La gorda de mi suegra

Nunca me llamo la atencion mi suegra

Ahora tiene 62 años, pero ni siquiera de mas joven me resulto atractiva, siempre la he conocido entrada en carnes, aunque por las fotos antiguas que he visto, de joven estaba bastante buena.

Este verano fuimos toda la famila ha pasar el fin de semana a una casita que tienen mis suegros en el campo. Estaban todos en la piscina menos mi suegra y yo que me encontraba liado con el ordenador, ella rondaba por la casa con un vestido de verano bastante amplio, mientras limpiaba se agacho y pude ver unas enormes pero preciosas tetas, llegue a ver incluso la aureola rosada y apetitosa. Ella se dio cuenta de que yo estaba mirando sus cantaros, pero no hizo nada por apartarlos de mi vista. Yo apenas llevaba puesto un bañador, mi polla alcanzo un tamaño que la minuscula prenda no pudo ocultar, mi suegra se fijo en ella, aunque sonrojada sonrio pero salio de la habitacion.

Estuve toda la tarde fijandome en ella, resulta que lo unico que tiene gordo es la barriga, el culo lo conserba redondito y firme, las piernas todavia muy bien formadas y los pechos grandes y a pesar de la edad se mantienen bastante firmes. Vamos que estuve todo el dia empalmado a pesar de la follada que le pegue mi esposa mientras esta se cambiaba el bikini.

Por la noche mi suegra llevaba un vestido blanco que le clareaba las bragas, era tan claro que se puso sujetador, imagino que sus tetas hubiesen quedado al descubierto de no llevarlo. Despues de la cena quedo la tertulia, ella fue a lavar la vajilla, con la excusa de ir al baño para lo cual debia de atravesar la cocina onde estaba la que se habia convertido en mi obsesion, abandone la mesa.

Alli estaba, inclinada sobre el fregadero con su precioso culito pidiendome guerra, yo sentia un poco de reaparo en intentar algo, pues si me rechazaba y se lo tomaba a malas podia armrse un escandalo delante de toda la familia. Me arme de valor y aprovechando que el camino al aseo era tan estrecho que ella deberia de apartarse un poco, para pedirle paso puse mis manos en su cintura, bueno, las manos en lugar de su cintura se plantaron en sus nalgas, no solo no protesto sino que se inclino un poco mas aretando su culo sobre mi pija que al momento se puso tiesa, mis manos subieron a las enormes tetazas mientras le besaba el cuello y frotaba mi polla en su culo. La pobre mujer debia de llevar bsatante tiempo sin follar porque con un simple masaje de tetas tuvo que agarrarse al fregadero y morderse los labios para no gritar de placer, mientras una mano pellizcaba los pezones, la otra bajo en busca de su coño, sienpre por encima de la ropa, alcance su raja y con un pequeño frotamiento sobre su clitoris se corrio.

La familia estaba a diez metros por lo que la cos hubo de quedar ahi, por mi parte tuve que menearmel en el aseo para no salir al comedor con la pija tiesa.

No hace falta que os cuente que esa noche mi esposa recibio por todos sus agujeros.

Los domingos por la mañana acostumbramos a ir a desyunar al pueblo cercano, ese dia mi suegra dijo que no se encontraba bien y que no iria, yo (amablemente) me ofreci a quedarme haciendole compañia. Una vez solos no le di tiempo a nada, abri su batin y quedo desnuda, apoye su culo sobre la mesa la hice tumbarse, abri sus piernas y cuando esperaba que le metiera mi rabo se sorprendio cuando me agache puse sus muslos sobre mis hombros y comence a lamerle el chocho peludo,

muy poco me costo conseguir que soltara su zumo en mi boca, sorbi su clitoris y empezo a gemir como una cerda, me asuste porque tuvo incluso convulsiones. Me puse de pie y la contemple alli tumbada sobre la mesa, desnuda, rendida, con la mata de pelo virgen brillando mojada por su jugo, le coji las piernas por debajo de las rodillas la abri bien y de un golpe seco le clave la polla hasta el fondo, grito salvajemente pero pidio que la reventara, la segui taladrando hasta que derrame mi leche sobre su barriga.

Despues hemos seguido teniendo mas encuentros, deciros quee la puritana que solo habia follado con su marido ahora es una auntentica zorra.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario