
-Si, me enamoré como una tonta-
-Tranquila mi niña, eres muy hermosa, cualquiera se enamoraría de ti, tanto hombres como mujeres-
-¿En serio crees eso?, cuando me pregunto esto, volteo a verme y aproveche para robarle un beso, el cual fue correspondido para mi enorme sorpresa
-Claro que si mi ángel, yo estoy enamorada de ti-
-Gracias mamá, pero no necesitas bromear conmigo-
-¡No es ninguna broma!-
Al terminar de decir esto, quite la parte de arriba de mi bata, dejando mis senos al aire
-¡Lame mis senos!-
-¡Mamá! ¿Estás loca?-
En ese momento tuve que forzarla y pegue su cara a mi seno izquierdo
-Si hija, ¡Loca por ti!-
Y empecé a sentir su lengua recorriendo mi pezón, mis manos liberaron su cabeza y me dedique a observar como mi niña volvía a mamar de los senos que alguna vez la alimentaron, ella se veía muy caliente, me miraba con lujuria, y yo a ella la miraba con una pasión inmensa. Poco a poco sentí como mi hija iba introduciendo un par de dedos por el agujero de donde había salido 18 años antes
-Ummm que rico mi vida, más, ¡mételos más!-
-Como tú digas perra-
Su vocabulario me altero un poco, pero no quería que ese momento se detuviera, después de eso, retire mi bata por completo y me acosté en la cama, mi hija empezó a recorres todo mi cuerpo con su lengua, se regresó a mis labios para fundirnos en un beso lleno de deseo mutuo, y de inmediato regreso a su tarea con su lengua, esta vez fue directo a mi vagina, la cual gozo de una rica lamida por parte de aquel angelito
-Uff madre, esta es la segunda vez que poseo tu vagina con mi lengua-
Aquella confesión me estremeció, pero me hizo recordar y darme cuenta de que aquella vez que me habían hecho un oral sin darme cuenta quien había sido, hoy por fin lo había descubierto, sin embargo seguí gozando de esa lengua tan deliciosa, la cual en pocos minutos logro causarme un rico orgasmo, el cual fue tragado por aquella dulce boquita de mi hija.
Tarde algo en reponerme, mientras tanto mi hija se divertía mamando mis tetas, me levante de la cama junto con ella, esta vez fui yo quien ataco, la fui desnudando poco a poco, con mis labios empecé a recorrer cada centímetro del cuerpo de Atziry, sus enorme bolas por fin eran mías, esos hermosos senos eran comidos por su madre, los estrujaba, quería arrancárselos, ella sólo cerraba los ojos y gozaba mis lamidas en sus hermosos pezones que parecias deditos de bebé, retire sus leggins, me hinque y frente a mi quedaba su tanga roja, un pedazo de tela que impedía que pudiera probar aquel manjar que con tanto deseo quería comerme, pero yo misma empecé de sádica, voltee a mi hija, dejando frente a mis sus bellas nalgas, las cuales lamí, bese, mordí por un rato, después con mis dientes fui bajando poco a poco aquel pedazo de tela rojo, hasta dejar que cayera sólo, fue cuando de nuevo la voltee, y la tumbe en la cama, frente a mi estaba su vagina rasurada, con mi mano derecha abrí sus hermosos labios vaginales, y entonces gocé, gocé como nunca ese manjar, mi hija gemía, se retorcía de placer, mi lengua es experta en mamar, y se lo estaba demostrando, posteriormente ambas estuvimos de acuerdo en hacer un 69 el cual gozamos como perras en celo, pero no fue hasta que ella se volteo, entrelazando sus piernas con las mías, abrió sus labios vaginales y me dijo:
-Abre los tuyos mami, te voy a enseñar lo que es bueno-
Le hice caso y cual pieza de rompecabezas unió su vagina con la mía, la vagina de mi hija se movía junto con la mía, en unas ricas tijeras…
-aaah hija, hijaaaaa, aaaah, ummm, aaaaaaah aaaaaah hijaaaaa-
-Si mami, goza como yo lo hago aaaaah, uuum si si si aaaaah-
Nuestros roces eran calientes, enfermos, rudos, una madre cogiendo con su propia hija, fui feliz
-Mami, Aaah mami Aaah mami aaaah que rico Aaah mami-
-Atziry me estas haciendo gozar como nunca, aaaaaah-
Los roces se hicieron más rápidos y duros
-ah ah ah Aaah Aaah aah ah ah aaaah aaaaaaaaaaaaaaaaaaaah-
-si ummm uummm Aaah ummm Aaah ummmm ahhhhhhh-
Las dos tuvimos un orgasmo compartido, sus jugos se mezclaban con los míos, pero ninguna se detenía, queríamos gozar hasta el final, al recuperarnos un poco, ella se acostó a mi lado, nuevamentes nos besamos, nos acariciamos y le dije
-Te amo-
-Y yo a ti mami-
-Se ve que no es la primera vez que lo haces con una mujer ¿Con quién más lo has hecho?-
-Con Dafne-
-¿Tú amiga?-
-No mami, con mi prima Dafne-
Sólo sonreí y nuevamente la empecé a besar, esa tarde-noche no sólo lamí sus senos, su vagina o sus nalgas, sino también su ano, el cual tenía un sabor muy delicioso, ella también lamio el mío, no dormimos para nada aquel día, fue sexo sin control, a partir de ese día mi hija se había convertido en mi pareja, cuando salíamos a la calle éramos madre e hija, pero en el departamento éramos el par de novias lesbianas que se gozaban a diario, toda esta relación duro cerca de un año, cuando discutimos fuertemente debido a que ella seguía frecuentando a su prima, la verdad enfurecí, pues ya no la veía como mi hija, sino como mi pareja, pero ella, ella a mí me veía como su madre, con la cual sólo podía tener sexo.
Mis pitudos consentidos, espero que este relato resuelva muchas de sus dudas, de que paso entre mi sobrino y mi hija, así como lo mío con él, y con ella, actualmente estoy saliendo con una compañera de mi trabajo, la cual tiene sólo 27 años, y con mi novio el cual tiene mi edad

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario