Era virgen

Soy una chica muy tímida, tengo buen cuerpo, pero no me atrevo a tomar contacto con el sexo opuesto, incluso cuando ellos me entran digo que no, por timidez, alguna vez he perdido estar con algún chico que me gustaba debido a esa timidez. Tengo 36 años y aun era virgen hasta hace unos dias.

Quiero contárselo a alguien, pero como me da vergüenza que nadie sepa que era virgen, le he pedido a mi amiga Ixam que lo cuente en su pagina.

Me fui a picar algo con unas amigas, somos amigas desde hace años, las hay casadas, con hijos, solteras pero todas con pareja, menos yo, soy morena, de ojos azules, delgada, pero con curvas, nunca me ha faltado quien me diga algo, pero algo me retiene, dejando la oportunidad pasar. Esa noche yo vestia unos tejanos ajustados con una camisa negra muy ajustada, con un gran escote que dejaba entrever lo que había debajo, uno de los chicos que habia en otra mesa no dejaba de mirarme, estaban tambien de fiesta un grupo de colegas, a mi no me llamo especialmente la atención, me gustaba mas otro del grupo que resulto ser un completo idiota.

Una de las veces que salimos a fumar, salíamos por grupos, salieron ellos, el que no dejaba de mirarme junto con el que me llamaba la atención, cuando nos retiramos del restaurante, ya estábamos los 2 grupos juntos puesto que habíamos entablado conversación. muy majos todos, educados, los habia tambien casados, muy buen rrollo.

Entrada ya la madrugada algunos se fueron retirando, quedamos unos 5, al final quede hablando con el chico que me llamaba la atención, Me pidió salir a dar una vuelta hasta su coche, tenia un seat Leon con las lunas tintadas, nos metimos en el coche y comenzo a besarme por todos lados, me metia mano como si ocho manos tuviera, besaba sin sensibilidad, bueno un desastre. En cuanto le mande parar, sin decirle que era virgen, se enfado diciendome que no estaba para perder el tiempo, que si o no, que si no tenia que buscar a otra, que se habia equivocado conmigo, etc. por lo que inmediatamente abandone el coche.

Volví al bar para avisar a mis amigas que me iba para casa, que estaba cansada, el amigo de ellos, el que no me había llamado la atención, se ofreció a llevarme a casa puesto que el también se iba, no tenia ganas de subirme en coche con otro tío, pero por no fastidiar a mis amigas, que se querian marchar conmigo, acepte ir con el en su coche. El viaje fue muy ameno, hablamos mucho, nos reimos, lo estabamos pasando tambien que fuimos a tomar un café,  y se nos hizo de día, yo no quería que acabara, por lo que le invite a mi casa a tomar otro café, ya que vivo sola e independiente.

Llegamos a mi casa, prepare café y mientras me di una ducha poniéndome un albornoz encima para no hacerle esperar mucho, era encantador, cuando me di cuenta estaba besandole, yo a el, nunca lo habia hecho, el tomar yo la iniciativa, el me beso, apartandose luego para decirme que no era ningun aprovechado como su amigo, que si queria quedabamos otro dia y si surgia…Yo le volvi a besar, sentándome sobre su regazo, el nada mas meter las manos bajo mi albornoz se dio cuenta que estaba desnuda, no dije nada de mi virginidad, pero parecía saberlo, ya que me trato con mucha suavidad, besaba de una manera muy sensual, muy tierna.

Me levanto con las piernas entrelazadas a su alrededor, llevándome hasta la cama, una vez allí, besando mi cuello, dejo deslizarse el albornoz por mis brazos, dejándome desnuda ante el, siguió besándome, solo paro para quitar su camisa, pegando su torso desnudo al mio, yo apenas me atrevía a tocarlo, pero el se tumbo en la cama a mi lado, besándome me llevo la mano a su paquete diciéndome:

-Quiero que me toques, me masturbes, me la chupes, quiero disfrutarlo al máximo y hacerte disfrutar.

Eso parece que me hizo perder el miedo, me tire a bajar su cremallera besando su torso musculado, el tocaba mis pechos, tímidamente bajaba su mano a mi coño, llegue a su cremallera, bajandola con delicadeza agarre su polla para comenzar a chupársela, le pasaba mi lengua por el glande, para luego meterla entera en la boca, no tenia mucha idea pero sus gemidos me ayudaron mucho, después de un buen rato se giro, dejandome a mi debajo, he hizo lo mismo que yo, empezó por mi cuello para seguir bajando por todo mi cuerpo, besaba mi abdomen mientras acariciaba la cara interna de mis muslos, cuando llego a mi pubis, separo mis piernas con mucha delicadeza para lamer mi coño, no sabia lo que se sentía, solo antes con las masturbación, pero me gustaba y no estaba para nada nerviosa, al contrario súper cachonda, nunca me habia sentido asi.

Entonces la cosa se calentaba mas, el subió a besarme, quedándose entre mis piernas, cuando subía, su polla se acercaba a mi coño, no estaba nerviosa, pero me daba un poco de cosa que se diera cuenta que era mi primera vez, sin darme tiempo a rechazarle o poner una excusa se acerco mas, lo que su polla entro dentro de mi, no había sentido nada de dolor, entro sola gracias a la lubricacion de mis flujos vaginales, entonces me deje llevar, el se movía entre mis piernas, yo movía mis caderas apretándole contra mi, alguna vez sentía un pinchazo pero nada como para parar aquello.

Se puso de lado, pidiéndome que le diera la espalda, al ser la primera vez tenia miedo a sentir dolor, pero lo hice, le di la espalda, el me penetro desde atrás, cogía mis pechos tocándolos mientras aprovechaba para empujarme contra el, luego para aumentar la penetración, me agarro por las caderas, así marcaba el ritmo que quería también, yo no dejaba de moverme, el se dio cuenta que estaba a punto de correrme, aumento el ritmo y la fuerza de las penetraciones, con la otra mano, estimulaba mi clítoris, yo separaba mis piernas gimiendo de placer sin dejar de mover mis caderas, el me decia que me corriera, que el se corría conmigo, encima de mi culo.

Así lo hice, me deje llevar gimiendo de placer con el penetrándome y masturbándome a la vez, yo agarraba sus huevos apretándolos un poco,e l gemía también, nada mas correrme yo, saco rápidamente su polla de mi coño meneandosela con rapidez, dando con ella pequeños golpes sobre mis nalgas, al dejar salir su semen caliente, luego lo repartió por ellas usando su polla para ello.

Quedamos exhaustos sobre la cama, nos levantamos para ducharnos y fue al ver la cama algo manchada, muy poco, cuando se dio cuenta que era virgen, quería morirme, el me dijo que no me preocupara, pero que si lo hubiera sabido habría tenido mas cuidado, no hizo falta, fue muy bonito y no tengo mal recuerdo, nos duchamos y volvimos a hacerlo de nuevo, fue mejor aun que la primera vez.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de pareja

Deja un comentario