Follada en el almacen

Soy una chica soltera de veinte pocos años con un cuerpo estupendo, grandes pechos, alta, melena morena y ojos preciosos, voy mucho a comprar a una gran superficie cercana a mi casa, además me sale más barato, fui el otro día a hacer la compra del mes y aprovechó la hora de comer porque hay menos gente y lo hago más rápido, como comida saludable me gusta cuidarme, pero al llegar al pasillo de uno de los productos que tomo a diario me doy cuenta de que no lo hay.

Me puse un poco nerviosa porque es el único sitio que lo tiene, unos metros más adelante veo a un reponedor colocando productos y fui a preguntarle, el me contesta que lo reponen otro día porque no ha llegado todavía, yo muy nerviosa le pregunto cuándo y el al notar mi nerviosismo y muy amablemente llama a un compañero por radio para ver si lo tenían en el almacén, le contesta que cree que si pero que anda liado y no puede verificarlo, yo muy nerviosa le digo si puede el mirar y viendo que era muy importante para mí, me dice que él no sabe como es y que no lo encontraría que si quiero lo acompañe para encontrarlo más rápido.

Yo sin pensarlo un segundo lo acompaño y de camino me dice que no está permitido que entre gente por si hay un accidente que si vemos a un jefe haga lo que me mande, estamos buscando un buen rato y no aparece, había montañas de productos, así que decide ir al fondo y empezar por ahí mientras miramos el me coge por el cuello fuerte con las dos manos y empieza a besarme, yo sorprendida le empujo y le digo que hace, el me dice que se lo que quiero y que me va a gustar.

Se acerca a mí para besarme y le pegó un guantazo, pero lejos de frenarlo me agarra por el pelo y me besa fuertemente sin soltarme, yo forcejeaba para que me soltara pero cada segundo que pasaba iba resistiéndome cada vez menos, ya que besaba como nunca me habían besado, me desgarro la blusa de un tirón como si de un animal salvaje se tratara, y comenzó a chuparme los pechos, yo estaba cachonda por saber que me iba a poseer de una manera brutal y no podía evitarlo y eso me volvía loca.

Siguió bajando y me desabrocho los pantalones y me arranco el tanga con los dientes y comenzó a lamerme los muslos y subiendo hasta mi sexo depilado entero y meterme la lengua y moverla con gran maestría, Me puso las piernas sobre sus hombros y se levanto conmigo encima de el sin dejar de comerme el clítoris y meterme la lengua en el coño, yo le agarraba de la cabeza y gritaba como una posesa estaba muy húmeda y él lo notaba e su lengua.

Quería sentir su polla dentro de mí y correrme, que me follara salvajemente y así se lo dije, me bajo y me dio la vuelta para darle la espalda, me apoyo las manos en un gran paquete y saco su polla ya dura y comenzó a frotársela en mi coño moviéndola de adelante y atrás, hasta que en un momento dado sin esperarlo me la metió entera hasta el fondo, sentí como mi coño se abría forzado por una enorme polla.

El me agarraba del pelo y tirando de mi cabeza hacia atrás me metía su polla embistiendo cada vez con más fuerza y llamándome “puta esto es lo que buscabas verdad?”, yo gritándole que sí, que me follara y que no parara por nada del mundo, en algunas ocasiones, cuando me tiraba del pelo se echaba hacia adelante y me mordía el cuello a la vez que me acariciaba el pecho, con tanta fuerza que me hizo sangrar por el cuello, lejos de dolerme me puso más cachonda sobre todo cuando me besaba y saboreaba mi propia sangre en su lengua.

Yo no podía estar más cachonda, le dije que quería correrme y él me dijo que esperara, saco su polla de dentro de mí y me la metió por el culo y comenzó a follarme como un bestia agarrándome de las caderas empujaba con más fuerza, yo no podía mas y él me gritaba aguanta!!! Aguanta!!!! yo aguantaba un poco mas hasta que de repente comenzó a acariciarme el clítoris con una de sus manos sin dejar de follarme y me dijo que me corriera cuando quisiera.

Yo que no podía más me corrí chorreando una catarata por entre mis piernas y por la mano que me masturbaba, no dejó de masturbarme para extender mi orgasmo y que durara mas y fuera mas intenso, me quede satisfecha como nunca antes y le dije, ahora te toca a ti.

Me agache y cogí con las dos manos su enorme polla y comencé a masturbarle con fuerza con las dos manos a la vez, el estaba gimiendo y me agarraba de la cabeza hacia ella para que se la chupara, me la metí entera en la boca sin dejar de masturbarle a la vez, el me gritaba que no parara que era increíble como se la chupaba, cada vez me la metía mas al fondo me llegaba a la garganta y se la machacaba con más fuerza y con más rapidez, el me decía que siguiera que quería correrse en mi boca, yo le decía que me lo diera todo y así lo hizo, no pudo aguantar más cuando también comencé a apretarle los huevos con fuerza y no pudo ni quiso evitarlo.

Se corrió dentro de mi boca notando como su semen muy caliente bajaba por mi garganta y en una cantidad que sobrepasaba lo normal, pero me encanto, no quería que parara porque tenía un sabor que me encantaba y le seguí masturbando mientras se corría para que me diera hasta la última gota.

Fue increíble uno de los mejores orgasmos de mi vida y encima de la que nos vestíamos me di cuenta que el gran paquete en el que estuve apoyada mientras fui follada en el almacen, era el producto el cual estábamos buscando, le di las gracias por su generosidad y me fui, nunca mas lo volví a ver, pero cada vez que paso por ese pasillo recuerdo ese día y espero encontrarlo algún día y repetir.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos porno

Deja un comentario