La ducha del placer

Soy un pivon de mujer, lo que normalmente se dice como una mujer de bandera, sexualmente soy muy activa y habitualmente soy muy difícil de complacer, vivo sola y no tengo problemas para acostarme con desconocidos, hacer tríos, e incluso orgías, siempre que me hagan disfrutar mucho, un día al llegar a mi casa y entrar en el ascensor, coincidí con un chico muy guapo y con un cuerpo atlético de escándalo, nos dimos las buenas tardes sin dejar de mirarnos y él se me presenta diciéndome que yo debía de ser la chica que le faltaba por conocer.

Yo me quede boquiabierta y le pregunto por qué, y me contesta que es el nuevo vecino y que lleva dos semanas viviendo en mi edificio y que era la única que no conocía y que no había manera de coincidir conmigo, me dio dos besos muy suaves y sensuales al presentarse, que hicieron erizarme entera, me invito a conocer su casa que ya la tenía casi perfecta y yo le dije que sí, que quería conocerla.

Comenzó a enseñarme las diferentes salas hasta llegar a la habitación y decirme que era su preferida, tenía ducha en la habitación y estaba muy guapa, me dice que todavía no la había estrenado que quería que fuese con alguien especial, ya que era la ducha del placer y que yo le transmitía que tenía que ser conmigo con quien la estrenara, y sin mas dilación comenzó a besarme en la boca muy sensual y comenzó a desnudarme entera a la vez que me acariciaba todo el cuerpo según iba quedando desnuda.

Yo hice lo mismo hasta que note su enorme polla y comencé a acariciarla notando como se iba poniendo cada vez más dura y levantándose, me cogió y me levanto en el aire rodeando con mis piernas su cintura y le rodee el cuello con mi brazos, y sin mas preámbulos me metió su enorme polla en mi coño y comenzó a follarme, primero iba suave pero me cogió con sus antebrazos por mis nalgas y las elevo para facilitar más la penetración a mi coño completamente húmedo y empezó a empujar como una bestia haciendo revotar mi cuerpo contra el de él, cada vez lo hacía con más rapidez y más fuerza y yo cada vez mas cachonda echaba la cabeza hacia atrás gimiendo de placer como una perra en celo.

El empujaba una y otra vez y me preguntaba que si me gustaba, y yo no dejaba de decirle que no parara, que siguiera fallándome, entonces el comenzó a caminar sin dejar de penetrarme y supe a donde me llevaba cuando note que me caía por mi cabeza agua caliente y recorría todo mi cuerpo, era la ducha y sin dejar de empujar una y otra vez a la vez que me chupaba los pezones dándoles pequeños mordiscos lo cual hacia ponerme fuera de mi y mas cachonda aun, estaba como loca y no quería correrme así que le dije que parara.

Me puse de rodillas en el suelo de la ducha con el cuerpo doblado hacia adelante rozando con mis pechos en el suelo y dejando mi culo al descubierto a su merced, el se puso de pie encima de mí y flexiono las piernas hasta que su punta rozaba la entrada de mi culo, una y otra vez hasta que me metió su punta grande gorda y sonrosada, pero solo la punta hasta que sin avisar me metió de un empujón toda la polla dentro de mi notando como me desgarraba por dentro su gran polla, comenzó a flexionar sus piernas con más velocidad y agarrándome de las caderas empujaba con más fuerza notando entrar su polla dentro de mí, yo le gritaba que no parara por nada mundo y él me gritaba “eres una buena puta” y comenzó a darme cachetes en el culo a la vez que empujaba con todo su cuerpo, yo estaba como loca y le pedía que me follara mas, y sin poder evitarlo por todo lo que me decía y por su enorme polla entrando dentro de mi me corrí, soltando unos largos gemidos de placer.

Me puse de rodillas dándome la vuelta y comencé a chuparle su enorme polla, me la metía entera hasta la garganta y todavía le sobraba un poco por entrar de lo larga que era, a la vez también le acariciaba los huevos y apretándoselos soltaba unos gemidos de placer a la vez que me decía que no parara por nada del mundo, yo le masturbaba con una mano cuando sacaba la polla de mi boca y con la otra mano la ponía delante de mi boca para al meterla de nuevo en la boca apretarla con fuerza, el me gritaba que quería correrse dentro de mi boca y por mi cara, y yo le decía que lo estaba deseando, que me lo diera todo, me metía la polla en la boca con más fuerza y velocidad sin dejar de apretarle los huevos y cuándo no pudo más me agarro de la cabeza y se corrió dentro de mi boca haciendo que me tragara todo su semen caliente, al sacársela seguí masturbándolo con mucha fuerza para que me diera hasta la última gota sin dejarse nada dentro y se corriera en mi cara y pechos.

Luego yo me pase su polla por mis labios, cara y cuello como si de una brocha de maquillaje se tratara y una vez terminado nos duchamos en la ducha del placer acariciándonos y masturbándonos mutuamente para tener algún orgasmo más.

No os voy a mentir, seguimos viéndonos más veces en su piso y en la ducha del placer, como él, la llama y un tiempo después vimos que teníamos mucho en común y decidimos vivimos juntos .

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario