Follando con mi hermana la deje embarazada

Pasaron casi dos semanas del ataque de Sergio. Lucía estaba bien, de buen ánimo, pero yo no me atrevía a pedirle volver a jugar con el sexo. Casi que me había olvidado de nuestras aventuras. Ya había optado por satisfacerme solo en el baño o en mi habitación, sin que ella supiese que lo hacía.

Una tarde, yo estaba estudiando cuando ella viene , me acaricia el pelo y me dice:
-no creas que me he olvidado de ti. Te extraño y también extraño nuestros juegos.
-yo también -le dije-
-anoche me acosté pensando en ti y deseo que esta tarde juguemos como antes…?quieres?
-por supuesto que sí, cuando tu quieras…
-entonces ya mismo…

Y nos fuimos a su habitación. Del apuro que teníamos para sacarnos la ropa, me caí al suelo y ella rompió en una carcajada. Me contagió su risa y la imité. Entonces me levanté y nos abrazamos fuerte, muy fuerte, y sin darnos cuenta, nos fundimos en un increíble e impensado beso. Terminamos de Desvestirnos y nos echamos sobre la cama a tocarnos, como siempre le chupé la conchita y sin decirle nada noté que ya no era como antes, se veía en himen perforado. Pero seguí adelante hasta hacerla acabar. Ella se quedó acostada mirándome mientras yo le acariciaba el clítoris hasta que me dijo:
-por ser tan bueno conmigo y porque te quiero mucho mucho, hoy voy a ver si me animo, yo también te la chupo.
-bueno -le dije-

Entonces me hizo acostar boca arriba y me agarró la verga con su manito derecha, expuso mi cabecita y acercó muy lentamente su boquita. Primero apoyó su lenguita y luego, de a poco, se fue animando y la puso dentro de su boca. Yo estaba loco reptando como una serpiente en la cama, entonces ella decidió dejar de chupar y se sentó en la cama.
-?que te sucede?
-nada, quiero que te sientes al borde de la cama.

Obedecí para ver que quería hacer. Todavía la verga me latía con fuerza y tenía la leche en la punta. Ella se sentó sobre mis rodillas frente a mí y tomó mi verga y comenzó a pajearme.
-ya me….viene…..ya me vie…ne….
Pero ella seguía disfrutando verme en el éxtasis preeyaculatorio.
-ya vooooy……..aaaaaaaaahhhhhhhh !!!!!!!!!!

Y cuando la verga comenzó a soltar leche, ella dirigió los chorros sobre su pubis y se los refregó por toda su conchita. Nos quedamos un rato besándonos y ella no soltaba mi verga, cuando tomé fuerza de nuevo y ella notó que se había puesto bien dura de nuevo, me miró a los ojos y me dijo:
-quiero que me cojas, hasta el fondo, pero con amor…?te animas?
-claro que sí -le dije-

Entonces se acostó y me abrió bien sus piernas e hicimos el amor dos veces.

De ahora en más, nuestras tardes son diferentes. Recién 4 meses después de empezar a coger con Lucía, a ella le vino la regla, pero nosotros cogíamos como inocentes criaturas, sin cuidarnos ni preocuparnos por nada, pero tres meses después de que ella cumpliera 13 años, una enfermedad extraña de Lucía hizo que la viese un médico, y el diagnóstico fue terrible: ESTABA EMBARAZADA.

Ya no vale la pena que les siga relatando lo que sucedió en el futuro. Sólo diré que allí se acabaron nuestras aventuras y que yo, ahora, estoy en un colegio militar a 700 Km. de mi casa. Lucía tiene un niño, y perdió un año de colegio, ahora la cambiaron a otro.

Publicado en: Relatoseroticos

Deja un comentario