Follada en el baño

Soy una mujer muy atractiva, con larga melena rubia ojos azul celeste, unos pechos grandes, firmes y naturales, unas piernas largas y un culo que es un escándalo, respingón y levantado gracias al deporte que hago, los hombres y muchas mujeres se paran cuando voy por la calle, os podéis hacer una idea, paro todos los días a desayunar y tomar el café en el mismo sitio antes de ir a trabajar, pero hace ya unas cuantas semanas fue distinto, fui follada en el baño salvajemente, ahora paso a relataros mi experiencia.

Al entrar me senté donde siempre, esperando que me trajeran lo de todos los días, pero cuando el camarero llego a la mesa, me volcó la bandeja encima, derramando el café y el agua encima de mi blusa y mi falda corta, me puse como una fiera, porque tenía una importante reunión y no tenía tiempo para cambiarme.

Cuando levante la vista, vi que era uno nuevo, muy atractivo, con un cuerpo escultural, sin duda forjado en el gimnasio con muchas horas, el tenia una cara de vergüenza que había hecho y pidiéndome disculpas sin cesar, yo muy enfadada, baje al baño muy cabreada para intentar arreglar aquel desastre y el llego al momento con un paño y un liquido quitamanchas, yo ni quería ni verlo, pero el me dijo que confiara en el, que sabia como arreglarlo, no sé porque, pero lo dijo tan convencido que le creí.
Comenzó a frotar mi blusa con suavidad, primero por el costado y luego se fue hacia mis pechos que se pusieron erectos al notar su mano rozar mis pezones, no quería que el notara que me estaba poniendo cachonda su manera de tocarme, pero cuando él me miro a los ojos lo supo al instante, siguió suavemente acariciando mis pechos a la vez que iba desabrochándome la blusa con la otra mano e iba besándome el cuello, bajando por mi escote según desabrochaba los botones.

No me podía creer la situación, podía entrar cualquiera incluso su jefe y más después del espectáculo que montamos en la cafetería llena de gente, me quito el sujetador y comenzó a chuparme los pezones muy sensualmente y a meter sus manos por debajo de mi falda, acariciándome los muslos, yo le agarraba por la cabeza para que no dejara de chuparme los pechos, me bajo el tanga y comenzó a masturbarme mi chocho rasurado por completo, mientras seguía comiéndome los pezones, apretando con los labios tiraba de ellos hasta que llegado su límite se soltaban, mientras él los apretaba cada vez con mas fuerza, estaba súper húmeda, no sabía si por lo bien que masturbaba o por cómo me comía los pechos, pero solo pensaba si me ponía así de cachonda, como iba a sentirme cuando me metiera su polla.

Me quito la falda y bajo besándome todo el cuerpo hasta que llegó a mis muslos y comenzó a subir hasta que llego a mi sexo húmedo y cogiéndome con sus antebrazos, me puso sobre el lavabo con las piernas sobre sus hombros y comenzó a chuparme el coño, metiéndome la lengua hasta el fondo, yo muy cachonda note como me acariciaba el ano, estimulándolo como nadie antes, me metió primero un dedo y cuando mas disfrutaba siguió y me metió otro más, era increíble nunca había disfrutado tanto del sexo, pero quería más, mucho más, quería sentir su polla dentro de mí y notar cómo me desgarraba por dentro.

Le dije que quería que me follara como un animal salvaje, así que me bajo y me arrodille para sacar su inmensa polla, era larga y gorda, nunca había visto nada igual, estaba loca por sentir como me la metía por todos los lados, comencé a chupársela metiendo cada vez más su polla en mi boca, pero era tan grande que me llegaba a la garganta y sobraba, así que comencé también a masturbarle a la vez que se la chupaba, el gemía de placer y le encantaba, sobre todo cuando le masturbaba agarrándole con las dos manos su polla, cada vez con más rapidez y fuerza adelante y atrás hasta que casi se corre.

Entonces pare y el cabreado me grito que era una puta y que como tal me trataría, me puso encima del lavabo abriendo mis piernas y dejando al descubierto mi sexo, comenzó a acercar su polla y poco antes de que su punta tocara mi coño me la metió hasta el fondo sin miramientos, y comenzó a empujar cada vez con más fuerza y agarrándome por los muslos me empujaba hacia su polla, era alucinante nunca había sentido algo tan grande dentro de mí, sentía como me desgarraba yo le gritaba que me follara que no parara, el me gritaba, esto es lo que querías puta!!!! Pues hay lo tienes, te voy a reventar como la golfa que eres, yo le gritaba si si siiii!!!! follame !!! .Ahora vas a saber lo que es bueno puta!!! Me gritaba él a la vez que me daba la vuelta y me ponía de pie sobre el lavabo y apartando mis piernas me la metía por el culo a la vez que me agarraba de mis pechos y me los apretaba con fuerza.

Era increíble no sabía que me gustara el sexo con tanta fuerza, pero me encantaba que me tratara como a una puta, me agarro por la cintura y empujando como un animal me gritaba, esto es lo que querías hay lo tienes!!! yo gritando sii siiii siiiii no pares, quiero que te corras dentro de mí, el me daba cachetes en el culo, cada golpe más fuerte que el anterior y yo loca se placer no podía aguantar más, le dije que me lo diera todo, que inundara mi culo con su semen caliente y espeso, el gritando se corrió y me dio hasta la última gota, yo a la vez que sentía su semen caliente entrar dentro de mi, me corrí dándolo todo, fue increíble el orgasmo y ser follada en el baño de esa manera tan salvaje y placentera, no tengo palabras para describir el placer que sentí pero os puedo asegurar que se repitió más veces en distintos sitios, hoy en día mantenemos una relación estable y vivimos juntos.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario