Entre pajas

Tengo una finca donde hay caballos de salto, bueno es de mi padre, yo le ayudo con las tareas y el personal.

Este verano contrate a dos chicos para cuidar las cuadras, los caballos, los terrenos en general.

Me estaba haciendo cargo de preparar un festival, poniendo bonitas las cuadras, limpiándolas con los chicos .

Estaban a pecho descubierto, regando con mangueras, para que cuando salieran y entraran los caballos no levantaran polvo.

Yo con camisa blanca, pantalones vaqueros, botas de monta.

Me mojaron con la manguera, cosa que no me importo debido al calor.

Uno de ellos, aun se atrevió a mas, cogiéndome por la cintura, para besar mi cuello, metiéndome en una cuadra para recostarme sobre la paja.

Le pedí que me dejara quitarme la ropa mojada.

Se recostó sobre la paja para ver como me desnudaba poco a poco, para el.

No me desagradaba para nada, eran muy atractivos los dos, uno de ellos nos observaba desde la baranda.

Yo me despojaba de la ropa, mientras el no dejaba de mirarme, tocando su paquete, tirando de el para colocar su polla.

Yo me desvestía suavemente, mientras el agua de la manguera caía sobre mi cuerpo por casualidad.

El no dejaba de tocarse, acabo sacando su esplendida polla, para tocársela mientras me observaba.

Yo no pude evitar arrodillarme para chupársela, apoyando mis pechos sobre ella, lo que le llevo a meterla entre ellos para luego agitarlos masturbándose así con ellos.

El otro nos observaba desde la verja, mientras tocaba su larga y dura polla, por lo que le invite a pasar.

Estaba alli de rodillas con uno a cada lado, mis pechos desnudos y un tejano ajustado cubriendo el resto de mi cuerpo.

Yo chupaba una y otra alternando, cogía una con cada mano para masturbarlos al mismo tiempo, ellos no dejaban de tocar mis pechos, mi coño por encima del pantalón.

Uno de ellos empezó a desabrochar mi pantalón, besando cada palmo de mi cuerpo, yo al mismo tiempo no dejaba de chupar la polla del otro, cada vez con mas deseo.

Mi deseo iba en aumento, cada vez estaba mas cachonda, solo les pedía que me follaran que me la metieran.

Pero me tumbaron boca arriba para lamer mi coño a tiempos, se turnaban como yo hacia con ellos, uno me lo comía mientras yo chupaba la polla del otro y luego cambio.

Uno de ellos se atrevió a echar mano a mi culo para masajearlo con sus dedos al mismo tiempo que con la otra mano acariciaba mi coño húmedo haciéndome gemir de placer.

Me posicione a 4 patas mientras uno lamia mi coño, yo chupaba la dura polla del otro.

Luego se coloco tras de mi para follarme con fuerza agarrándome por las caderas, mientras me embestía una y otra vez, yo no dejaba de gemir como una loca.

Me pusieron boca arriba de piernas abiertas cogiendo mis caderas para metermela hasta el fondo, no dejaba de follarme como un loco.

El otro lamia mis pechos al tiempo que yo su polla, no pude evitar correrme como una poseída.

El que me penetraba, se corrió dentro de mi, el otro sobre mi cara.

Yo los recibí a los dos muy gustosa, soy bastante gritona en la cama, de gritar follame, dame mas, lo quiero todo, cosas así.

Luego recogimos para ducharnos y continuar preparando la fiesta, en otro momento os contare otro relato erotico ocurrido en las cuadras.

Sobre nosotros

Iniciándome en el mundo del blogging desde mi blog erotismo24h.com compartiendo relatos eróticos, que espero os sorprendan y os gusten.

Publicado en: Relatos de trios Etiquetado con:

Deja un comentario